×
Abdel Robles
Abdel Robles
ver +
Licenciado en Ciencias de la Comunicación egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Reportero sección policiaca en Editora El Sol, reportero sección local El Norte, coeditor del vespertino Extra de Multimedios, director editorial del Periódico La Voz de Monclova, director Editorial de El Diario de Coahuila, Comunicación del Municipio de San Nicolás de los Garza, NL, director editorial de Zócalo Piedras Negras, y actualmente editor en jefe de Zócalo Monclova

" Comentar Imprimir
24 Mayo 2015 03:10:11
Las encuestas de las encuestas
Un debate sin debate, más preocupados muchos por la lluvia que empezaba a hacerse notar al interior del recinto que por las propuestas de los candidatos.

Fallidos ataques de la chiquillada contra Lupita Oyervides. Nelly San Vicente obedeciendo órdenes de atacar, no lo hubiera hecho por iniciativa propia, su religión se lo impide.

Lupita Oyervides en lo suyo, con las propuestas y sin meterse al ring.

Eduardo García expuesto a sus debilidades, confundiendo el nombre de la escuela que organizó el debate.

Al final, los panistas se dicen ganadores, porque las encuestas así lo dicen.

Mire usted, una encuesta dice que ya nadie cree en las encuestas…

La contradictoria realidad enseña que en vez de ser una herramienta de certeza electoral, la encuesta sirve nada más con fines mercantilistas. Y bajo ciertas circunstancias.

Es decir, ya no sirve para saber por quién va a votar la gente.

Sirven, eso sí, para determinar si el nuevo envoltorio de las papas fritas le gusta o le disgusta a la gente.

Si es mejor un toque de limón en el sabor de los cacahuates salados.

Para saber si en el sabor la gente prefiere la Pepsi sobre la Coca.

Inclusive, para determinar a qué edad comienza una persona a beber alcohol o a fumar.

Pero en cuestiones más íntimas, por ejemplo en el tema de la religión, las encuestas no son confiables.

La gente no contesta con certeza su militancia en una o en otra creencia.

Más aún en el tema de la preferencia electoral, una persona puede reportar dos o tres distintas preferencias.

Todo, por aquello de que el voto es secreto.

Por ello, porque las encuestas ya se convirtieron en herramientas para destantear, para desinformar, para influir de manera perversa, es que la autoridad electoral tendría que ser más directa…

No más encuestas, y desde luego, ni siquiera más encuestas de salida el día de la votación.

Para que la gente razone sin la perversa intrusión de los mentirosos profesionales.

Las encuestas ya son una pachanga.

A la que nos dejan fuera, y solamente nos dejan ver detrás de la alambrada.

Y luego nos dicen que todo es para nosotros.

¡Mira tú!

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2