×
Jorge Castañeda
Jorge Castañeda
ver +

" Comentar Imprimir
03 Abril 2019 03:49:00
Las consecuencias del crecimiento nulo
Aunque las previsiones en privado son significativamente menores a las que distintas autoridades han divulgado en los últimos días, parece claro que el desempeño de la economía mexicana en el 2019 va a ser sumamente mediocre. Banco de México, Hacienda y varias otras instituciones han reducido sus pronósticos. Pero muchos economistas o banqueros con acceso a estimaciones de entidades externas tienden a pensar que el crecimiento de este año difícilmente superará el 0.5%, y que incluso podemos ir hacia una expansión nula.

Esto, que se irá confirmando en las semanas venideras, tiene varias implicaciones para el proyecto de la 4T, para la sociedad mexicana, y también para nuestros vecinos y socios. Para el proyecto de la 4T, un crecimiento tan magro, o nulo, implica desde luego una recaudación mucho menor, aún sin contar la merma que pudiera venir de los despidos en el SAT, de la curva de aprendizaje, de las supuestas reducciones del IVA y del ISR en la frontera, y de una mayor evasión o elusión. Menor recaudación implica una de dos consecuencias: o se gasta menos, o se endeuda más el Gobierno de una manera o de otra.

El gobierno de López Obrador tiene de su lado el que la misma curva de aprendizaje –un eufemismo para referirse a la novatez y la ineptitud– hará que no sea posible gastar todo lo que quieren gastar en los tiempos previstos. Les va a costar mucho más trabajo de lo que piensan el entregar el dinero a los ninis, a los alumnos de prepas, a las personas discapacitadas, y en algunos casos incluso a los adultos mayores, aunque esta es la entrega más fácil porque ya se venía haciendo a niveles menores. Lo mismo con los proyectos de infraestructura. Todos van a tardar más en echarse a andar y, por lo tanto, no se va a poder gastar lo que quisieran, y eso puede reducir la presión sobre el equilibrio fiscal. ¿Hasta qué punto? No lo sabemos.

En segundo lugar, este crecimiento magro o nulo, repercutirá inevitablemente en el empleo y en el ingreso de los asalariados. En particular, podrá tener repercusiones severas para las personas que han sido o serán despedidas del sector público en el transcurso del año, y que van a enfrentar dificultades mucho más graves para encontrar un nuevo empleo, que si creciéramos al 1.5, 2.0 o 2.5%. No es solo un asunto de perder el empleo, sino la dificultad de encontrar uno nuevo. Lo mismo puede decirse para los jóvenes egresados de distintos niveles escolares y que llegarán en el transcurso del año al mercado de trabajo para buscar empleos que no se van a crear este año, o por lo menos no en el sector formal de la economía. Va a ser muy difícil mantener el optimismo de determinados sectores de la sociedad con un crecimiento cero; esto se vio en el año 2001 con Fox, pero también en los otros años semi recesivos de este siglo.

Pero quizás uno de los efectos más inesperados de este enfriamiento drástico de la economía se manifieste en algo que puede ser de alta sensibilidad. Por razones de corrección política, de una lectura no necesariamente adecuada de las tendencias, y con algo de razón, se ha generado la sensación, de unos 10 años para acá, que el número de mexicanos que se va a EU cada año ha ido decreciendo, y que muchos que estaban allá, incluso han vuelto. Nunca compartí esta tesis y creo que más bien su origen yace en un incremento enorme del número de mexicanos que se han ido con papeles a EU, y en el incremento trágico de las deportaciones de Obama de 2009, por lo menos hasta el 2012, y el nuevo incremento de Trump en el 2018. Pero en todo caso, lo que podemos casi seguramente vaticinar es que, si este año la economía mexicana crece cero, y la economía norteamericana no entra en recesión –y no parece que vaya a ser el caso en el 2019 sino hasta el 2020– los mexicanos que busquen oportunidades allende el Bravo van a aumentar. Así ha sido siempre y no hay ninguna razón para pensar que no lo vaya a ser ahora.

Ya hay algunas indicaciones de que empieza a crecer el número de mexicanos detenidos en la frontera con EU desde hace unos dos o tres meses. Se trata de incrementos muy pequeños pero que invierten la tendencia anterior. No es todo esto una tormenta perfecta, pero empieza a configurarse un escenario más complicado para la 4T y, sobre todo, como me han sugerido amigos a los que les tocó lidiar con la crisis de ’94-’95, para un equipo totalmente falto de preparación para ese tipo de faena. Suerte.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2