×
Arturo Guerra LC
Arturo Guerra LC
ver +

" Comentar Imprimir
06 Noviembre 2016 04:16:00
Letanías de las intenciones del corazón
Todos nos movemos por algo. Actuamos o dejamos de hacer una cosa por algo. Es el mundo secreto de las intenciones. Secreto porque está en el fondo de nuestro corazón y ahí nadie puede entrar. Podemos explicar a alguien en confianza lo que vemos en el fondo de nuestro corazón, pero no existe ningún aparato tecnológico ni mago capaces de leer nuestras intenciones más profundas.

Sólo el Señor. Él sí conoce el fondo de nuestro corazón y hasta mejor que nosotros. Estas letanías pueden ser una ayuda al alma que quiere confiarle al
Señor su corazón y sus profundidades:

Confiarte las profundidades de mi corazón, quiero Jesús.

Descubrir qué mueve mi
corazón, quiero Jesús.

A examinar mi corazón en sus intenciones más profundas, ayúdame Jesús.

A saber dónde está mi corazón en este momento, ayúdame Jesús.

A redirigir mi corazón a ti cuando quiera desviarse, ayúdame Jesús.

A agradecerte con humildad mis buenas obras e intenciones, ayúdame Jesús.

A no disfrazar de buena intención una mala intención, ayúdame Jesús.

A desenmascarar pronto una intención torcida, ayúdame Jesús.

A desenmascarar pronto una intención egoísta, ayúdame Jesús.

A acudir al sacramento de tu
perdón por mis malas intenciones,
ayúdame Jesús.

Si descubro que me mueve la
flojera, cámbiamela por diligencia, Jesús.

Si descubro que me mueve el orgullo, cámbiamelo por humildad, Jesús.

Si descubro que me mueve la avaricia, cámbiamela por generosidad, Jesús.

Si descubro que me mueve el enojo, cámbiamelo por paciencia, Jesús.

Si descubro que me mueve la venganza, cámbiamela por perdón, Jesús.

Si descubro que me mueve la lujuria, cámbiamela por amor limpio, Jesús.

Si descubro que me mueve la envidia, que mejor busque el bien de los demás, Jesús.

Si mi corazón se complica, házmelo sencillo como el tuyo, Jesús.

Vivir y morir de amor a ti y al prójimo, quiero Jesús.

Oremos:

Oh Jesús, tú que tienes un corazón de carne como el nuestro, y que sólo sabes moverte por amor a tu Padre y a nosotros tus hermanos, haz que nuestro corazón se mueva como el tuyo todos los días que nos quieras regalar de vida. Así sea.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2