×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
25 Agosto 2018 04:00:00
Llegan PRI y PAN como lobos con disfraz de oveja
La clase política del PRI y PAN más vieja y rancia se apersonó ayer, en San Lázaro, en lo que fue el cuarto y último día para el registro de diputaciones federales de la 64 Legislatura. Y han llegado pretendidamente cubiertos con la piel de una oveja. Pero su naturaleza de políticos rudos y depredadores quedaba al descubierto desde la primera declaración.

Juan Carlos Romero Hicks, senador del PAN hasta el 31 de este mes, se fue desde la primera provocación sobre el grupo de Andrés Manuel López Obrador con la saña de quien opina que éstos no son más que unos “ignorantes”.

¿Con qué ánimo llega?, una reportera le preguntó. Y Juan Carlos, ex gobernador del estado de Guanajuato, respondió: “¿En qué ánimo? Llegamos con el ánimo de construir, con una gran motivación. En lo personal, tuve el privilegio de salir a la calle, de gastar la suela, el sudor y la saliva, escuchar a las personas”.

A decir verdad, nunca en sus tiempos de senador dejó salir su carácter despótico como ayer, en su primer día en San Lázaro, dijo que si bien “hay una descalificación enorme a la clase política, hay una desconfianza, y en el caso de Acción Nacional, después de la jornada electoral, pues prácticamente todos los partidos perdimos y quien obtuvo la mayor cantidad de votos –lo digo con mucho respeto- es un individuo que hoy es el Presidente electo, pero no es un partido político, nos quedamos sin partidos, y el PAN va a ser la fuerza más grande de lo que tenemos hoy en los partidos”.

Se ve que le sigue calando hasta el tuétano la forma como ganó Andrés Manuel López Obrador, a quien aludió como “un individuo”.

Y era el hasta ayer desconocido Juan Carlos Romero Hicks quien hablaba sin rubor lo siguiente: “El reto es tener un partido humilde, autocrítico, prudente, sensible, incluyente y que tenga, sobre todo, tres grandes revisiones, porque tenemos dificultades en el camino y no tuvimos un buen resultado electoral nacional, sí en Guanajuato, de ahí venimos, pero hay que tener mucha humildad y leer con claridad qué hicimos y qué dejamos de hacer”.

Un tema en que confluyeron ayer panistas y priístas fue el de la construcción o no del aeropuerto internacional de la Ciudad de México. Juan Carlos Romero Hicks dijo: “El proyecto es de sentido estratégico y la Constitución marca cómo se hacen las consultas. El señor presidente electo no está en funciones, no está en capacidad todavía de hacer una consulta que la determina el Congreso, la aprueba la Corte y la conduce el Instituto Nacional Electoral”.

Y latigueaba a la presidencia electa, así: “Me parece que es una mala decisión porque este es un tema técnico y es un tema también de sensibilidad social. Nosotros –y soy senador de la República- hace dos años y medio propusimos y se designó una comisión para ver el tema del aeropuerto y se advirtieron muchas cosas que todavía están sin resolverse, se han gastado miles de millones de pesos y no hay siquiera un metro cuadrado construido”.

Y apostillaba también: “Me parece equivocado el presidente electo; es una falta de carácter legal empezar a conducir aspectos antes de tener la envestidura presidencial en el ejercicio y me parece que es parte del populismo que no podemos ya permitir en este país, necesitamos hablar con la verdad”.

Y en alusión a la consulta popular, sentenció el senador: “Ahora, una reunión de mal informados es un gran reparto de ignorancia. Y creo que lo que estamos viendo por parte de muchos de los actores es que no tenemos la información apropiada, este un tema técnico, no es un tema de consulta. Me parece lamentable, es demagogia populista”.

Dulce María Sauri Riancho fue ayer el rostro más suave del adocenado y casi demolido PRI. Echó mano de la hipocresía y trataba de sorprender, hipnotizando desde el primer día, diciendo que aceptan el veredicto del Pueblo (en alusión a los más de 30 millones de votos en su contra) y que están en posición de “aprender” desde el lugar que les otorgó el pueblo: el quinto lugar en la Cámara de Diputados…

Sauri Riancho respondió cuando le preguntaron su opinión sobre la nueva conformación política del país, teniendo al PRI virtualmente en el suelo: “Yo diría que, en primerísimo término, con un gran respeto a quien, por voluntad del pueblo de México, será el próximo Ejecutivo federal. Ésa es la base, el gran respeto y sobre ello tenemos que analizar y estudiar las distintas propuestas, cuando se vuelvan ya propuestas de cambio o adiciones en materia legislativa”.

Telegrafiaba un diario capitalino su interés por el aeropuerto. Y su reportero, que había preguntado a Romero Hicks sobre el tema, también lo hizo con Sauri, quien dijo: “Bueno, ya tenemos un proyecto, ya está caminando, si vamos a privilegiar la seguridad de las vidas de las personas tenemos que analizar con toda atención y cuidado lo que dicen los expertos.

“Y con todo el respeto debido, ni el licenciado López Obrador, ni sus colaboradores, y mucho menos aquellos que están en los círculos de aplaudidores profesionales de todo lo que dice, tiene elementos para poder descarrilar un proyecto que tiene más de una década de gestación”.

Se presentaron, evidentemente, con dos caras: la de una supuesta humildad ante el pueblo y la del resentimiento por la forma como los 30 millones 110 mil votantes los acaban de arrojar virtualmente al basurero de la historia.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2