×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
05 Mayo 2017 03:00:00
Los 100 días de Trump
Es una costumbre muy estadunidense evaluar la administración federal durante los primeros 100 días de gestión. La tradición se originó en 1933 con el entonces presidente Franklin Delano Roosevelt. Quizá en ese tiempo se justificaba más revisar los primeros tres meses de trabajo del Ejecutivo, o tenía más sentido hacerlo que actualmente. En Estados Unidos se vivía la gran depresión del 29, la pobreza y el desempleo azotaban como viejos fantasmas a las familias americanas. Las políticas públicas debían ser eficientes y de corto plazo, para tratar de resolver la gran crisis económica.

Más tarde tal medida se tropicalizó y se convirtió en un termómetro para medir la capacidad de un presidente de cualquier país. Si nos sujetamos a medir con ese canon la administración del presidente Donald Trump, se podrán visualizar los claroscuros que ha tenido en su gestión. Quizá lo más destacable, teóricamente, haya sido la congruencia que ha presentado entre las promesas de su campaña, a sus seguidores, y sus intentos por llevarlas a cabo ya como Presidente, en donde ha tenido algunos serios reveses.

La reforma sanitaria del presidente Obama, que trató de derogarla, y los senadores de su mismo partido rechazaron su nueva propuesta de salud. Hay que recordar que la reforma de salud de Obama tiene una orientación más social, los trabajadores sin una cobertura de salud no deben permanecer en ese estatus, sino que tienen que ser asegurados por sus empleadores, o en su caso por el Gobierno.

El veto migratorio a los países de mayoría musulmana. Otra de las medidas que causó controversia fue el veto migratorio que intentó aplicar a seis países de mayoría musulmana. Ciudadanos de Siria, Irán, Libia, Somalia, Yemen y Sudán no podrían viajar a los Estados Unidos. No obstante, tal veto quedo suspendido, temporalmente, por la orden de un juez federal.

La construcción de un muro en la frontera con México. Sin duda fue un proyecto que iniciaron algunos antecesores del presidente Trump, en algunos tramos de la frontera, en forma discreta y sin tanta publicidad; no obstante, la actual administración hizo una fuerte apuesta electoral para llevar la construcción de un muro de más de 3 mil kilómetros a lo largo de toda la frontera méxico-estadunidense. La promesa hasta ahora ha quedado en eso, en una simple promesa de campaña. La razón es la falta de recursos monetarios para llevarlo a cabo.

La intervención rusa. No dejaron de llamar la atención los escándalos, al menos a nivel periodístico, que envolvieron la campaña electoral del presidente Trump, sobre las intervenciones de agentes rusos, quienes vinieron a enturbiar el proceso electoral de Estados Unidos.

La reforma fiscal. Lo que queda en el tintero es la reforma fiscal que enviará al Senado, que busca reducir drásticamente los impuestos a las empresas y a las personas físicas, lo que parece difícil de llevar a cabo porque simultáneamente pretende erogar una inversión pública millonaria para infraestructura y equipamiento público en las principales ciudades estadunidenses. Con el elevado déficit fiscal que se tiene, ¿de dónde pretende compensar la caída de ingresos públicos por la disminución de impuestos?

El efecto China. Tal vez el cambio más drástico que dio el presidente Trump haya sido lo que prometió hacer con China, y lo que realmente hizo. Dijo en un alarde de campaña que iba a intervenir en el yuan chino, porque se encontraba artificialmente subvaluado por el Gobierno, pero en la entrevista que tuvo con el Presidente de China no se tocó ese tema.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2