×
Carlos Gutiérrez Montenegro
Carlos Gutiérrez Montenegro
ver +
Psicólogo, Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad Autónoma de Nuevo León, actualmente desarrolla su campo en la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Saltillo, como coordinador de investigación; en el Centro de Asesorías, A.C. como psicoterapeuta psicoanalítico; Asesor técnico del Centro de Investigaciones Psicopedagógicas, de la Dirección de Educación Especial de la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno de Coahuila; Productor de contenido del programa “De Frente” y editorialista del canal 7 RCG de televisión, además de articulista del periódico “Zócalo” de Saltillo. Algunos de sus escritos e investigaciones son: "PSICOANALISIS Y SOCIEDAD", publicado por la Universidad Veracruzana en 1982, el 'ESQUEMA DE LA PUBLICIDAD', también publicada por la Universidad Veracruzana en 1984, la 'ESCUELA PARA PADRES", publicada por la Secretaría de Educación Pública de Coahuila y el Instituto de Servicios Educativos del Estado de Coahuila, en 1993 (primera edición) y en 1994 (segunda edición). Además, la investigación llamada ‘ESTUDIO EXPLORATORIO Y PROSPECTIVA DEL PROGRAMA MECED EN EL ESTADO DE COAHUILA’, realizada en una colaboración conjunta de la UPN con el DIF Estatal y la Secretaría de Educación Publica de Coahuila y la investigación “ESTUDIO DE LAS CONDICIONES DETERMINANTES DE LA REPROBACIÓN EN LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE COAHUILA”, de reciente publicación.

" Comentar Imprimir
07 Agosto 2017 04:00:00
#LadyChacal y el erotismo en el salón de clase
Las aventuras de #LadyChacal, Yolanda Palacios González, generaron impactantes notas que son, por lo menos, molestas. Sucede que el periódico Metro toma la noticia de un canal de YouTube, MafianTv, a donde el pretendido alumno seducido que grabó el video lo envió y se convierte en viral. La historia cuenta que una maestra de secundaria, de Monterrey tenía relaciones sexuales con sus alumnos a cambio de ponerles buenas notas y que fue tanta la presión de los medios, impresos y virtuales, que la Secretaría de Educación de Nuevo León emitió un comunicado diciendo que está tomando las medidas pertinentes, en tanto que la Procuraduría de Justicia estatal ya tomó conocimiento del caso. El video del alumno seducido que se difundió por Facebook y Twitter era tan explícito, que muchas personas les pidieron a los administradores que lo censurara.

Por YouTube se le cuadriculó la cara, pero los sonidos de placer se conservaron. Los principales periódicos y sus páginas electrónicas de América Latina consignaron la noticia y para muestra un botón: el periódico digital El Golfo tiene, en este momento, 64 mil visitas y 15 mil páginas, entre periódicos electrónicos y blogs lo consignan. En la página de la maestra se registraron más de 100 mil visitas.

¿Por qué despierta tanto interés un tema de esta naturaleza? Por el erotismo que existe en el salón de clase. En cualquier nivel, pero más en el de secundaria, en donde alumnas y alumnos están despertando a la genitalidad con una fuerza hormonal que no se repetirá así en ningún otro momento de su vida. La sexualidad, que es una de las dos energías vitales del ser humano (la otra es la agresividad) está presente desde el nacimiento hasta la muerte, pasando diferentes etapas de desarrollo. La escuela, esa institución que sirve, entre otras cosas, para enseñarnos a identificar, dominar y disfrutar las pulsiones básicas (bueno, que debería hacerlo, y según Nuño ahora sí lo va a hacer), recibe a las personas desde sus primeras etapas de formación de la sexualidad (en algunos casos, desde formación inicial en guarderías) hasta su etapa de madurez, ya en los posgrados.

Quiere decir que el salón de clase está fuertemente cubierto de esa energía sexual que por llamarla con precisión la denominamos libido y su idea representacional es como una especie de almacén de múltiples tipos de excitación, deseos y expectativas de placer. Por ello, la evocación del salón de clase generalmente está cubierta de libido y al conocer algún evento sexual como el protagonizado supuestamente por la maestra Yolanda remueve en todas las memorias sus propias emociones. El suceso es, solamente, la excusa para desatar los deseos reprimidos que, según se pueden leer en los diferentes comentarios son intensos y en muchas ocasiones sádicos, reproduciendo el dinamismo de la época en que fueron generados adentro del salón de clase.

La figura del maestro, puesto de autoridad, puede ser fácilmente cubierta de emociones de una etapa de desarrollo psicosexual temprana, porque la figura de autoridad la forma en nuestra sociedad el padre, al cual se le ama y se le odia, despertando fantasías eróticas que después se transfieren a la figura docente. Es la fuerza de la cual el maestro, si no tiene su sexualidad en equilibrio y su ética desarrollada, puede aprovecharse de las pulsiones eróticas emergentes, usando la asimetría de la relación maestro-alumno.

Aun cuando se ha avanzado mucho en el modelo de educación para la salud sexual y reproductiva, no es suficiente para generar conciencia en el tema, también en los maestros que, querámoslo o no, están modelando con su ejemplo las conductas futuras de sus alumnos

El periódico Metro falló en comprobar la información difundida y su nota es imprecisa y amarillista como lo muestra la agencia SDP. La maestra trabaja en la secundaria 1, encargada del área de computación en 1° y 3° y en clase de ecología. Amable y con buen trato a los alumnos, es reconocida por sus compañeros. El joven es un exalumno que subió el video para extorsionar a la maestra y Fabián Pazos, de MafianTv ha tenido que defenderse diciendo que SDP miente, que seguramente ya llegaron a un arreglo, intentando proteger su credibilidad. Incluso es falso que existan investigaciones de la Secretaría de Educación o de la Procuraduría. La maestra pide perdón en su página de Facebook, pero la mantiene abierta y con miles de seguidores.

Todo un drama que posiciona como estrella fugaz a una docente que verá afectada su reputación, de por vida, por un tribunal social que se guía por las leyes del deseo y la frustración. Así son estos tiempos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2