×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
09 Marzo 2018 04:00:00
Las misas serán gratis
En esta semana el Papa Francisco declaró que las misas de los templos católicos deberán ser gratuitas y exhortando a los feligreses de no pagar por ellas, incluyendo aquellas misas a las que se les dedican a algún familiar fallecido.

Dicho textualmente por el Papa: “!Nada! La misa no se paga, la misa es el sacrificio de Cristo, que es gratuito. Si quieres dejar una limosna, ¡déjala!, pero no se paga, es importante entender esto”, así fue publicado en varios medios periodísticos nacionales en la cual quienes estén interesados sobre la nota informativa será muy fácil de encontrar.

Algo que la lógica de muchos devotos a la Iglesia católica se repetía constantemente del por qué las parroquias, capillas y catedrales del país cobran por un servicio causando en toda una incomprensión entre la mente de quienes practican la religión católica.

Para quienes se pregunten cuál es el conflicto que existe cuando se paga los servicios de alguna parroquia, capilla o similares. Pues es muy sencillo ya que en los pasajes bíblicos se mencionan muchos de los milagros realizados por Jesucristo.

Solo por mencionar aquellos más conocidos están, las bodas de Caná de Galilea, en donde faltó el vino en donde convirtió el agua en vino; la pesca milagrosa cuando después de remar día y noche no habían pescado nada hasta que Jesucristo pidió nuevamente echar las redes y al levantarlas estaban llenos de peces a punto de reventarse; la curación del leproso cuando aquel le pide de rodillas la sanación y con solo tocándole se le quitó inmediatamente y quedó limpio, lo mismo sucedió con el ciego, el sordo, y así se puede mencionar muchos otros milagros mencionados en la Biblia y de todos esos ninguno fue condicionado o mucho menos Jesucristo cobró.

Es muy obvio que el mensaje que se dejó en ello era caminar con la humildad y el servicio de caridad sin esperar nada a cambio; cosa contraria a la que hace la Iglesia en México.

En nuestro país sus costos son muy variables, pero simplemente el dedicarle una misa a un pariente o amistad fallecido andan entre los 80 a 100 pesos. Ahora bien, lo dicho por el Papa Francisco con respecto las misas de los templos católicos en las que deberán ser gratuitas y tan solo por mencionar como ejemplo lo anterior deja todavía en un dilema de interpretación con respecto a los otros servicios que la misma Iglesia en México cobran.

Para oficiar una misa de matrimonio hay de todos los precios, así como desde 500 pesos hasta 8 mil más 4 mil de música como son el caso de la ciudad de Cuernavaca, pero ahí no terminan las misas sino hay para bautismo, confirmación, curación, funerarios, entre otros más a los que en ninguno de los casos quienes están en la administración de esos lugares te dicen “deje una limosna”, o “lo que usted pueda dar”.

Existe una gran comercialización tanto para cumplir los sacramentos de la Iglesia, así como cualquier otro servicio en donde tienen tarifas las cuales varía en cada capilla, templo o catedral y en donde obviamente en ninguna de ellas se te entrega un comprobante fiscal sino a lo mucho un recibo con ningún valor siendo lo mismo para cuando se compra un nicho.

Estamos en México en donde todo se puede y todo se vale en la que seguramente tal noticia no fue recibida de buen agrado; en la que ahora sí la misma Iglesia aplicará la de “puras llamadas de iglesia” en donde suenan las campanas, pero nadie quiere asistir a misa. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6