×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
12 Octubre 2017 04:00:00
Lo que sube ya no baja
Hace algunos meses el dólar se fue hasta los 22 pesos por unidad. Ante ello, y como casi todos, los farmacéuticos incrementaron el precio de los medicamentos argumentando que, como las sales con las que se hacen los fármacos son de importaciones, estos debían subir de precio conforme a la moneda estadunidense.

Pese a la recuperación del peso frente al dólar, la mayoría de los fármacos no ha bajado de precio y los principales afectados son todos aquellos que padecen de una enfermedad crónica (que sólo puede ser controlada), por lo que se ven en la necesidad de conseguir más ingresos para poder pagar su tratamiento, sin el cual carecerían de una buena calidad de vida o incluso podrían perderla.

En el caso de los medicamentos para hipertensión, encontramos distintos precios, desde 500 a mil 8 pesos, claro que estos últimos son los de última generación y los que menos efectos secundarios causan a quien los consume. Todos los medicamentos los tienen, pero conforme avanzan los estudios se vuelven más efectivos y con menos efectos secundarios, pero su costo sube y hay que pagarlo. En cuanto al colesterol, hay fármacos que cuestan hasta mil 400 pesos.

Para controlar los mareos, el tratamiento puede ir desde los 500 hasta por arriba de los 750 pesos. Tomemos en cuenta que según las indicaciones se debe tomar dos veces por día y la caja rinde dos semanas, por lo que el costo a pagar por mes asciende y se tienen que desembolsar de mil a mil 400 pesos para mantener la calidad de vida.

Si vamos a la cuestión de las reumas y la artritis, estos padecimientos requieren de medicinas a las que, además de su costo, se les tiene que sumar un tratamiento extra para proteger el estómago, ya que por su contenido lo irritan y pueden desencadenar otros padecimientos crónicos. Ayer me comentaron en la farmacia que hay personas jubiladas que usan todo el dinero que les dan para comprar medicamentos… y ya no les alcanza para los alimentos.

Un cardiólogo me dijo que cuando recetan a un paciente, tienen que comenzar con dosis mínimas, porque de lo contrario, si le dan un medicamento con una dosis más alta, los efectos secundarios serán tan severos que el paciente terminará por dejarlo. Recordemos que los fármacos no curan, ayudan a restaurar procesos naturales.

Veo la cantidad de gente que está muriendo alrededor de los 30-35 años y eso es alarmante, a los 50-60 es preocupante, pero cuando pasan de los 80 años se puede considerar normal. Estamos programados para vivir 100 años, pero con tantas enfermedades y accidentes se ha vuelto difícil llegar a esa edad.

¿Habrá medicamentos accesibles en el futuro? Vemos difícil que estos bajen de precio algún día. ¿Cómo le hará la gente para poder comprarlos? Su salud depende de ellos y los ingresos no crecen al mismo ritmo que los precios.

Entendemos que los laboratorios tienen que invertir millones en desarrollar medicamentos para preservar nuestra salud por más tiempo sin los efectos secundarios que suelen ocasionar, sin embargo, esperamos que estos se vuelvan accesibles para conservar la calidad de vida y poder llegar con salud a una edad avanzada.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6