×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
11 Marzo 2018 04:00:00
Libertad de los mexicanos secuestrada por la PGR
Ejemplos donde la Procuraduría ha sido omisa, ineficaz y complaciente, sobran. Ahí están Humberto Moreira, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, Javier Duarte, Borges, el Caso Odebrecht y Emilio Lozoya, Alejandro Gutiérrez, César Duarte, y aún más recientemente, Rosario Robles y Rubén Moreira.

Todos estos y muchos más políticos priístas, han sido señalados por investigaciones serias e incluso por la Auditoría Superior de la Federación, como responsables de descarados desvíos de recursos públicos para fines electorales, e incluso, en varios se ha demostrado que directamente se han beneficiado con cientos y hasta miles de millones de pesos, provenientes de nuestros impuestos.

Uno de los casos más sonados, el de los multimillonarios sobornos de la empresa Odebrecht al Director General de PEMEX, otrora miembro del equipo de campaña y transición de Enrique Peña Nieto, Emilio Lozoya, hoy está siendo revelado que es muy probable que se quede en la impunidad debido a fallas en la conformación del expediente, particularmente en las pruebas que un caso así demanda. Aquí vemos una PGR ineficiente y cómplice.

Del caso de Humberto Moreira y la Megadeuda de 34,000 millones de pesos la PGR no ha logrado consignar a nadie por el meta Fraude que este personaje perpetró en contra de los coahuilenses y a 7 años de haberse descubierto semejante robo, aún estamos muy lejos de poder disminuir ni un ápice al adeudo, por el contrario ha aumentado a pesar de los más de 24 mil millones que se han pagado por concepto de intereses. En este caso, vemos una Indiferencia absoluta de la PGR para castigar a los responsables.

En el caso de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, aún cuando ya se encuentra preso no vemos ningún avance. Pareciera que se trata de una película que se desarrolla en cámara lenta, que se le apuesta a que caiga en el olvido social. A ojos vistos hay una inactividad dirigida a entorpecer y debilitar el proceso de investigación.

Entre los más recientes escándalos está la Estafa Maestra que consistió en desviar a fines políticos, recursos etiquetados a programas para combatir la pobreza mediante pagos a empresas fantasmas, con la inexplicable complicidad de ocho universidades públicas, de donde se han señalado por lo menos 3,500 millones de pesos. Esto durante las administraciones de Rosario Robles en SEDATU y SEDESOL, dependencia está última que justamente también dirigió José Antonio Meade. Aquí también vemos silencio absoluto y ningún seguimiento a la denuncia presentada contra esta funcionaria por un particular.

Y como a nosotros no nos gusta quedarnos atrás y en Coahuila siempre estamos a la vanguardia, pues ni más ni menos que hemos vuelto a ser escándalo gracias al cinismo de nuestras autoridades. La Auditoría Superior de la Federación ha señalado durante la administración de Rubén Moreira Valdez, un aproximado de 5 mil 548 millones de pesos desviados de su propósito- destino.

Pero como cereza en el pastel, la ASF detectó y comprobó que más de 700 millones de pesos fueron transferidos de las cuentas de Gobierno del Estado de Coahuila a las cuentas bancarias PERSONALES de Rubén Moreira, exgobernador de la entidad.

Hasta ahorita ni un comentario, la experiencia nos vislumbra un futuro nada prometedor.

Pero no amigos, no se confundan, nada de esto interesa a la Procuraduría General de la República, al encargado del despacho de la PGR lo que le ocupa es querer evidenciar una supuesta conducta indebida de Ricardo Anaya Cortes, quien al acudir a la PGR, acompañado de su equipo y notables políticos de los partidos del Frente, para solicitar se le informara sobre la existencia de supuestas denuncias penales que lo involucran, se refirieron con palabras altisonantes hacia El Sistema.

Ahí si amigas y amigos, que Todo México se entere.

Pretende justificar la PGR la filtración e indebida difusión del video grabado por las cámaras de circuito cerrado de las oficinas de la Procuraduría, afirmando que existe interés público para conocer del “caso” donde se busca desprestigiar a Ricardo Anaya a como dé lugar.

Pero lo que no le queda claro, ni al encargado de despacho de la PGR, y mucho menos al Presidente Peña Nieto, es que los ciudadanos ya no creen ni una gota de lo que digan.

Para todos es obvio que solo se está usando a esta instancia como brazo represor, sometiendo a la Procuraduría, manipulándolo como un brazo represor del Presidente rumbo a unas elecciones que sin duda alguna ya perdió el PRI.

Para todos es obvio que si emprende esta embestida, es un intento burdo y grosero del Presidente de la República para bajar de la aceptación ciudadana a Ricardo Anaya, con la esperanza de que ese apoyo se traduzca en un beneficio para su candidato oficial Meade.

Que en contraposición, nada hacen para desarticular escándalos de miles de millones de pesos de nuestros impuestos, en los que, entre otros, existen señalamientos hacia el propio Meade.

Que su omisión, es de tan alta repercusión que compromete la libertad de los mexicanos, de aquellos que esperan un apoyo para su desarrollo como integrantes de la sociedad, cuando en realidad éste nunca podrá llegará.

Que las acciones de combate a la corrupción están reservadas para aquellos políticos y funcionarios que conforman la oposición. Sea que se justifique, o sin que así sea.

Que está discriminación es lo que acaba con las instituciones, pues están fueron diseñadas para procurar justicia y por el contrario, vemos que lo único que con ella se procura es la tranquilidad de los amigos, de los socios, de los correligionarios.

Aquí amigas y amigos, pretender dirigirlos hacia la reflexión de lo que está sucediendo es innecesario. Todos lo sabemos y lo entendemos a la perfección.

Tienen secuestradas las instituciones.

La única forma para transformar esta realidad, a la luz de un ejercicio no condicionado de la función, es ejercer nuestros deberes cívicos:
Votar y participar permanentemente, cómo? vigilando a los responsables de todas las áreas de la administración pública estatal, federal y municipal.

No dejemos que otros decidan por nosotros, de lo contrario, el secuestro que hoy vive la PGR de manos del Presidente de la República, irá creciendo, y por tanto solo nosotros estamos legitimados para gritar Basta!

Lariza Montiel Luis
Sígueme en redes de Facebook y Twitter @LarizaMontielLuis
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2