×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
08 Octubre 2016 04:06:00
La urgente cercanía sindical
Si en el exterior los representantes de la derecha son los peores enemigos que tienen los sindicatos, al interior es la apatía de los trabajadores y la lejanía de los dirigentes lo que puede quebrar la fuerza de las organizaciones gremiales.

Por desgracia, hoy en día pareciera que en muchos sindicatos están alineadas las amenazas externas e internas. La derecha en nuestra sociedad cada vez se nota con mayor vigor, con una creciente violencia hacia los derechos de los trabajadores y en contra totalmente de que estos se organicen y elaboren su defensa. En contraparte, la izquierda mexicana se encuentra desdibujada, desarticulada, sin ideología, defendiendo en ocasiones las tesis de la derecha.

A la par de lo anterior. En muchos sindicatos no se asume con responsabilidad el momento actual y la posición de los dirigentes se observa lejana a los trabajadores, su discurso ajeno, su comportamiento insensible.

La apatía de los trabajadores en parte es producto de esa lejanía de sus dirigentes. Pero también de la falta de respuestas, del coraje generado por los ataques de la derecha y por la pérdida de derechos y conquistas gremiales, de varios lustros sin formación ideológica y sindical, de un humor social contrario a las instituciones y de varios ejercicios donde seudodisidentes les han utilizado para acciones de protesta sin obtener ningún resultado positivo.

El escenario que comento ocurre en mayor o menor medida en todas las organizaciones sindicales. La lejanía es un riesgo real y altamente peligroso para el presente y el futuro inmediato de los sindicatos y, por ende, para la clase trabajadora.

Sobre este tema, hace tres años, en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se consideró vital tomar cartas en el asunto, definir estrategias y acciones para acercar a los dirigentes nacionales y seccionales con los agremiados. El camino no ha sido sencillo y en muchos de los casos no ha dado los resultados esperados. Sin embargo, la ruta se debe mantener y hay que acelerar el paso.

Cercanía implica presencia permanente en los espacios donde laboran los compañeros, presencia del dirigente y de su equipo de trabajo, es decir de todos los integrantes de los comités seccionales.

Para lograr una mayor cercanía se requieren reuniones periódicas con las estructuras delegacionales y con los representantes de escuela. Uno de cada seis compañeros tiene un encargo sindical, ya sea en la escuela o en el comité delegacional.

Cercanía precisa el uso adecuado de las redes sociales, intentando construir una comunicación de dos vías, es decir, un verdadero diálogo donde no sólo se envíen mensajes, sino se escuchen y se respondan inquietudes, reclamos, propuestas.

Cercanía implica formación ideológica, mensajes que posicionen a la organización sindical, que marquen rumbo y esencia a la relación gremial. Es sumamente importante atacar la apatía que se observa en muchos trabajadores con la vida sindical. Por ello es vital un trabajo permanente de los dirigentes, el cumplimiento de sus tareas y la generación de espacios de debate. A todos los trabajadores nos debe quedar en claro que el debilitamiento o la eventual de-saparición de sindicatos significa un estado laboral inestable y precario.

La cercanía de los dirigentes sindicales y los agremiados sólo se puede generar en un ambiente de empatía, donde los dirigentes entiendan y compartan las grandes preocupaciones de los trabajadores y en esa cercanía se comprometan a establecer un frente común.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2