×
Francisco Aguirre Perales
Francisco Aguirre Perales
ver +

" Comentar Imprimir
16 Julio 2018 04:00:00
Las reformas de López Obrador
La mayoría en el Congreso mexicano y casi la mitad de gobernadores, alcaldes, etcétera, forman el equipo del presidente electo, lo que le dará todo el poder para definir programas, estrategias, leyes, decretos y disposiciones sin problemas.

Ya en días pasados emitió una serie de acuerdos relacionados con la supresión de infinidad de gastos que traerán ahorros importantes, asimismo, ha anunciado que enviará al Congreso una serie de leyes que deberán ser armonizadas con las de los estados. Un control fácil, pues las harán leyes generales para que las acaten los estados.

Considerando lo anterior es conveniente que el Ejecutivo estatal, con el objeto de lograr una cohesión, no una oposición, ponga en práctica los factores reales de poder que debe aglutinar la unión de los sectores público y privado, de manera que la normatividad expedida por la autoridad federal no caiga en excesos.

Para eso debe empezar por su equipo de primera línea, como son los secretarios de su Gabinete, repito, de su Gabinete, no el del pasado, por lo tanto es conveniente hacer los cambios necesarios, escogiéndolos con base en un equilibrio de fuerzas específicas, no tanto políticas, pues le recuerdo que la experiencia política se fabrica.

Esa usted la debe manejar, máxime cuando el senador electo por Morena fue un contendiente por la Gubernatura y en quien López Obrador confía, mientras que el suplente del senador electo es Reyes Flores Hurtado, aguerrido abogado y coordinador en Coahuila que vigilará el presupuesto de los programas federales. Un virrey o un procónsul, como le quiera llamar.

Luego, deberá seguir con los otros factores de poder como los líderes de sindicatos fuertes, hombres de dominio económico, y no descartar a la Iglesia, que quiérase o no es un poder fáctico al que la mayoría de la población le hace caso. Todo eso da coherencia y fortalece la unidad.

Tenemos más de 80 años de vivir bajo un régimen al que hemos soportado imposiciones, fechorías, un desarrollo calmoso al que nos habían acostumbrado y ahora, mediante una acción disruptiva, nos topamos con un candidato antisistémico que rompió con el estado de las cosas y que será el que nos gobernará. Fue como un despertar repentino que no sabemos si es realidad.

No se trata de estar en contra, pues el elector ya escogió y tenemos que trabajar todos de la mano con el nuevo gobierno, por el bien de México y los mexicanos. Que sea para bien.

Se lo digo EN SERIO.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2