×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
18 Abril 2018 04:00:00
¿Libre de influencia?
Dada la polémica de filtraciones de información en la red social Facebook, de la que hoy en día somos parte 83 millones de usuarios en México, y en la que se involucra al famoso joven multimillonario y creador de la misma, Mark Zuckerberg, por la información que habría sido utilizada por Cambridge Analytica.

Los cuestionamientos hechos por senadores del Congreso Estados Unidos, a partir del evidente desconocimiento y falta de controles en la privacidad y seguridad, tanto en la recopilación como en el manejo de datos personales de los usuarios en esta plataforma de internet, el cual llegó a afectar a cerca de 87 millones de usuarios, principalmente en los Estados Unidos. El otro cuestionamiento fue que la información puede utilizarse de manera tal que afecte la democracia de un país.

Es sorprendente saber que una de las redes sociales más importantes del mundo carece de políticas de privacidad robustas y que exista la posibilidad de que alguien más extraiga datos relevantes que pueden ser capaces de influenciar al electorado. Gran cuestionamiento por parte del Congreso de los Estados Unidos y avalado por representantes tanto demócratas como republicanos. Dilema sumamente controversial en el que además se ve envuelto un modelo de negocios publicitario por malas prácticas de terceros y que según los congresistas han expuesto situaciones de influjo en distintos ámbitos, uno de ellos y muy importante como el de las votaciones pasadas de aquel país.

Hoy tenemos incertidumbre sobre lo que pueda pasar en el proceso electoral de nuestro país. Desconocemos el alcance mediático que puede tener la información que se maneja en las redes sociales de comunicación, ya que sabemos que son una poderosa herramienta que sirve para vender, convencer, publicitar, ganar popularidad, compartir ideologías, experiencias y hacer público cualquier ámbito en relación con nuestra vida privada.

Las aportaciones, cuestionamientos, ideas y debates que puedan reflejarse de una red social son significativos, y más el saber que un cúmulo de usuarios comparte ideologías tan iguales como distintas a las formas de pensar, pero ¿hasta dónde llega esa información?, ¿es nuestra información, o la misma deriva de influencias? Al parecer, no está claro, necesitaríamos respuestas más concretas por parte de sus creadores. Por último, no me queda más que recomendar que encontremos la manera de hacer un uso adecuado de las herramientas de privacidad que nos dispone la misma red social, tengamos cuidado de lo que informamos, tengamos mucho cuidado de lo que observamos, de lo que permitimos entrar, así como de los que consultamos en los portales de internet. En la actualidad, en el tiempo electoral que vivimos, se presta el momento para que nos llenen de información que muchas de las veces no cuenta con elementos. Busquemos mayor certeza, temas verdaderamente convincentes que tienden a mejorar nuestro país. Observemos la congruencia de nuestros candidatos y su participación con el electorado. Fomentemos careo de postulantes, alejémonos del circo, las suposiciones y mala fama que mucho daño han distorsionado el desarrollo de nuestro país.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6