×
Gabriel Martínez García
Gabriel Martínez García
ver +
Editor de la sección de Negocios de Periódico Zócalo Saltillo

" Comentar Imprimir
06 Junio 2016 03:00:18
Lo que ayudan las utilidades
Por tercer año consecutivo he recibido de la empresa para la cual trabajo, el pago correspondiente al reparto de utilidades 2015, y aunque es una obligación de sus propietarios, yo no tengo más que palabras de agradecimiento para ellos.

Y mire, es que provengo de una compañía que en más de 22 años nunca cumplió con dicha obligación, pues sus propietarios siempre encontraban una rendija por la cual evadir la responsabilidad de compartir las utilidades con sus trabajadores.

Por eso valoro y reconozco a las empresas que cumplen cabalmente, porque siempre existirán rendijas por las cuales muchos patrones evadan entregar a sus colaboradores algo para lo cual colaboraron con su diario quehacer durante el anterior año fiscal.

Y es que recibir un monto a medio año es prácticamente otro aguinaldo que las familias pueden utilizar para agregarle una habitación a la casa, para levantar la barda, comprar una protección o el portón que tanta falta hace.

También hay familias que pueden utilizar las utilidades para comprar el refrigerador, la estufa o la lavadora que hacen falta, o esa computadora que tanto necesitan los jóvenes para sus tareas, todo sea por que se preparen mejor.

O bien para cubrir los gastos de la graduación del hijo que después de años de esfuerzo termina su ingeniería o licenciatura. O quizá para cubrir el retraso que se tenga en el pago de la casa, del carro, o bien darle un “gran bajón” a esa tarjeta que nos tenía ahogados.

También está la posibilidad de un viajecito, que por corto que sea, la reina de la casa bien que se lo ha ganado. Claro, si no tiene previsto gasto alguno, entonces resulta ideal reforzar el ahorro, porque aunque usted no lo crea, hay gente tan ordenada que sí le alcanza para ahorrar.

Usted, estimado lector, si ya recibió su pago por concepto de utilidades, qué bueno, utilícelo para algo útil, y si no ha recibido esos recursos, repórtelo a la Secretaría del Trabajo, está en todo su derecho.

Usted, señor empresario, si ya cumplió, qué bueno, lo felicito. Si no lo ha hecho, ¿qué espera? Sea justo con su personal, con sus trabajadores, los cuales seguramente se pondrán con más ganas la camiseta.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2