×
Querida Abby
Querida Abby
ver +
Jeanne Phillips escribe “Querida Abby”, la columna de consejos más leída en el mundo. Ella es la hija de Pauline Esther Friedman Phillips, quien fundó “Querida Abby” en 1956. En la columna de Diciembre de 2000, la señora Phillips presentoó a Jeanne como co-creadora de Querida Abby. Ambas empezaron a compartir el nombre Abigail Van Buren y las dos fueron fotografiadas en la columna. Jeanne asumió oficialmente el mando de Querida Abby en Agosto de 2002, cuando la familia Phillips anunció que Pauline había sido diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer. Jeanne continuó escribiendo bajo el seudónimo de “Abigail Van Buren”. “Querida Abby” es publicada en más de mil 400 periódicos en los Estado Unidos con una combinada circulación de 110 millones. En (el sitio en internet de Querida Abby) la columna reporta entre 5 mil a 10 mil cartas por semana, buscando consejos acerca de una gran variedad de situaciones personales. Jeanne ha aparecido en varios programas de televisión, incluyendo CNN con Larry King en vivo. Muchas prestigiosas organizaciones nacionales la han reconocido por su trabajo y esfuerzo en educar a sus lectores de diferentes temas relacionados con salud, seguridad, y la aceptación de diversidad de culturas.

" Comentar Imprimir
23 Septiembre 2011 04:00:43
La verdadera amistad
QUERIDA ABBY: Mi esposo, hijos y yo estábamos visitando a nuestra amiga “Rosemary” y a su marido. Nuestros hijos estaban jugando con pistolas de agua en el jardín.

Uno de ellos abrió la puerta del carro de Rosemary para bloquearse a sí mismo de la línea de fuego de su hermano.

Rosemary, como es comprensible, se molestó y fue a cerrar la puerta antes de que el interior de su vehículo se empapara. Mientras lo hacía, mi hijo cerró la puerta y le agarró la mano, rompiéndole dos dedos.

Nos disculpamos efusivamente, pensando que todo estaba perdonado y regresamos a casa.

Hace una semana, recibimos una carta de Rosemary diciendo que le debíamos dinero por varias semanas de salario perdido debido a la desgracia. Ella es terapeuta masajista.

Pienso que los accidentes ocurren y con la misma facilidad podría haberle pasado si nuestros hijos no estuvieran presentes.

Mi esposo dice que debemos darle el dinero porque fue nuestro hijo quien la lesionó y es una manera de salvar nuestra amistad. ¿Qué debemos hacer? UN RETO
ESTIMADA UN RETO: Lo que su hijo hizo fue desafortunado, pero su actitud acerca de ello es espantosa. No sólo debe reembolsar a Rosemary por el trabajo que perdió, sino también debe pagar sus gastos médicos.

P.D. Su hijo también debe asumir la responsabilidad y ofrecerse para hacerle mandados durante un periodo de tiempo específico.


QUERIDA ABBY: El fin de semana, visité a mi mejor amiga fuera del estado.
El sábado, terminamos de recorrer el edificio del capitolio estatal y salimos por el lado opuesto del que habíamos entrado.

En el exterior, a la mitad de los escalones, vimos que una boda estaba a punto de comenzar. Me encantan las bodas y quería ver la ceremonia. La idea hizo que mi amiga se sintiera un poco incómoda, pero yo no vi ningún problema con ello. Estábamos como a unos 30 metros de distancia del evento y no interferimos ni nos mezclamos con nadie de las personas involucradas.

Nos vinimos tan pronto como terminó la ceremonia. Por supuesto, yo no pensaría en darnos por invitadas a la recepción.

Mi amiga y yo no discutimos. Tengo curiosidad por saber si ver la boda en estas circunstancias no fue apropiado. EN DAYTON, OHIO
ESTIMADA ME ENCANTAN: Debido a que la boda se celebró en un lugar público y ustedes mantuvieron su distancia, no había ninguna razón para que detenerse a ver la boda fuera inapropiado. Tampoco había ninguna razón para que el séquito nupcial esperara total privacidad.

QUERIDA ABBY: Tengo un marido maravilloso que es amoroso, un buen amigo para mí, y un padre amoroso para nuestros hijos. Debido a problemas de la espalda y otros factores que contribuyen, él no puede trabajar.

Yo sé que él preferiría estar trabajando pero sus lesiones le impiden hacerlo.
Nuestro problema es cuando la gente que conocemos o nos presentan le preguntan lo inevitable, “Entonces, ¿qué haces para ganarte la vida?”
Abby, ninguno de nosotros tiene un trabajo fuera del hogar. ¿Qué podemos decirles a estas personas que satisfaga su curiosidad sin avergonzar a mi marido? – COHIBIDA EN EL ESTADO DE WASHINGTON

ESTIMADA COHIBIDA: No veo nada vergonzoso si su marido responde: “Estaba trabajando como ( ), pero me lesioné la espalda y no puedo trabajar, así que estoy incapacitado”. Es la verdad.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2