×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
17 Mayo 2018 04:07:00
¡Lástima, Margarita!
Vaya que estuvo movido el día de ayer. Nos despertamos con la noticia de que los tapados del PRI, mientras eran funcionarios del Gobierno federal, se gastaron una millonada en promover su imagen, con el sueño de ser candidatos presidenciales. Ni uno tuvo la decencia de moderarse. Lo mismo hicieron Aurelio Nuño, que estaba en la SEP; José Antonio Meade, de Hacienda; José Narro, de Salud; José Calzada, de Agricultura; y Miguel Osorio Chong, de Gobernación. Inflaron el presupuesto de sus dependencias para promoverse ante los electores, como si no supieran –y nosotros tampoco– que el único que al final decide quién es el candidato, es el Presidente de la República. ¡Carajo! En lugar de gastarse millones en aparecer hasta en los programas televisivos de cocina y en las portadas de las revistas más extrañas –nomás les faltó aparecer en El Semanario de lo Insólito–, hubieran invitado cada quien por su lado a Enrique Peña con su propia lana y a ver quién lo convencía.

Una cosa es segura, Kike se la habría pasado bomba. Por ejemplo, Nuño se lo podría haber llevado a platicar a una biblioteca, no para “ler”, sino para que los dos conocieran una. Y Narro o bien podría haberle invitado a comer paella en uno de esos lugares españoles que le encantan, o podría haberle regalado un tierno examen de próstata.

Meade seguramente se lo habría llevado a un teibol. Ok, no, más que a un table, Meade lo habría llevado a un despacho contable a revisar juntos las cifras del presupuesto, mientras bebían una malteada de fresa y comían pay de manzana. Con el queretano Calzada, la cosa se podría poner intensa pues a ambos les gusta correr, así que se podrían haber ido juntos corriendo por toda la autopista que va para Laredo y no parar hasta cruzar la frontera. Pero con quien seguramente se la habría pasado bomba Peña es con Osorio Chong, pues con él la diversión está garantizada, como lo demostró en su película Una Pareja Explosiva.

Pero eso fue muy temprano. Cuando apenas estábamos tratando de digerir la noticia y el desayuno, que comienza a sonar la alerta sísmica. Y conforme el wuaaa, wuaaa, wuaaa va creciendo, tú no sabes si salir corriendo a la calle, o tomar al niño de la cuna, wuaaa, wuaaa, wuaaa, o vestirte porque estás desnuda, wuaaa, wuaaa, wuaaa, o detenerte a media calle, o llamarle a tu familia, wuaaa, wuaaa, wuaaa, o ponerte a llorar, o mentar madres por el maldito sonido de la alerta, wuaaa, wuaaa, wuaaa, o simplemente esperar a que pase el temblor.

Se supone que después del 19 de septiembre, ahora sí, por supuesto que yes, como nunca antes, los capitalinos estamos listos y preparados para cualquier emergencia.

Ni madres. Sigo viendo las mismas caras de espanto y, sobre todo, las mismas acciones idiotas de toda la gente que no sabe qué hacer en un temblor, a pesar de que viven en una zona en la que... ¡saben que tiembla!

Y todavía no nos acabábamos el bolillo para el susto, cuando del temblor pasamos a la bomba: Margarita Zavala anunció su renuncia como candidata independiente a la Presidencia de la República. Conmoción causó saber que se bajaba de la contienda. Lo bueno es que la señora no se quedará en el desempleo, pues ya se supo que la van a nombrar directora de Pemex, porque dicen que sólo ella sabe todos los días cómo está el crudo.

¡Nos vemos el martes!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2