×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
10 Octubre 2018 04:00:00
Le amarraron las manos
Bueno, y ahora ¿a quién le amarraron las manos? Pues a nuestro nuevo presidente. Veníamos repitiendo en aportaciones pasadas que es muy fácil gritar cuando uno está detrás de la barrera viendo los toros, pero no cuando uno ya los tiene enfrente, eso es lo que está pasando con nuestro presidente: le amarraron las manos totalmente en el tratado comercial USMCA, antiguamente el TLCAN, ya que no podrá hacer uso del presupuesto a diestra y siniestra, va a tener que manejar finanzas sanas y no podrá devaluar la moneda para seguir jugando en el tratado de libre comercio, ya que tiene que apoyar el valor de su moneda y hacerla competitiva y esto es bueno, ya que el tratado va a durar 16 años y los presidentes no van a poder hacer lo que quieran, sino que habrá una disciplina que es muy importante para que el país crezca. En el Capítulo 33, Artículo 33.2, y otros dice claramente que debe tener un tipo de cambio libre, es decir, no se podrá regresar a las prácticas del sexenio de Salinas de Gortari o de la actualidad como las hace Argentina, que es la intervención del mercado de cambios o la imposición de bandas de flotación, esto se acabó, lo que va a reinar es un tipo de cambio libre.

Otra de las cosas fabulosas del Tratado es que en el Artículo 33.5 se dice, y se tiene que respetar, que se debe incrementar la transparencia de los recursos y esto obliga a nuestro nuevo presidente a no desaparecer al Inai (Instituto Nacional de Acceso a la Información), por lo que seguirá en funcionamiento, pero no creo que con los mismos funcionarios, que cobran mucho y hacen poco: habrá un cambio total en este instituto.

Por lo que se refiere a la balanza comercial de pagos que en la actualidad se lleva, se tendrá que publicar y para esto en el Artículo 33.6 dice que se va a tener que crear un comité macroeconómico con el objetivo, precisamente, de monitorear el cumplimiento del capítulo 33 en su totalidad. Este comité tendrá que ver toda la economía nacional y se deberá reunir una vez al año con Canadá y Estados Unidos para ver qué es lo mejor para las tres naciones.

Como lo dije, “le amarraron las manos”, ya que el plazo mínimo de este acuerdo es de 16 años y por ahí habrá un plazo mínimo de cuatro años para renegociar cualquier punto que genere controversia y si no están de acuerdo se retiran pasando los 16 años. Este acuerdo no puede ser desechado ni ignorado, ya que según la jurisprudencia primero están los acuerdos internacionales y después la Constitución de México, así que a fuerza nuestro nuevo presidente tendrá que cumplir.

Otra de las cosas interesantes es que ningún país -México, Estados Unidos o Canadá- podrá celebrar acuerdos comerciales con ningún paíse que no sea considerado de “MERCADO”, como es el caso de Venezuela, Cuba y China, ya que podrían usar tácticas no reales para apoyar a las empresas de sus países y así competir en forma desleal con los países del mercado. Parece un argumento cualquiera, pero en la práctica se convierte en una DIRECTRIZ que los gobiernos tendrán que cumplir.

AMLO demuestra en los hechos su pragmatismo por encima de su ideología y está dispuesto a NO cumplir muchas de las promesas que les hizo a sus seguidores más erráticos, ya que lo que quiere López Obrador es más inversión extranjera para que México crezca y sus seguidores de todos modos le van a aplaudir, ya que le creen ciegamente, pero vamos por buen camino, mis queridos 56 lectores. ¿Ustedes que opinan?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2