×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
04 Enero 2017 04:00:00
Las protestas
Los grupos que están participando en las protestas y bloqueos por el gasolinazo son pequeños, de unas cuantas decenas de integrantes. Se trata en muchos casos de grupos organizados vinculados a partidos u organizaciones políticas. La idea de que el gasolinazo provocaría protestas masivas, con la participación de decenas de miles de personas, no se ha materializado, aunque todavía podría ocurrir.

Los manifestantes han cerrado carreteras y otras vías de comunicación. El lunes 2 de enero al mediodía la Policía Federal reportaba 16 bloqueos en distintos puntos de la República. En Tapachula, Chiapas, un grupo de normalistas encapuchados destruyó una gasolinera. Ayer había bloqueos en la Naucalpan-Toluca, la Chamapa-La Venta, la Texcoco-Lechería y la México-Toluca. En algunos casos los bloqueos llevaban un día. La avenida López Portillo, también en el Estado de México, fue cerrada el lunes por grupos violentos que quemaron vehículos de transporte público. Los choferes ya no quisieron sacar sus unidades y la gente se quedó sin transporte. “Se puso muy feo”, me dice un testigo. Ayer fue cerrado el Periférico de la Ciudad de México y hubo robos de pipas de Pemex. Los grupos que dicen representar al pueblo agreden al pueblo.

Las policías parecen tener instrucciones de no hacer nada. Un automovilista atorado en la carretera federal Toluca-México preguntó a un policía federal que por qué no se desalojaba el bloqueo que realizaba un grupo de apenas una veintena de personas. El agente respondió: “Usted qué sabe, viejo pendejo. Vaya y chingue a su madre”. Supongo que todo el mundo les dice lo mismo a los policías.

Cada quién tiene sus prioridades. La gente común y corriente busca llegar al trabajo y hace esfuerzos por pagar los mayores precios de la gasolina y otros productos. Los líderes políticos quieren aprovechar el gasolinazo para generar inestabilidad. La Policía Federal busca evitar dar mártires al movimiento. El secretario Miguel Ángel Osorio Chong quiere evitar cualquier error que afecte su camino a la candidatura presidencial.

La gente está irritada por el gasolinazo, pero las protestas son promovidas por grupos políticos. Cada líder busca convertirse en cabeza del gran movimiento social que piensa puede surgir del aumento. Los bloqueos de carreteras no se realizan porque los líderes consideran que la gente se beneficia de que se le impida ir a trabajar, sino porque piensan que pueden encender la ira social y derrocar el régimen. No se necesita mucha gente para realizar un bloqueo. El de la carretera Xalapa-Banderilla-Veracruz del lunes fue realizado por 12 personas. Los afectados son miles.

Los líderes sienten que se están dando las condiciones que les permitirán conquistar el poder. Recuerdan o intuyen las palabras de Lenin: “La revolución es imposible sin una situación revolucionaria”. Aunque son pocos, piensan que el número aumentará si las protestas son suficientemente fuertes. El Gobierno, a su vez, espera que el tiempo borre el enojo. No utiliza la fuerza pública, aun en bloqueos prolongados, para no provocar una mayor explosión.

Mientras los políticos se pelean, y buscan construir escenarios para favorecer sus aspiraciones, los gobernados somos víctimas. Tenemos que pagar los nuevos precios de las gasolinas y de la escalada inflacionaria, pero también sufrir los bloqueos. Somos víctimas de los abusos de los grupos políticos de un lado y del otro.

Amenazas de Trump

Ayer Donald Trump amenazó a General Motors con imponer un fuerte impuesto a los autos Chevy Cruze que fabrica en México. Ford, a su vez, canceló el proyecto de mil 600 millones de dólares para una nueva planta en San Luis Potosí. El proteccionismo de Trump puede ser peor incluso de lo que se pensaba. Mientras tanto, el peso perdió ayer 35 centavos.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add