×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
19 Junio 2016 04:00:26
Las 3de3 perversidades
Estas últimas 48 horas han servido para hacer una secuencia completa del ADN de la clase política de nuestro país. La de todos los partidos, la de todos sus perfiles, la de sus generaciones. Con todo lo que se ha suscitado con respecto a la #Ley3de3 tenemos hoy una enorme madeja de estambre (o de estiércol) que, eventualmente, caerá encima de alguien. No sabemos si sobre aquellos legisladores que buscan mantener el statu quo (que opera a partir de puras reglas jamás escritas) o sobre quienes sí quieren que las cosas cambien, incluso cuando lo quieren desde posturas muchas veces disímbolas similares. Están los que sí entienden que la corrupción se ha convertido en el germen para la autodestrucción de esta sociedad, y quienes piensan que no importa, que mientras se la ponga a salvo, el sistema seguirá operando como relojito.

Tras tener que aprobar prácticamente completa (aunque dejando la elaboración de formatos en manos de un comité que todavía no existe) la famosa #Ley3de3, el bloque PRI-PVEM añadió un addendum para aplicarle la misma exigencia a los particulares (empresarios) que hagan negocios con el gobierno. Rápidamente hubo quienes leímos en ese añadido una suerte de “venganza” por parte de la clase política contra los empresarios que, hartos de la corrupción y
de los moches, apoyaron a las organizaciones no gubernamentales para la elaboración de la primera iniciativa ciudadana en llegar al Congreso.

Posturas a favor y en contra las del porqué de querer cobrarle a los empresarios la factura, obligándolos a presentar también su #3de3. Entre la clase política y los columnistas. Personalmente, soy de las que cree que es un despropósito, porque los empresarios no deciden el destino del dinero público. Eso lo hacen los políticos. Porque en el ADN de los empresarios corre el mandato genético de hacer negocios, y si no los dejan hacer negocios si no es mediante un
moche, seguramente acabarán por darlo. Porque de todas formas, en la ley ya se establece la declaración fiscal y patrimonial de las empresas que quieren contratar con el gobierno.

¿Sabrán Emilio Gamboa o Jesús Zambrano que al transparentarse el uso de todos los recursos públicos, desde su empleo en el gobierno, sumado a la fiscalización del patrimonio de los servidores públicos es, en realidad, el logaritmo más eficiente para combatir la corrupción? Claro que lo saben. Y la propuesta de incluir a los empresarios de última hora parece una trampa para que ocurriera lo que ya está ocurriendo: que la quieran tirar completa. Y no sabemos si
ese resultado es producto de la buena o de la mala fe. Puede que ambas y simultáneamente.

Primera perversidad: no aprobar tal cual estaba redactada, la #Ley3de3. Segunda perversidad: incluir la exigencia de que los empresarios también la presenten (como si ellos, y no los políticos, fueran quienes manejan el erario). Tercera perversidad: que un partido de izquierda (el PRD) solicite al Presidente que ejerza su facultad de veto y mande la ley a la basura.

No quiero pensar mal, pero al final quienes votaron a favor son los que ahora están pidiendo el veto. Si Peña Nieto vetara, el bloque PRI-PVEM tendría la coartada de decir que justamente quienes la votaron a favor sean quienes lo piden. Si no la veta, sabe que la iniciativa estará destinada a generar una profunda resistencia entre quienes la impulsaron: tanto las ONG como los empresarios. Entonces ahí sí: deadlock. La gran madeja, más que un camino para hacer
realidad una medida que entendemos todos como urgente, parecería por momentos una estrategia para boicotearla y condenar al país a más años de lo mismo: ese laberinto no de la soledad (en donde nos ubicaba el gran Octavio Paz) sino en otro mucho menos poético: el laberinto de la corrupción.

Con sus muy honrosas excepciones, la discusión de la #3de3 los ha exhibido a todos de cuerpo entero y también refleja su mal entendimiento de las urgencias en este país. Claro, hasta que todas estas urgencias sumadas a sus perversidades para intentar evadirlas se conviertan en el agua al cuello de todos los que hoy no quisieron atenderlas...
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2