×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
10 Marzo 2017 03:00:00
Los dos están mal
Siempre será tema las foto-multas, sin importar el país. Tan solo basta con buscar en los noticieros internacionales y uno de los más polémicos son aquellos que están en Europa.

Pero no hay que ir tan lejos ya que en nuestro país también se ha aplicado, teniendo seis estados en donde se usa éste tipo de medidas para hacer que los conductores respeten las señales de tránsito y los semáforos.

Puebla, Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Chihuahua y Coahuila siendo éste último el más reciente dando inicio la ciudad de Saltillo a inicios del 2015. Aunque el uso de la foto multa en éstos estados continúan en alguno de ellos la falta de legalidad por no encontrarse debidamente bien legislado para la implementación ha causado la polémica, así como la búsqueda de su ilegalidad.

Ese fue el caso más reciente durante ésta semana en donde un juez federal consideró que el Reglamento de Tránsito de la ciudad de México, viola la garantía de audiencia y defensa en el artículo 14 constitucional, en donde incurren la inconstitucionalidad desde el momento en que las personas son privadas da la oportunidad de defenderse previamente a cualquier tipo de acto privativo de la vida, libertad, propiedad patrimonial, posesiones o derechos.

Hay que aclarar que como todo lo que se refiere a amparos en nuestro país solamente los que son beneficiados de ello son quienes tramitaron el amparo, y no es extensivo al resto de los automovilistas, pero al menos ya existe una herramienta de defensa a la cual todos los dueños de unidades podrán defenderse con una garantía que se harán valer sus derechos.

Dentro de los otros argumentos por parte del juez federal, se cuestionó sobre el tercero en particular contratada por parte de las autoridades en donde es violentada la privacidad de la información, así como la dudosa imparcialidad de la empresa para la aplicación de la foto-multa ya que existe una ganancia o utilidad sobre dichas multas.

Pero algo que va más allá del uso de la tecnología en vialidades es que existe una connotación de la necesidad de implementar éste tipo de herramientas a un procedimiento administrativo municipal que se encuentra debidamente instituido en el Reglamento de Tránsito, (sin importar la entidad) nos pueden decir tres cosas, el primero significativo a la modernidad y la segunda siendo algo preocupante es la carencia de presencia de policía de tránsito y la última que éstos elementos de seguridad vial no están haciendo bien su trabajo.

El uso de la tecnología para multar a todo aquel mal conductor son con las mejores intenciones para poder bajar el alto índice de accidentes automovilísticos que andan en exceso de velocidad, que no usan el cinturón de seguridad y aquellos que se encuentran no solamente distraídos con las llamadas de celulares, sino ahora también la gran estupidez de responder el Whatsapp e inclusive estar viendo el Facebook, siendo éstas dos últimas cada vez más frecuentes.

A las autoridades de cualquier entidad debería de ser cada vez más preocupante la necesidad de usar la tecnología para que sus agentes hagan su trabajo, en lugar de encapricharse como el mandatario capitalino Miguel Ángel Mancera, en continuar con las foto-multas, siendo todavía peor en el error de estar consciente que se trata de una inconstitucionalidad siendo un ejemplo más de los abusos e imposiciones de una autoridad sobre nuestra tan pisada Constitución Mexicana.

Una doble moral en donde una autoridad pide que se respete a las instituciones de la ley cuando, éste mismo está cometiendo un error más grave que es pisar sobre las garantías individuales por las que juró hacer respetar.

El problema no es el uso de la tecnología para poder hacer respetar las leyes sino lo malo es relegar a los agentes de tránsito, y en lugar de invertir millones de pesos en la contratación de empresas privadas para el monitoreo e instalación de cámaras de videos deberían de destinar ese dinero a la contratación de más elementos de tránsitos con mejores sueldos para evitar la famosa “mordida”.

Por otra parte, también hay que reconocer que muchos conductores han abusado de la tecnología con esos dispositivos inteligentes en donde no solo el hablar ya no ha sido suficiente, sino el “whatsappear”, con el vehículo en movimiento, así como el dar un “like”, al Facebook siendo éste el último que podrías dar. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



top-add