×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
11 Octubre 2015 04:00:08
Lo importante en la SCJN
En un sinfín de ocasiones he dedicado este espacio a ese estado de derecho que no hemos logrado construir con bases sólidas que lo fortalezcan, que lo nutran de razones bien plantadas para que se convierta en la elemental obra de relojería que haga que esta democracia y esta nación funcionen como deberían. Para ser un país capaz de respetarse a sí mismo, vía una legalidad incuestionable, debemos estar dispuestos a pagar el precio. O los precios. De las tragedias y los escándalos que hemos vivido en el último año. Se ha revelado más de un tema que, por haber dejado en el abandono o la simulación durante décadas, hoy sus vacíos pasan la terrible factura. Algo ha empezado a hacerse para atender esos huecos. Pero el terreno de la construcción de la impartición de justicia tiene que atenderse de manera integral.

Justo ahora que dos de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación,Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza, están por dejar vacantes sus puestos es que México tiene una nueva oportunidad para definir qué entiende por estado de derecho y cómo lo quiere construir. Existe un falso debate. O, más bien, un debate equivocado respecto de cómo deben estar integradas las ternas que envíe Enrique Peña
Nieto para ocupar esas sillas que quedarán vacantes y para su evalúo en el Senado. Constitucionalmente, el Presidente de la República está requerido a sugerir los nombres de aquellos y aquellas que cree deberían ocupar el puesto de ministro en el “máximo tribunal”. Y aunque el debate de “si las cuotas o si los cuates” ha traído consigo puntos relevantes, lo más importante es hablar de los perfiles de quienes deberían
ingresar a la Corte, para garantizar su pluralidad (no la partidista –como en el IFE–, sino la formación jurídica de sus integrantes). Sostener que a esta sólo deban llegar personajes de carrera judicial, no sólo es reduccionista, sino que condena a repetir los errores en el entendimiento de aquello que es la justicia y su implementación. Permitir que a la Corte lleguen perfiles externos –que no estén ligados directamente al
Poder Judicial, pero que sí posean profundo conocimiento de las leyes y el derecho– abre la puerta a la pluralidad y protege al Pleno de terminar envuelto en una visión endogámica, en un pensamiento único, en una ausencia de debate. ¿Habría la SCJN decidido, como en los casos Florence Cassez, matrimonio igualitario, en materia de telecomunicaciones, contar sólo con ministros de carrera? Aun sin saber cuáles serán
los nombres que Enrique Peña Nieto incluya en sus ternas, sabemos de varios personajes externos al Poder Judicial que, por su trayectoria y preparación, se observan como posibilidades impecables para enriquecer a la Suprema Corte.

La Corte es una institución a la que debe cuidarse con empeño, pues de su buen funcionamiento depende que la construcción y garantía del estado de derecho, que tanto nos urge, pueda generarse y convertirse así en el siguiente gran paso para la transformación del país. Tener un México que marche con la seguridad de que todo opera como debe ser.

Addendum. “Felicidades, ganó el periodismo”, me dijo Jaume Bonfill, editor en español de Svetlana Alexiévich, la nueva Premio Nobel de Literatura. Conversé con él el jueves pasado, unas horas después del anuncio hecho en Suecia. “Sus escritos polifónicos, un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo...”, esas fueron las razones por las que la Academia sueca decidió conceder esta presea a la escritora y
periodista bielorrusa. Y sí. Ganó el periodismo. Y se reafirmó esa posibilidad de no sólo ser un elemento para la generación de información, sino también para la creación literaria de excelencia.

En el mundo hemos tenido representantes dignos de ese periodismo que es también alta literatura. Pienso en García Márquez, Truman Capote, Monsiváis. En tantos otros. El periodismo narrativo, el que se crece aún más con las tantas posibilidades de las letras. Y que hoy se crece aún más con ese Nobel que reivindica el ejercicio periodístico como una de las varias y muy necesarias ramificaciones de la literatura.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2