×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
29 Marzo 2019 03:37:00
Los coahuilenses no olvidan
No me considero alguien que viva en el pasado o en la nostalgia, pero siempre es bueno recordar tu pasado. Por algo se hacen los dichos o refranes como el que dice “un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”, o bien la versión más corta “el que no conoce su pasado está condenado a repetirlo los mismos errores”.

Así como ese existe muchos otros más, aunque no voy a negar que cuando estudié la educación básica, media superior siempre se nos decía que la mejor herencia sería nuestro acervo cultural de México.

En base a lo último los coahuilenses nos podemos sentir afortunados por tener esa herencia histórica en nuestra propia entidad en donde nuestros antepasados fueron testigos de sucesos importantes en nuestra historia del país.

Coahuila está llena de tradiciones cuyos orígenes tienen más de 500 años desde que llegaron los tlaxcaltecas conservando muchos usos y costumbres llenos de cultura, tradiciones y artesanías que nos hace una entidad única y especial porque no solo fue testigo sino también partícipe en su lucha durante la independencia y revolución de México.

Los coahuilenses podemos jactarnos y sentirnos hartamente orgullosos por haber dejado huella no solo para la entidad sino también para el resto del país.

Hace ciento seis años cumplidos en este 2019 sucedió algo que sacudió al país entero en un lugar desértico, con poca población y con carencia de lujos en un vasto terreno con una edificación de adobe conocido como La Hacienda de Guadalupe, entre Saltillo y Monclova, llegó Venustiano Carranza, siendo gobernador de Coahuila, a esa finca para romper relaciones con el gobierno federal después del asesinato de entonces presidente de México, Francisco I. Madero y su Vicepresidente José María Pino Suárez.

El entonces gobernador Venustiano Carranza, mostrando su descontento convocó una reunión en la Hacienda de Guadalupe para planear y lo más importante, darle formalidad a lo que nadie como Ejército Constitucionalista, ahora Ejército Nacional Mexicano que en la actualidad tenemos para servirle a la población conservando el orden en el país.

Hace ciento seis años en ese lejano lugar con escasas comodidades fue donde se firmó el importante documento que restauró el orden en el país y de donde salieron las primeras ideas para la Constitución Mexicana que nos rige en la actualidad: El Plan de Guadalupe.

En dicho documento se plasmaron las primeras cláusulas que cambiaron a un México mejor, a un México con justicia y un México con equidad. El plan de Guadalupe se plasmó: Primero: No reconoceremos al general Victoriano Huerta como Presidente de la República. Segundo: No reconoceremos los Poderes Legislativos y Judiciales Federales. Tercero: No reconoceremos a los Gobernadores de los Estados que obedezcan al poder central, treinta días después de la promulga este plan. Cuarto: A fin de organizar debidamente al Ejército que nos ayudará a obtener nuestros propósitos, nombramos Jefe Militar Supremo de las Fuerzas Constitucionales al C. Venustiano Carranza, actual gobernador del Estado de Coahuila. Quinto: Cuando las tropas Constitucionales tomen la ciudad de México, el C. Venustiano Carranza o el que ocupe el mando Supremo del Ejército Constitucionalista asumirá la Presidencia Provisional. Sexto: El Presidente Provisional de la República, convocaría a elecciones generales tan pronto como se restablezca el orden y entregará el Poder a las personas electas por el Pueblo. Séptimo: Los comandantes en Jefes de las Fuerzas Constitucionalistas en los Estados en los cuáles haya sido reconocido el gobierno de Huerta asumirán el gobierno provisional del Estado y después que hayan pasado a ocupar su empleo los primeros magistrados de la nación, electos popularmente en virtud de la cláusula anterior convocarán a elecciones populares en sus respectivos Estados entregando el poder local a los elegidos por el Pueblo.

Desde su firma del Plan de Guadalupe, año tras año, los coahuilenses siempre han conmemorado su importancia contando con la presencia de los gobernadores de Coahuila y escasamente del Jefe Militar Supremo de las Fuerzas Constitucionales, es decir, del Presidente de la República de México, y como dato curioso el primero en firmar el libro de visitantes distinguidos fue José López Portillo, en 1978 dejando su mensaje, regresando posteriormente tres años más, para luego estar en la citada ex hacienda en tres ocasiones Ernesto Zedillo Ponce de León y después de 14 años, siendo la última visita de un Primer Mandatario en el 2013 con el expresidente de México, Enrique Peña Nieto.

Desde entonces fue olvidado por parte de los Presidentes en turno¸ mandando siempre a un representante, en la mayoría de las ocasiones funcionarios de segundo y hasta tercer nivel, sin embargo, los gobernadores coahuilenses nunca han olvidado éste hecho histórico, que de alguna manera los Jefes de la Nación desairaban evitando la conmemoración del Plan de Guadalupe.

Pero para los coahuilenses cada año se recuerda no solamente como un día glorioso sino un día que marcó la historia de México; el 26 de marzo del 2019 pero 106 años fecha que no debemos olvidar. (Premio Estatal de Periodismo 2011, 2013; Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2