×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
11 Agosto 2017 04:00:00
Liderazgo mundial: ¿acéfalo?
De acuerdo con la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, la economía política internacional ha sufrido drásticos cambios entre junio de 2016, con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y mayo de 2017, cuando el Gobierno de Estados Unidos decidió abandonar el Acuerdo de París por no estar de acuerdo con las políticas ambientales que llevaban a compromisos serios para limitar los gases tóxicos que se emiten al medio ambiente. Probablemente la funcionaria tenga razón en las opiniones que externa, aunque tal vez le faltó referirse a la llegada al poder de personajes que la crítica política cataloga como populistas, y que están surgiendo en las democracias más maduras del planeta, quienes están retomando políticas del pasado como el proteccionismo económico para evadir la competencia en los sectores económicos que no favorecen a sus países, sin duda políticas que han influido en obstaculizar las relaciones comerciales y financieras entre los países.

Hegemonía global. Es muy probable que en el mediano plazo concluya la hegemonía que ejerció Estados Unidos sobre la economía mundial durante el siglo pasado (20), y otras naciones la asuman, pero mientras eso sucede existen factores que la podrán retardar, como la calidad de las universidades y el número de patentes y licencias otorgadas por innovaciones realizadas en el campo de la ciencia y tecnología. Casi nadie pone en tela de duda que la educación e investigación son dos factores que contribuyen al desarrollo de un país en el mediano y largo plazo, y desde hace varias décadas Estados Unidos mantiene el liderazgo en ese rubro: de las 10 mejores universidades del planeta, ya casi se convirtió en una tradición que 5 sean estadunidenses; en 2017, 4 ocupan los primeros lugares en el ranking mundial.

Cabe señalar que cada universidad es evaluada en función de la investigación que realiza, la calidad de la enseñanza, la empleabilidad de sus egresados y la internacionalización de sus alumnos y profesores. Los principales indicadores que utilizan para calificar las áreas anteriores tienen que ver con la reputación académica de sus profesores e investigadores, la opinión de los empleadores sobre la preparación y habilidades de sus egresados, el número de referencias bibliográficas que aparecen en los papers y que tienen como fuente algún profesor adscrito a alguna universidad, el número de estudiantes que reciben del resto del mundo, entre otros (Fuente: Foro Económico Mundial).

Licencias y patentes. Aunque las crisis económicas mundiales afectan la demanda de productos industriales, pues se produce y consume menos y por ende se recortan los presupuestos para investigación, Estados Unidos ha permanecido en los primeros lugares como país “productor” de licencias y patentes a nivel mundial. Los avances tecnológicos que ha tenido en la impresión en tercera dimensión, robótica y nanotecnología le dan una considerable ventaja en competitividad sobre el resto de las naciones. De acuerdo con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en 1960 Estados Unidos presentó 63 mil 90 solicitudes de patentes, en 2015 el número lo incrementó a 288 mil 335. Es un crecimiento exponencial el que ha tenido, que sin duda hace más difícil su desplazamiento como país hegemónico.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add