×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
22 Noviembre 2020 04:00:00
Los 30 y 18 millones que se embolsaron PAN y Morena por elecciones de 2020
Escuchar Nota
A un mes de celebrada la jornada electoral de diputados locales en Coahuila, y cuando parecería un tema superado en todas sus aristas, es interesante hacer un ejercicio de fiscalización a los recursos públicos recibidos por los partidos políticos para sus actividades ordinarias, permanentes y específicas, y la campaña de 2020.

Especialmente porque 2021 también es año electoral y una nueva partida presupuestal se dispersará entre los emblemas que conservaron el registro al superar el 3% de la votación valida emitida. La ruleta sigue girando y ya nos acostumbramos a normalizar el dispendio.

Hay que recordar que experimentamos un proceso atípico interrumpido gracias a la pandemia. Pese a ello, el PAN recibió religiosamente 3 millones 47 mil 100 pesos mensuales y Morena 1 millón 488 mil 972. Así, para dimensionar, de marzo a agosto (semestre de emergencia sanitaria y suspensión de actividades) el PAN obtuvo en total 18 millones 282 mil 600 pesos y Morena otros 8 millones 933 mil 832 de financiamiento público.

La pregunta es: ¿Qué les hicieron? ¿Dónde quedaron? Naturalmente se destina un tanto al mantenimiento de comités directivos, y las pautas publicitarias en radio y televisión, si usted se lo pregunta, son tiempos asignados por el árbitro electoral, por tanto no tienen costo adicional al uso del espectro radioeléctrico que regula el estado mexicano.

En las campañas, justo es decirlo, tampoco utilizaron al máximo las prerrogativas disponibles. Oficialmente fueron reportados 11 millones 83 mil 482 pesos por el PAN, distribuidos entre 16 candidatos correspondientes, a igual número de distritos electorales que aspiraban representar. Tomando en cuenta que de enero a octubre recibió 40 millones 996 mil 647 pesos, incluido el extra para la campaña electoral, hay 29 millones 913 mil 165 pesos que no fueron destinados directamente al propósito principal: la competencia política por la renovación periódica del poder.

De acuerdo con los resultados de fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) el candidato que recibió más transferencias de recursos locales del partido fue Gerardo Aguado Gómez, por el Distrito 8 de Torreón, quien reportó al INE 864 mil 502 pesos. El que menos fue Sergio Hernández Sainz, en el Distrito 16 de Saltillo, con 579 mil 207 pesos. El resto del gasto, cabe señalar, se constituye por aportaciones de militantes, simpatizantes, y del propio candidato.

Una circunstancia inédita: pese a que logró el presupuesto más alto de su historia, merced a la votación de 2017 donde consiguió la cifra de nueve curules, la cantidad de votos obtenidos por el PAN fue ínfima; la más baja de los últimos 30 años: solo 86 mil 612, equivalentes al 9.89% del total. Dicho de otra forma: no hubo inversión.

En el caso de Morena, hubo equidad, pero también austeridad. O un “austericidio”, más bien. Los 16 candidatos de mayoría relativa recibieron del partido la misma cantidad: 101 mil 491 pesos, para un total de un millón 623 mil 856 pesos gastados. Es decir, haciendo el mismo ejercicio de líneas arriba, pues de enero a octubre recibió el partido 20 millones 43 mil 841 pesos, quedaron sin utilizarse 18 millones 419 mil 985 pesos para el objetivo general: lograr posiciones legislativas.

Ni siquiera utilizaron todo lo que legalmente tenían permitido, pese a que el tope de gastos era de solo 1 millón 375 mil 115 pesos. ¿Acaso por excesiva prudencia y para evitar una eventual anulación en caso de una diferencia de votos cerrada?

Ahora bien, ¿usted vio a panistas y morenistas promocionando el voto el resto del año? En Coahuila solo aparecen cuando inician las campañas, como si eso fuese suficiente para tener posibilidades reales de ganar una competencia política. Los factores de poder a los que cualquier partido de “oposición” se enfrenta en el estado requieren mucho más presencia y principalmente otra estrategia. Dejar de simular, por ejemplo, sería solo el inicio. Por lo demás, si no es para ganar elecciones y promocionar la participación, ¿para qué sirve entonces el dinero que reciben?

Lógicamente existen responsables. Por principio de cuentas Jesús de León Tello, como representante de la nomenclatura del PAN, y el tándem compuesto por las hermanas Miroslava y Hortensia Sánchez Galván, en Morena, aunque no exclusivamente.



Cortita y al pie

Hasta aquí alguien podría advertir que no se menciona al PRI. Sin embargo, considerando que ganó las 16 curules de mayoría relativa, obtuvo un rendimiento electoral del 100% con los 54 millones 132 mil pesos que le corresponden para 2020. Y si bien UDC y PRD también recibieron una partida importante, su margen de maniobra es mucho menor en comparativa con PAN y Morena.



La última y nos vamos

Al finalizar 2020, el PAN habrá recibido 47 millones 219 mil 328 pesos y Morena, por su parte, un financiamiento de 23 millones 86 mil pesos. Mes a mes, transferidos a sus cuentas por la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Electoral de Coahuila.

En pocas palabras: el redituable negocio de perder y no meter siquiera las manos en las elecciones artificialmente huérfanas desde 2008. Una tradición en la entidad.
Imprimir
COMENTARIOS