×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
31 Enero 2017 04:00:00
Lenguaje del IFT
Está de moda el lenguaje orwelliano. En Estados Unidos Donald Trump sostiene que para mantener la libertad es necesario restringir las libertades. En México el Instituto Federal de Telecomunicaciones ofrece, “para ampliar los derechos humanos de expresión y de acceso a la información”, lineamientos que restringen la libertad de los medios. Además, para estar a tono con la campaña America First, restringe a los medios mexicanos, pero no a los extranjeros.

Con lenguaje orwelliano el IFT dice promover la “defensa de las audiencias”, pero sus lineamientos restringen la libertad de los medios y limitan así la diversidad que beneficia al público (“audiencia”, el término que usa el IFT, es un anglicismo, aunque ya lo acepte la Real Academia).

Los lineamientos del IFT obligan a las emisoras mexicanas de radio y televisión a emitir información con “veracidad y oportunidad”, pero no consideran que estos conceptos son subjetivos. Ya hemos visto en los tiempos de Trump que los “hechos” para algunos son “hechos alternativos” para otros y simples mentiras para los demás. Y oportunidad, ¿qué significa? ¿Ya no se podrá hablar sobre el pasado?

El IFT quiere que los comunicadores distingan entre “información” y “opinión” por medio de cortinillas, advertencias o pausas. Es claro que los comisionados nunca han estado en una cabina de transmisión, donde hay que tomar decisiones sobre la información y sus consecuencias de manera inmediata y constante. La objetividad absoluta no existe, por supuesto; pero, aunque existiera, en un régimen de libertades no se debe restringir la manera en que se presenta la información. En países más libres, emisoras como CNN y Fox News presentan la información según su óptica ideológica y lo mismo hacen diarios como el New York Times y el Wall Street Journal. Este fin de semana el USA Today presentó una bandera mexicana en su cabezal: ¿lo habría censurado el IFT? Debe ser el público, y no un censor, el que decida qué quiere ver, escuchar o leer.

Otro tema es la publicidad. Aclaro interés: soy colaborador de programas de televisión y radio. No recibo ni comisiones ni porcentajes por las ventas, pero considero importante preservar una actividad que en los últimos tiempos ha sido muy golpeada y ha perdido muchos puestos de trabajo. Cada vez tenemos más burócratas en el IFT y menos periodistas. Pues bien, los nuevos lineamientos prohíben los infomerciales o la publicidad integrada, lo cual se suma a limitaciones anteriores que han tenido ya un impacto negativo en los ingresos de los medios mexicanos en un momento en que el internet y las redes sociales, que no sufren estas restricciones, atraen un creciente gasto de publicidad.

Los lineamientos establecen un “defensor de audiencias” y un “código de ética”, pero el defensor tendrá que ser registrado ante el IFT y el organismo autorizará los códigos. Los lineamientos promueven también que cualquiera pueda denunciar a los comunicadores, lo cual promoverá que los grupos políticos organizados hostiguen a los periodistas incómodos.

Las sanciones son absurdamente altas: hasta 3% de los ingresos (no las utilidades) de las emisoras o 6% en reincidencia. El IFT tiene ya un arma para poner de rodillas a las emisoras indeseadas, las cuales no tendrán derecho a suspensiones de los tribunales.

Estas restrictivas reglas se aplicarán a programas que se emitan desde México. Los que se originen en Estados Unidos, u otros países, estarán exentos. Quizá la regla la redactó Trump.

DOS VISIONES

Los medios estadunidenses dieron el triunfo a Peña Nieto en su confrontación con Trump sobre la reunión en la Casa Blanca, pero en México se dijo que Trump había madrugado a Peña. ¿Cuál fue la nota veraz? Sólo el IFT puede decirnos.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add