×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
09 Mayo 2015 03:00:18
Los candidatos del ‘Kors’
La grabación es contundente, aunque nos deja muchas dudas. La primera de ellas: ¿quién demonios es el “Kors” y a qué se dedica para estar dispuesto y en capacidad de ofrecer tanto dinero? Me refiero, por supuesto, al audio difundido hace dos días, en el que se escucha a dos aspirantes, ambos del PAN, Francisco Domínguez y Carlos Mendoza, para las gubernaturas de Querétaro y Baja California Sur, respectivamente.

Lo que escuchamos es más o menos esto: Mendoza Davis le llama a Domínguez en un gesto de agradecimiento por el regalo que este le envió a su oficina. ¿Qué habrá sido que hasta le dijo que tendría un lugar muy especial en su casa? “Te lo mereces...”, le responde el queretano. Acto seguido comienza lo emocionante: El candidato de BCS le pregunta a Domínguez si había ido a ver “lo del Kors”. Este le dice que sí, y que le tiene nuevas y buenas noticias. El tal “Kors” se habría comprometido con seis kilos; ¿kilos?, ¿kilos de qué?, ¿de arroz?, ¿de carne para una taquiza?, ¿de confeti?, ¿de cocaína pura? O, más bien, en el más puro argot delincuencial: ¿lo entendemos como 6 millones? ¿De qué?, ¿de pesos o dólares? Seis por mes hasta el fin de la campaña, hasta el día de la elección. Anotan ambos que sería para los próximos cinco o seis meses, porque, lo que inferimos, es que esta llamada telefónica se realizó a inicios de 2015 y eso haría un total final de 30 millones. Mendoza se nota sorprendido (aparentemente es mucho más de lo que esperaba).

Y claro, como toda buena noticia de ese tipo, le pregunta a Domínguez por el precio, a qué se tendría que comprometer, pues. Porque los favores que sumen en las campañas se pagan cuando se gana la elección, por supuesto. El queretano le responde que a “pagar chingón”, además de que será más adelante cuando le dé detalles de cuál sería el pago por el nada modesto favor que estaría recibiendo. Que se veían después y que hasta ese entonces le explicaba, pero que, por lo pronto “¡está con madre!”. Vaya buena noticia les habrá parecido.

Tras la difusión de este material llegó un silencio. Francisco Domínguez dijo que no sabía quién es el tal señor Kors, pero que tampoco había escuchado el audio, por lo que no emitiría opinión alguna. ¡Pero su equipo envió un comunicado de desmentido! Así lo cuestionó ayer Adela Micha. El candidato dice no haber escuchado el audio, porque asegura es ilegal (¿?), pero que nada de lo que en él se escucha es cierto. O sea, ¿cómo? ¿No sabe qué dice, pero asegura que nada es cierto? Solito se hizo bolas con sus kilos. Que no conoce al “Kors”.

Pero, vaya casualidad, no es la primera vez que lo relacionan con él. Al menos en una nota publicada en meses anteriores por el Blog del Narco, se reporta que los empleados del rancho que Domínguez posee en Huimilpan estarían asustados porque con regularidad el candidato recibe al señor “Kors”, que sería el jefe del “nuevo cártel de Michoacán”, y que le entrega pacas de dinero que el panista ordena a sus empleados “guardar en la bodega”... Más allá de la veracidad de la nota, no deja de llamar poderosamente la atención que Domínguez mencione en una conversación posterior a la aparición de la citada nota, exactamente, al mismo personaje. He querido entrevistar a ambos candidatos para mis espacios en “Cadenatres Noticias” y en “Reporte 98.5”, pero han cancelado “a la mera hora”. Es evidente que ninguno de los dos tiene todavía una explicación airosa a su conversación. Tanto silencio nos invita a asegurar que los suyos son seis kilos del más puro estiércol electo-delincuencial.

Addendum 1. No sabemos si Ricardo Barroso, candidato también en BCS pero del PRI, tuvo un lapsus brutus o hizo confesión de parte. Ayer dijo en un evento: “mi carrera política y trabajo es transparente, por eso, también, el financiamiento de mis campañas no tendrá lugar a dudas de que viene del crimen organizado...”. En Twitter aclaró que fue un simple “error”. ¿Error de construcción gramatical o error del subconsciente? De verdad que uno ya nunca sabe.

Addendum 2. Han pasado dos meses desde que Eduardo Medina Mora salió de la Embajada de México en EU. Él es ya ministro en la SCJN; pero la silla diplomática más importante para México, por tratarse de su principal socio, sigue estando acéfala. ¿No es ya demasiado tiempo sin la presencia de un embajador mexicano?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2