×
Carlos Gutiérrez Montenegro
Carlos Gutiérrez Montenegro
ver +
Psicólogo, Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad Autónoma de Nuevo León, actualmente desarrolla su campo en la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Saltillo, como coordinador de investigación; en el Centro de Asesorías, A.C. como psicoterapeuta psicoanalítico; Asesor técnico del Centro de Investigaciones Psicopedagógicas, de la Dirección de Educación Especial de la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno de Coahuila; Productor de contenido del programa “De Frente” y editorialista del canal 7 RCG de televisión, además de articulista del periódico “Zócalo” de Saltillo. Algunos de sus escritos e investigaciones son: "PSICOANALISIS Y SOCIEDAD", publicado por la Universidad Veracruzana en 1982, el 'ESQUEMA DE LA PUBLICIDAD', también publicada por la Universidad Veracruzana en 1984, la 'ESCUELA PARA PADRES", publicada por la Secretaría de Educación Pública de Coahuila y el Instituto de Servicios Educativos del Estado de Coahuila, en 1993 (primera edición) y en 1994 (segunda edición). Además, la investigación llamada ‘ESTUDIO EXPLORATORIO Y PROSPECTIVA DEL PROGRAMA MECED EN EL ESTADO DE COAHUILA’, realizada en una colaboración conjunta de la UPN con el DIF Estatal y la Secretaría de Educación Publica de Coahuila y la investigación “ESTUDIO DE LAS CONDICIONES DETERMINANTES DE LA REPROBACIÓN EN LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE COAHUILA”, de reciente publicación.

" Comentar Imprimir
05 Septiembre 2017 04:00:00
La vida política de los obispos
Es roca pura la fe de los obispos en su posesión de la verdad única e indiscutible. Ellos saben porque Dios habla por ellos y si Dios con ellos ¿quién en contra? En Piedras Negras, en donde 19 infalibles, 18 obispos y el nuncio apostólico Franco Coppola, se dio el encuentro de obispos de ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos.

Porque urge el análisis de la emigración, pues ellos están seguros que la ley SB4, ahora retenida de forma temporal, se impondrá tarde o temprano, además de que tampoco tienen duda de que el presidente Donald Trump logrará la construcción del muro fronterizo, sabido es que la Iglesia católica tiene una eficientísima red de espionaje a todo nivel en el mundo, incluida la Casa Blanca.

Aprovechando que el 2 de septiembre se celebra el Día del Migrante, a su encuentro lo llamaron Migrante, Peregrino de Esperanza y acudieron los obispos de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Sonora, Chihuahua y Baja California por el lado mexicano y de Texas, Arizona, Nuevo México y California por los Estados Unidos, es decir, la plana mayor de esa potencia llamada Iglesia.

Y si bien declaran que los temas más importantes serán los migratorios, los avances y retrocesos que se tienen, así como las estrategias y programas en lo relacionado a la promoción que se le da a la defensa de los migrantes, los temas de fondo estarán más enfocados hacia la sucesión de Norberto Rivera, porque el Arzobispado de México lleva, en automático, el pase a ser creado cardenal por el Papa.

Y no dudo que también se hable de prevención de demandas contra sus curas pedófilos, porque en territorio mexicano se está dando ya la posibilidad jurídica de las demandas que restauran el daño con lo económico.

En Estados Unidos la Iglesia católica ha desembolsado cerca de 4 mil millones de dólares por demandas de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes desde los primeros casos de esta crisis, en los años 50. Y si esa actitud de justicia restaurativa se hace común en México, las bolsas eclesiales van a sufrir un descalabro.

Pero el tema de los migrantes ofrece muchas posibilidades políticas hacia diversas tramas, que tienen que ver con la familia, concepto que se fortifica más en otras organizaciones que en la diocesana. Y prueba de la importancia política del encuentro fue la ausencia del Cardenal Rivera y la presencia del representante del Vaticano Franco Coppola, hombre que maneja la agenda social del Papa, que ha logrado aplacar las radicales manifestaciones de la derecha extrema contra los homosexuales y teniendo como ejes de su discurso la denuncia social contra la desigualdad, la pobreza, la corrupción y la violencia en el país.

Es decir, que está más cerca de Vera que de Rivera. Y como el Vaticano está acostumbrado a hablar por toda la humanidad e imponer su voluntad a todos, aunque no estén dispuestos a compartirla, también se debió manejar en esa reunión los elementos fundamentales de la refundación del país, en donde la Iglesia tendrá una nueva oportunidad de tener la presencia que fueron perdiendo desde la Reforma.

El discurso de apoyo a los migrantes empoderará a quien lo asuma porque, como dijo Coppola, los cristianos deben acordarse de que Jesús fue migrante y deberán ver en ellos a Jesús mismo para tratar de ayudarles, dando una base irrebatible a su acción caritativa, una vez que vayan a inundar a nuestro país por su expulsión de Estados Unidos, encabezando ellos esas masas.

Y como excelente diplomático que es, indicó: “No se pueden resolver los problemas cerrando los ojos o negándolos, ni cerrando la puerta. El trabajo de la política es resolver los problemas y el de la iglesia es ayudar y estar cercana a los migrantes”. Pero el hecho de cerrar los ojos es sensible porque la Iglesia los ha cerrado ante los casos de abuso sexual y cuando al nuncio se le cuestionó esto, su respuesta fue cerrar los ojos.

“Nos podemos equivocar, somos hombres, pero lo importante es reconocer nuestras faltas y seguir adelante; más que buscar culpables, son soluciones, para que esto no vuelva a suceder”, dijo. Y aun cuando tiene razón, no era el punto central, ya que para no buscar a los culpables, los encubren, los protegen, los esconden.

El conflicto no es con Vera, que estoy cierto es un hombre de buenas intenciones, sino con Norberto Rivera, que debe muchas y por lo visto no va a pagar ninguna, porque parece ser que Dios, con su infinito poder y sabiduría, convierte para él en ineficaz cualquier acción de la justicia humana.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2