×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
25 Abril 2015 04:06:42
Legisladores plurinominales
Originalmente, la idea de contar con legisladores plurinominales implicaba darle voz a las minorías; es decir, a quienes podrían representar 3, 4, 10 o equis porcentaje de la población, con lo cual gozaban de la confianza de un sector, pero no les alcanzaba para la victoria en las urnas.

Eran los tiempos del carro completo del Partido Revolucionario Institucional, y se pensó que la presencia de los legisladores plurinominales era la única forma de contar con una voz distinta en el Congreso de la Unión.

Hasta ahí, todo suena bien. Darle voz a las minorías sin duda es coherente y democrático; la idea era y es muy positiva.

Desgraciadamente, en los hechos, lo simple se volvió complejo, lo bueno se echó a perder y, entre otras cosas, se acordó otorgarle algunos espacios a los partidos pequeños, para a su vez beneficiar con un notable incremento de diputados a los institutos políticos más poderosos.

A todas luces resulta perverso que en nuestro país se le otorgue una voz extra a las mayorías. Y más aún, con la mecánica impuesta que le garantiza a unos cuantos vivir en el presupuesto legislativo sin contar con las simpatías de la población

Los dueños de los partidos y sus consentidos nunca acuden a pedir el voto. O tienen mucho sin hacerlo. Al estar bien colocados en las listas que presenta su instituto político, saben que llegarán al espacio legislativo sin sudar, sin convencer, sin prometer nada.

En México elegimos en forma directa a 300 diputados. Y en forma plurinominal llegan otros 200. A los primeros los podemos medio conocer en las calles cuando piden el voto. Los segundos son perfectos desconocidos.

El colmo es que las principales encomiendas legislativas las llevan a cabo los diputados plurinominales. Son los que tienen más poder y responsabilidad en la mayoría de las comisiones de la Cámara de Diputados. Y lo mismo sucede en la Cámara de Senadores.

En estos momentos, todos, absolutamente todos, los líderes de las bancadas legislativas provienen de las listas que construyeron los partidos. Ninguno fue electo directamente por la ciudadanía. Lo que nos lleva a suponer que no hay nadie entre los 300 diputados de mayoría que merezca esa distinción, que pueda con esa responsabilidad.

Y uno podría pensar que tales legisladores representan auténticamente al partido, pero eso tampoco ocurre con exactitud. Es común que en las listas de los partidos aparezcan los recomendados de los grandes poderes de la nación. Ahí están los dueños del dinero y los representantes y futuros defensores de los intereses de Televisa y Tv Azteca.

Considero que es necesario que se reduzca el número de legisladores. De 500, bajarlo a 350 o menos diputados.

Pero además es preciso pensar en los plurinominales únicamente como una fórmula para garantizar la pluralidad en el debate legislativo. Y no para premiar a las castas políticas que nos gobiernan.

En cualquier caso, los que integren la Cámara de Diputados y entren por esta vía deberían verse obligados a competir también por tierra, a gastar suela del zapato.

@cmoreira38_5 | .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2