×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
26 Mayo 2017 03:00:00
Los aranceles al acero chino
Las políticas comerciales proteccionistas de los países son muy susceptibles de atenderse y de llevarse a cabo mediante diferentes estrategias, simplemente por el impacto que pueden causar a las economías nacionales, en especial a las empresas locales del mismo ramo que compiten en condiciones desleales: cuando un producto exportable es subsidiado por el Gobierno, absorbe parte de los costos de producción del mismo, vendiéndolo en el mercado internacional a un precio inferior al del mercado.

El ejemplo más reciente es el acero que produce China. México reaccionó de inmediato fijando un arancel (impuesto) a las importaciones de ese producto asiático. La política proteccionista se pudo fijar porque no existe ningún acuerdo de libre comercio entre ambas naciones. La Cámara Nacional del Acero (Canacero) hizo gestiones ante el Gobierno para frenar la entrada del acero oriental, las cuales tuvieron éxito (aunque el arancel no aplicó a todos los productos). Las autoridades mexicanas determinaron aplicar un arancel de 15% a los productos siderúrgicos chinos y de otros países con los que no se tienen acuerdos comerciales, dando un respiro temporal a la siderurgia mexicana.

Además, las cosas se vuelven más complicadas por la sobreoferta de acero que existe a nivel mundial. Hay que recordar que China aporta cerca de 50% de la producción mundial de acero, rebasando por mucho a países desarrollados con una gran tradición acerera. China se defiende y argumenta que el problema es estructural y que no aplica prácticas dumping (precios no de mercado) a la producción del acero, sino que la demanda mundial ha caído por el lento crecimiento de la economía mundial. Así justifica el exceso de producción del metal.

Los estragos económicos en la industria acerera nacional. Se estima que las siderúrgicas mexicanas están trabajando por debajo de su capacidad instalada en alrededor de 30 o 35%, lo que afecta la producción y el empleo. El comercio internacional tiene varias aristas que hacen dividir opiniones a favor o en contra del flujo de mercancías sin “fronteras”. En el caso del acero, las empresas consumidoras serían las beneficiadas de tener un proveedor como China, por ejemplo la automotriz y de línea blanca, entre otras, porque bajan sus costos de producción; mientras, los detractores del comercio internacional, y tal vez con justa razón, acusan a la nación asiática de no ser una economía de mercado por la gran influencia que tiene el Estado en las decisiones industriales.

Sin embargo, ese argumento no se podría generalizar, porque la mayoría de los países capitalistas desarrollados aplica prácticas similares en sectores más pequeños pero muy bien organizados, como es el caso de los vinicultores franceses, los productores de azúcar y agricultores de Estados Unidos, y otros. Para la Canacero, la economía mexicana presenta signos alentadores en consumo de acero, pues su demanda supera la de muchos países desarrollados y emergentes. No obstante, el déficit en el metal (demanda insatisfecha) se compensó con importaciones subsidiadas y que son consideradas como no competitivas, en perjuicio de la industria nacional.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2