×
Antonio Navalón
Antonio Navalón
ver +
Periodista, voyerista de la vida y vendedor de libros. www.antonionavalon.com

" Comentar Imprimir
17 Abril 2012 03:00:17
Lo que mis ojos ven, lo que mi corazón siente
Una buena campaña no hace a un buen candidato, y mucho menos a un buen presidente.

La campaña de Enrique Peña Nieto es todo lo vacío y colorista que al parecer es 51% del país, según las encuestas, y sin que esto suene a insulto. Pero hay que reconocer que lo más peligroso que tiene Peña es que su campaña va demasiado bien. Sin que esto signifique estar de acuerdo con él, o que piense que será un buen presidente, ni siquiera un buen candidato, es tan descomunal la distancia de la técnica mercadotécnica entre su campaña y la de cualquier otro, que es sorprendente.

Salvo el caso de Quadri, la campaña priísta está resultando brillante precisamente por la ausencia total de contenidos y de compromisos concretos, en la que ni siquiera Peña debate consigo mismo.

Para sostener esto una pequeña muestra: las redes sociales. Lo que de verdad vayan a representar o no en esta elección es algo que no sabemos. Muchos pensamos que resulta increíble que el mismo sistema que puede acabar con dictaduras de 30 años pueda servir a un candidato que no se está comprometiendo a nada pese a su slogan, pero que ha sabido utilizar el medio.

Lo cierto es que en YouTube hay una sección creada por la esposa de Peña Nieto titulada Lo que mis ojos ven y lo que mi corazón siente. Millones de personas observan a “La Gaviota” en un planteamiento tan sencillo como una cámara que la sigue y que va haciendo una descripción emocional, sin ninguna elaboración, de aquellas cosas que le sugieren en el recorrido por toda la república de los mítines y los encuentros de su marido y sus seguidores —iba a decir o detractores, pero, si lo puede evitar, Peña nunca va a un sitio donde haya un detractor—.

¿Cuál es la diferencia? ¿Será “La Gaviota”? El gran diferenciador son los millones de personas que lo siguen, a diferencia de cualquier actividad de sus competidores políticos.

¿Significa esto que me he vuelto peñanietista? De ninguna manera. Pero así como sigo echando de menos saber qué quiere hacer con el país, más allá de decir que el pueblo sabe que se compromete y cumple, significa que desde el punto de vista de técnica electoral son con mucho los mejores. Sin embargo, un exceso le puede resultar mortal. Están creando un tornado tan superior que da la impresión que más que correr por la Presidencia de México lo hace para obtener la presidencia del Universo, y además sin ninguna competencia y, desde luego, sin ninguna autocrítica.

¿Será que somos un país en el que predomina lo que ven nuestros ojos y lo que nuestro corazón siente? ¿Será que hasta para elegir presidente prescindimos de cualquier reflexión? ¿El fondo no importa? ¿Basta con que no sea desagradable a nuestros ojos para que tenga el derecho a gobernarnos, maltratarnos, robarnos y engañarnos?

No considero que los pueblos tengan los gobiernos que merecen, pero es cierto, como descubrió el conferencista David Konzevik, que los pueblos tienen los gobiernos que se les parecen.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2