×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
05 Agosto 2018 04:00:00
¿Lázaro Cárdenas? ¡Destructor de la Economía!
Por: Francisco Marín Moreno

Lázaro Cárdenas, un utopista suicida, construyó y heredó un sistema presidencialista intolerante e intransigente de corte dictatorial. Cárdenas embotelló al movimiento obrero al fundar la CTM, la Confederación de Trabajadores de México. Cárdenas embotelló al movimiento campesino en la CNC, la Confederación Nacional Campesina. Cárdenas embotelló a los trabajadores al servicio del Estado, a los burócratas, a través de la FSTSE. Cárdenas embotelló a los obreros a través de la CROM, creada por Calles y Morones. Cárdenas gestó también el SNTE, el sindicato de maestros, para someterlos a sus designios políticos y ayudar a camuflar una democracia inexistente de alto costo político.

Cárdenas acabó con la democracia sindical. Cárdenas acabó con la división de poderes federales. Cárdenas controló a los sindicatos. Cárdenas dominó en la Cámara de Diputados y en la de Senadores. Cárdenas ordenó el sentido de las sentencias en la Suprema Corte de Justicia. El general Cárdenas gobernó en el Éjército. Cárdenas censuró a la prensa y, sin embargo, pasó a la historia como el salvador, como el padre protector, que siempre velaría por los desamparados, por los pobres, los primeros a quienes hundió con su torpeza y su fanatismo. Cárdenas nacionalizó los ferrocarriles y entregó su Administración a los obreros. ¡Una locura! ¿Qué queda hoy de los ferrocarriles? ¡Nada! Cárdenas nacionalizó el petróleo. ¿Qué queda hoy de PEMEX? La principal empresa de México se encuentra quebrada: importamos 70% de crudo, otro tanto de gas, a pesar de contar con el monopolio energético.

PEMEX ha sido un botín de políticos ignorantes e ineficientes, y caja chica de presidentes, o sea, una poderosa fuente de putrefacción política. Cárdenas, el gran héroe del campesinado mexicano, expropió más de 20 millones de hectáreas y al convertirse en el gran repartidor de miseria, provocó el fracaso de nuestra agricultura (ahora empieza recuperarse), sólo que su decisión propinó la estocada definitiva a nuestra soberanía alimentaria. La expropiación masiva de tierras quebró al campo mexicano y sepultó en la miseria a una inmensa mayoría de campesinos que se vieron obligados a huir por hambre del país. De 1940 a 1964, huyeron casi 10 millones de braceros para hacer de la agricultura norteamericana la más rentable y avanzada de todo el planeta, en lugar de convertir a nuestro país en un paraíso agrícola. Cárdenas creó la Comisión Federal de Electricidad, la CFE, otra empresa pública quebrada, que en el primer semestre de 2018 arrojó pérdidas por más de 70 mil millones de pesos, sin incluir en esta monstruosa cifra de números rojos, los 49 mil millones que López Obrador intenta condonar sólo a sus paisanos tabasqueños, una injusticia, una decisión populista inequitativa.

Me niego a los homenajes que se llevan a cabo tres veces al año: el 21 de mayo para festejar el natalicio del “Tata”, el 18 de marzo para honrar la “gesta heroica” de la expropiación petrolera y el 19 de octubre, aniversario luctuoso de Cárdenas, el Padre de la Dictadura Perfecta, el destructor de la embrionaria democracia mexicana que arrojó un saldo de más de 50 millones de mexicanos sepultados en la pobreza.

¿Cuál Tata, cuando este acabó con lo mejor de México, atentó en contra de la democracia y de la economía? ¿Dónde está el héroe que combatía al mal, cuando él lo acarreó? ¿Cuál patriarca, cuando lastimó irreversiblemente a los que tanto deseaba proteger? ¿Cuál político de vanguardia cuando era un tirano, un comunista, un cacique, cuyo nombre e influencia se ha perpetrado durante casi un siglo, en especial también para la desgracia de Michoacán? Qué daño le han hecho los Cárdenas, Dámaso, los Lázaros y Cuauhtémoc, a uno de los estados más ricos y promisorios del país, y lo peor, es que nadie o muy pocos se percatan y quien se percata no protesta… ¿De qué le sirvieron a México los 40 años siguientes a la expropiación petrolera si hasta Díaz Serrano empezó la exportación de crudo, mientras que con el paso del tiempo comenzamos a importar gasolina y gas, además de innumerables derivados petroquímicos que demostraban la catastróficas consecuencias de haber burocratizado la energía.

¿A quién se le ocurre burocratizar la energía? ¿A Castro? ¿A Chávez…? En el petróleo nacionalizado ni un paso atrás, pero tampoco uno adelante… En lugar de la expropiación de 1938, hubiera convenido una asociación del Gobierno con las empresas petroleras, con el pago adicional de regalías por el uso y goce de los manantiales mexicanos.

¿Qué tal se desempeñan en el mundo las compañías petroleras, cuyos bienes fueron expropiados en México, por Cárdenas? Sus números negros son impactantes y envidiables. ¡Ah, mecsicanitous…! ¿De qué nos sirvió la “Reforma Agraria”, la expropiación de más de 20 millones de hectáreas? La existencia de los grandes latifundios constituía una agresión flagrante en contra de los millones de campesinos que no eran dueños ni de un espacio mínimo para su propia tumba.

Había que acabar con semejante injusticia. Los campesinos, supuestos beneficiarios de dicha reforma, ¿ya están ahora alfabetizados, son prósperos labriegos o ganaderos y han llegado a disfrutar, al menos algunos, de la excelencia de la educación superior? ¿Ya no son marginados ni se les manipula para actos públicos y el PIB rural lo envidian en el sector industrial? ¿Por qué no se crearon cooperativas rurales coadministradas por los terratenientes, en lugar de imitar las desastrosas políticas soviéticas? Se ignoraron irresponsablemente las ideas juaristas de los pequeños propietarios vinculados al mercado nacional, una vez conocida la experiencia agrícola estadunidense de resultados positivos incuestionables. Resulta imposible ser juarista y cardenista al mismo tiempo. La incongruencia ideológica es, por lo menos, inaceptable.

¿De qué le sirvió a México la expropiación de los ferrocarriles? ¿Tenemos un TGV francés que ha transportado más de un billón de pasajeros y movido cientos de miles de toneladas de carga, para ya ni hablar del sistema ferrocarrilero alemán, o el inglés o el AVE español, o el Shinkansen japonés, que vuela a 600 kilómetros por hora? Ya ni rastro queda de “El Tapatío” que unía Guadalajara con el DF… Acusar a Cárdenas del desastre podría implicar un cargo fanático por parte del autor de esta columna, porque se podrían haber revertido sus decisiones irresponsables a lo largo de 70 años o más de priismo corrupto y devastador, sí, pero el lector no debe perder de vista que México ha sido históricamente el país de lo irreversible… Cárdenas, el gran destructor de la economía mexicana del siglo 20 fue el autor del desastre que no hemos podido revertir… ¡Cuidado con los adoradores del cardenismo, mucho cuidado: los resultados están a la vista… (Continuará)
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2