×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
26 Julio 2018 04:00:00
Las formas de contratación laboral
Por: Javier Treviño Rodríguez

En el campo del derecho laboral no es necesaria la existencia de un contrato por escrito para que pueda surgir la relación jurídica entre el patrón y el trabajador. El Artículo 20 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) define al contrato de trabajo como aquel por el cual una persona se obliga a prestar a otra un trabajo personal subordinado, mediante el pago de un salario.

La ausencia del escrito de contrato laboral no priva al trabajador de los derechos establecidos en su favor por las normas de trabajo y en todo caso siempre será imputable dicha falta al patrón.

En materia laboral, existe la regla general conforme a la que las relaciones de trabajo serán por tiempo indeterminado. Así entonces, sólo por excepción se pueden generar contrataciones de manera eventual.

Derivado de lo anterior, podemos clasificar a las relaciones de trabajo en dos grandes categorías: eventuales y de forma indeterminada.

A continuación daré un análisis concreto de las formas eventuales de contratación, las cuales se dividen en: Por obra determinada, por tiempo determinado, por periodo probatorio, capacitación inicial y por inversión de capital determinado.

Las relaciones por obra determinada son aquellas reguladas por el Artículo 36 de la LFT, que permiten la contratación por obra determinada cuando así lo exija la naturaleza, sin embargo, dicha redacción resulta vaga al no especificar a qué se hace referencia cuando se habla de la exigencia de la naturaleza.

Las relaciones por tiempo determinado se encuentran reguladas por el Artículo 37, que permite la celebración de este tipo de contratos bajo tres supuestos. La aplicación cotidiana de este tipo de contrataciones se presenta cuando se busca sustituir de manera temporal a un trabajador, situación que sí viene definida de manera clara por la legislación del trabajo.

Las relaciones con periodo probatorio tienen por objeto verificar si el trabajador realmente cuenta con las habilidades, aptitudes y conocimientos que señaló tener. Se pueden realizar en los contratos de tiempo indeterminado o en contrataciones por tiempo determinado, siempre y cuando no excedan de 180 días.

Las relaciones con contrato de capacitación inicial tienen por objeto enseñar al trabajador la realización de una o varias actividades que son propias de la empresa. Tiene como finalidad que una vez concluido, el trabajador esté en aptitud de prestar sus servicios de manera satisfactoria de acuerdo con los estándares de la empresa.

Por último, dentro de la relaciones eventuales de trabajo se encuentran las relaciones por inversión de capital determinado, las cuales se encuentran reguladas por el Artículo 38 de la LFT; en esta forma de contratación la diferencia radica en que en esta relación se puede destinar una cantidad de dinero, por lo cual este será el factor que determine la duración de la relación.

En el caso de relaciones por tiempo indeterminado tenemos que el tiempo indefinido es la regla general. Ello obedece a la idea de la estabilidad en el empleo, es decir, la relación laboral no debe disolverse, salvo por los casos expresamente señalados en la ley y no así por la voluntad del empleador.

Las relaciones por temporada se identifican como aquellas en las que, si bien es cierto no se presta el servicio en todo el año, sí se realiza el mismo todos los años en determinadas estaciones, ciclos, épocas o temporadas.

En relación a este punto, la legislación laboral dispone que las relaciones de trabajo por tiempo indeterminado serán continuas por regla general, pero podrán pactarse para labores discontinuas cuando los servicios requeridos sean para labores fijas y periódicas de carácter discontinuo, en los casos de actividades de temporada o que no exijan la prestación de servicios toda la semana, el mes o el año.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2