×
Raymundo Riva Palacio
Raymundo Riva Palacio
ver +

" Comentar Imprimir
15 Diciembre 2017 04:09:00
Las razones del PES
En la última reunión de la Conago este miércoles, la cara del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, era la de pocos amigos. “Estaba muy enojado”, confió uno de los gobernadores que fueron al acto en el Castillo de Chapultepec. Había una explicación. Poco antes de iniciar la sesión, el Partido Encuentro Social había firmado una alianza electoral con Morena y el Partido del Trabajo, y su dirigente Eric Hugo Flores Cervantes, se había retratado, levantándole la mano, con Andrés Manuel López Obrador. Esa alianza fue interpretada en la prensa política y las redes sociales como la demostración de la molestia de Osorio Chong con el presidente Enrique Peña Nieto por haberlo hecho a un lado en la sucesión presidencial, y como una forma de cobrarle facturas. Después de todo, Encuentro Social tenía como huella de identidad, la de Osorio Chong.

El 22 de mayo de 2015 se publicaron en este espacio los orígenes sospechosos de Encuentro Social. “Las pistas se encuentran en los poderosos dirigentes que tiene en Hidalgo, que de acuerdo con periodistas experimentados en el estado, son quienes planean las estrategias y toma de decisiones nacionales desde Pachuca: Alejandro González M., secretario general del PES –el número dos en el partido– y Natividad Castrejón Valdés, el líder del partido en ese estado. González M, inicial que significa Murillo, es sobrino del exgobernador, exprocurador, exconsejero político de Peña Nieto y actualmente secretario de Desarrollo Urbano y Territorial, Jesús Murillo Karam; y Castrejón Valdés creció en Hidalgo de la mano del exgobernador y actual secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong”, se apuntó.

“La relación que pueda tener el PES con la Secretaría de Gobernación o si les está sirviendo de parapeto para fines ulteriores, no ha sido probada, pero los indicios de que el PES sea un nuevo partido patito, como en el pasado lo fueron el Partido Popular Socialista y el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, que sirvieron como arietes contra los partidos opositores al PRI y para la simulación de un sistema autoritario como uno democrático donde existía un sistema de multipartidos, van creciendo. Aquellos partidos, ya extintos, fueron organismos paraestatales donde sus líderes cobraban favores con puestos parlamentarios. La duda entre la clase política y los señalamientos en la prensa en Hidalgo es si Flores Cervantes y el PES son la versión posmoderna de aquellos partidos.

“Las vinculaciones políticas son las que hasta el momento arrojan las dudas sobre las motivaciones de Cervantes. González Murillo no era un hombre metido en la política, sino en los negocios, particularmente en el de la construcción, con importantes contratos en el gobierno estatal de Osorio Chong. En agosto del año pasado (2014) fue nombrado secretario general del PES en el primer congreso nacional celebrado en la ciudad de México, donde también se nombró a Natividad Castrejón Valdés como presidente del partido en Hidalgo. Castrejón Valdés, que había trabajado para el PRD y el PAN en Hidalgo, se acercó al final de la administración anterior a Osorio Chong, quien cuando llegó a la Secretaría de Gobernación lo nombró su coordinador de audiencias y un enlace informal con los estados. Regresó a Pachuca para hacerse cargo del partido, con el apoyo del secretario general David Cárdenas, quien durante el gobierno de Osorio Chong, dirigió el Sistema Hidalguense de Radio y Televisión”.

Nadie desmintió oficialmente aquella columna, y gradualmente se fue confirmando la relación orgánica de Encuentro Social, cuya principal base electoral son los cristianos, con Osorio Chong. Una de las iniciativas más abiertas se dio con el intento de reclutamiento de Cuauhtémoc Blanco, el alcalde de Cuernavaca, para que compitiera bajo su bandera en las elecciones para gobernador en Morelos. Esa iniciativa fue interpretada por el gobernador Graco Ramírez, como un intento abierto del secretario de Gobernación para intervenir en las elecciones del próximo año en ese estado. Previamente, ese partido que nació en 2015, fue en alianza con el PRI en varias elecciones estatales, la más importante en el estado de México, donde sus votos, más los del Partido Verde y Nueva Alianza, le dieron la victoria a Alfredo del Mazo, quien con los votos del PRI no alcanzaba el triunfo.

Pero la relación estrecha de Encuentro Social con Osorio Chong no se trasladó mecánicamente a la alianza con López Obrador. De hecho, la razón por la que Encuentro Social se salió del establo del PRI, fue porque los mensajes que llevó el secretario de Gobernación a Los Pinos sobre las intenciones del partido para 2018, fueron tratadas con desdén. El mensaje central es que Encuentro Social quería lanzar como su candidato a la Presidencia al popular actor y productor Eduardo Verástegui, quien por razones de su trabajo mantiene una buena relación con la Primera Dama, Angélica Rivera. Sin embargo, la respuesta del presidente Peña Nieto, respaldada por la opinión de su consejero político, Aurelio Nuño, coordinador de la campaña de José Antonio Meade, fue que no presentara candidatura alguna.

Flores Cervantes ya había hablado de la posibilidad de llevar a Margarita Zavala como su candidata a la Presidencia, y al ver que podrían obtener entre 8 y 10% del voto, se lo propusieron. Pero Zavala prefirió buscar una candidatura independiente. La frustración del líder de Encuentro Social se profundizó cuando después de la victoria en el estado de México, los acuerdos a los que había llegado en la Secretaría de Gobernación por haber participado en la alianza, nunca se cumplieron. La mala respuesta que recibieron de Los Pinos, lo llevó a acercarse a López Obrador.

Con 3.2% del voto en las últimas elecciones federales y ante la posibilidad de que la elección presidencial en 2018 esté muy cerrada, ese porcentaje puede ser la diferencia entre ganar y perder.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6