×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
23 Abril 2015 03:00:16
La voz de un inmigrante
El periodista Jorge Ramos, de la cadena Univisión, se ha convertido en una de las voces más críticas en contra del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Fue el primer periodista mexicano que, desde el extranjero, habló de la renuncia del Presidente, en un artículo publicado el 1 de noviembre del 2014, en medio de la ola de protestas e indignación social por la masacre de 43 normalistas de Ayotzinapa.

“En México, los presidentes no renuncian. Hay muy pocos casos en nuestra historia. Se quedan seis años en el poder, pase lo que pase. Pero la Constitución sí contempla una salida. El Artículo 86 de la Constitución Mexicana dice: ‘El cargo de Presidente de la República solo es renunciable por causa grave, que calificará el Congreso de la Unión, ante el que se presentará la renuncia’. ¿Es ‘causa grave’ lo que está pasando en México respecto a la inseguridad, impunidad e incapacidad para gobernar?”, dijo en aquella publicación el periodista nacido en México, pero emigrado a los Estados Unidos.

No era la primera vez que este periodista elevaba el tono de su crítica al hoy Presidente mexicano. Cuando Peña Nieto era gobernador del Estado de México, en 2009, lo entrevistó en Toluca y una pregunta de aquella plática se volvió viral en internet. “¿Su esposa, cómo murió, yo no estuve aquí, como muere?”, preguntó Ramos. “Bueno, mira, pues en su momento se dio la explicación, fue algo, intempestivamente, ella llevaba dos años de tener una enfermedad parecida a lo que era… estos estertores… se me fue el nombre de la enfermedad”. “¿Epilepsia?”, le dice el periodista. “No era epilepsia probablemente, pero algo parecido a la epilepsia”.

Desde entonces, primero como gobernador, luego como candidato presidencial y ahora como Presidente, la voz de Jorge Ramos ha mantenido una constante crítica a la figura de Enrique Peña Nieto. Lo ha hecho a través desde el noticiero estelar que conduce en la mayor cadena hispana de televisión en Estados Unidos y en sus artículos de medios impresos mexicanos y estadunidenses donde colabora.

Pero ayer, este “anchor” de Univisión, de 57 años, que trabajara en México como reportero de Televisa y emigrara en 1983 a los Estados Unidos “cuando su primer reportaje fue censurado” en la televisión mexicana, aprovechó el foro de la revista “Time”, la misma que llamó “salvador de México” a Peña Nieto en su portada de febrero de 2014, para volver a cuestionar duramente al Presidente mexicano: “Señor Peña Nieto, comprar casas de contratistas, y luego darles millones de dólares en contratos, eso es corrupción, por eso tanta gente quiere su renuncia y no nos vamos a callar”, dijo Jorge Ramos, quien interrumpió su discurso en inglés “para decir unas pocas palabras en español para que escuchen allá”, mientras se oían aplausos en la gala de la revista celebrada la noche del martes pasado en el Lincoln Center de Nueva York.

Se puede estar o no de acuerdo con los argumentos de este periodista mexicano, considerado uno de los 50 latinos “más influyentes de los Estados Unidos”; él ha insistido, una y otra vez, que la compra de casas como la Casa Blanca de Angélica Rivera y la casa de Malinalco de Luis Videgaray al contratista del gobierno Grupo Higa es un tema de corrupción y que “en cualquier país con un poco de respeto a la ley, el Presidente ya hubiera renunciado. Si eso hubiera ocurrido en Estados Unidos, si Michelle Obama hubiera recibido una casa de los contratistas del Gobierno de su esposo, Obama ya hubiera tenido que renunciar”, argumenta Ramos.

En la cena de “Time”, Jorge Ramos denunció que, lejos de que esos hechos de corrupción en México se reflejaran en una renuncia presidencial, “el equipo de reporteros que hicieron la denuncia de esa corrupción, fueron despedidos”. Hasta anoche, la Presidencia de México no había emitido comentario alguno sobre el discurso del periodista de Univisión en un foro tan importante. Y seguramente no lo hará, como no lo ha hecho en otras ocasiones en que este tema recurrente en la prensa nacional e internacional ha golpeado una y otra vez la credibilidad de la Presidencia y del Gobierno mexicano.

Mientras tanto, la Secretaría de Función Pública, a paso de tortuga del secretario Virgilio Andrade, sigue “investigando” si en la compra de esas casas hubo “conflicto de interés”. Tal vez para cuando el secretario Andrade dé a conocer su fall ya sea demasiado tarde, porque el otro fallo, el de la opinión pública y de la mayoría de los mexicanos, según las encuestas, ya sea inapelable: el gobierno de Peña Nieto quedó marcado, para la historia, por la corrupción.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add