×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
05 Marzo 2015 04:00:31
Le ponen freno a Medina Mora
El nombramiento de un nuevo ministro de la Corte, que se preveía para esta semana, se complicó en el Senado y la decisión se trasladará hasta la próxima semana.

A diferencia de la designación de la procuradora Arely Gómez, que con todo y las críticas que la vinculaban a la empresa Televisa logró una aprobación unánime de las bancadas, el perfil de Eduardo Medina Mora, ex procurador y aún embajador en Washington, provocó la división de las fracciones del PAN y del PRD, dejando a los priistas sin los votos suficientes para sacar la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto.

En el caso del PRD no sorprende el rechazo a Medina Mora, que es mayoritario entre los 22 senadores de la fracción, aunque también hay algunos senadores perredistas, afines a “Los Chuchos”, que estarían por votar a favor del ex procurador.

Pero la verdadera sorpresa, y lo que frenó la votación en el Pleno que se esperaba para este jueves, fue la posición de la bancada del PAN. Entre los 38 senadores del PAN surgieron dudas de aprobar, en automático, el nombramiento de Medina Mora. El principal crítico de esa designación es el senador Javier Corral, que cuestiona la inexperiencia judicial del embajador en Washington y su cercanía con Los Pinos para garantizar la independencia e imparcialidad como ministro de la Corte.

En el Gobierno federal ven la propuesta de Medina Mora como un “guiño al panismo”, pues éste trabajó durante 10 años, antes de incorporarse a la administración de Peña Nieto, con los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón.

De hecho, el mismo embajador, cuando se acercó al Presidente para plantearle la viabilidad de su nominación a la Corte, durante su reciente visita a Washington en enero pasado, le habló de “un compromiso” de Ernesto Cordero para lograr el voto de los senadores panistas a su favor.

Eso fue parte de lo que valoraron en Los Pinos para postular a Medina, además del apoyo del canciller José Antonio Meade, que es parte del grupo político cercano del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien está detrás de esa nominación.

Por eso sorprendió que los panistas hayan frenado la votación cuando el PRI sentía seguros los votos blanquiazules. Sin embargo, ayer trascendió en los pasillos del Senado que la posición del PAN, más que en contra de Medina Mora, es porque busca una negociación a cambio de sus votos que necesitan obligadamente el PRI y el Gobierno para alcanzar las dos terceras partes que formen la mayoría calificada para designar al nuevo ministro de la Corte. Los panistas están condicionando su apoyo a la designación de Eduardo Medina a que el PRI apruebe con ellos la nueva Ley de Transparencia sin ningún tipo de recorte o modificación, como las que pretendían los priistas.

Esa es la condición que ha puesto el PAN para que avance la llegada de un nuevo ministro de la Corte recomendado por Los Pinos. Ley de Transparencia, sin recortes, a cambio del apoyo al candidato de Videgaray y el Presidente. Todo indica que la condición será aceptada por el PRI y habrá negociación para que el próximo martes, directo de la embajada en Washington y tras un polémico paso por la PGR, Eduardo Medina Mora sea aprobado por una mayoría del Senado y se ponga la toga y el birrete, mientras la autonomía e independencia del Poder Judicial queda en entredicho.

NOTAS INDISCRETAS... Dos mentiras de Marcelo Ebrard han sido desmentidas en los últimos días. La primera es la respuesta que le dio el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, quien niega que de su parte haya habido un veto a la candidatura plurinominal de Ebrard por el PRD, tal como lo afirmó el ex gobernante capitalino. Marcelo se basó en la versión de la diputada Petra Santos, quien afirmó haber escuchado de Carlos Navarrete la indicación de que si Marcelo quería ser candidato tenía que “echarle una llamadita a Macera”, cosa que niega el jefe de Gobierno.

La otra mentira de Marcelo tiene que ver con su afirmación repetida de que “no busco fuero porque el furo ya no existe”.

Ahí miente Ebrard porque las reformas a los artículos 61, 111 y 112 de la Constitución, aprobado en la Cámara de Diputados, sí elimina la figura del fuero, pero en su lugar crea la figura de la “inmunidad” que sigue protegiendo a legisladores y otros servidores públicos para que enfrenten acusaciones penales en libertad. Es decir, que si el carnal no busca fuero, tal vez lo que busque es inmunidad...Serpiente manda los dados. Mal tiro.


Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6