×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
30 Mayo 2018 04:00:00
Los efectos inextinguibles del Pacto por México
Un debate, inapagable todavía, chisporroteó como la hulla aquella noche del 20 de diciembre de 2012. Y el fuelle de aquella gran hoguera, donde ardía el atribulado país con la reforma educativa recién presentada, no era otro que la tribuna de la Cámara de Senadores.

El senador Mario Delgado Carrillo comenzó su argumentación citando a José Vasconcelos, el primer secretario de Educación del país: “La ignorancia de un ciudadano debilita a la Nación entera, y nos debilita a nosotros mismos; la excesiva pobreza de uno de nosotros daña y debilita a todo el pueblo, y es una carga sobre todos y cada uno de nosotros; destruyamos, pues, la ignorancia y la miseria, nuestros verdaderos enemigos”.

Evocación textual de un fragmento del discurso de Vasconcelos cuando la creación de la Secretaría de Educación, después derivada en Secretaría de Educación Pública.

Y reforzaba Mario Delgado Carrillo: “La educación es una bandera histórica de la izquierda y el diagnóstico del desastre educativo no viene de la OCDE, nos lo dijo Gilberto Guevara hace más de 20 años, la catástrofe silenciosa en la que estaba metido el Sistema Educativo Nacional, y hoy con esta reforma le vamos a dar un giro a lo que hizo Manuel Ávila Camacho en 1940, donde en aras de la unidad nacional, como nos lo dice Gilberto Guevara, observó dos cosas:

“Gestó un sistema escolar altamente centralizado que despojó de todo poder de decisión a la escuela y al maestro, y desde su creación en 1943, el Sindicato, el SNTE, fue dotado de privilegios excesivos y se articuló al Sistema Educativo deformando los mecanismos de gestión de éste, y vulnerando la autonomía del proceso educativo.

“Y durante la expansión escolar del (19) 40 al 2000 el Estado renunció a dar una orientación pedagógica y explícita al Sistema, al Modelo Educativo. ¿Por qué no es una reforma menor?

“En el Pacto por México y en la presentación de esta reforma educativa se defendió mucho el tema de la calidad, y del Sistema Profesional Docente, sin embargo fue una sorpresa que la iniciativa presentada por el Ejecutivo parecía que se le daba la vuelta a este tema, se abordaba de manera explícita y de manera muy contundente en la exposición de motivos; pero se evadía ponerlo directamente en el artículo tercero constitucional.

“… Ya cambió la vocación del maestro, ¿quién es un buen maestro ahora? El que se capacita de manera permanente, la labor del maestro ya no es sólo enseñar, sino aprender de manera permanente. Por eso la importancia de que exista una servicio, un Sistema Profesional Docente que garantice precisamente esa actualización y que lo podamos medir, y que lo podamos evaluar, pero no para entrar en un debate de derechos laborales, es para garantizar constitucionalmente a la educación que sea de calidad, solamente con buenos maestros preparados, se va a poder hacer efectivo ese derecho, ese es el objetivo del Sistema Profesional Docente.

“¿Para qué evaluar? Evaluar por evaluar no, evaluar para mejorar, y eso no sólo se logra con un instituto, tiene que haber un Sistema Nacional de Evaluación Educativa, que sí lo ejecute el Instituto y qué bueno que sea autónomo, que tenga recursos, y que además el Senado intervenga en garantizar la independencia de su Consejo Directivo.

“… No podemos pensar a la escuela como una microempresa que pueda resolver ello sus necesidades porque sabemos el daño que le ha hecho a la participación de los padres de familia la existencia de las famosas cuotas que no son voluntarias y que cada vez son más obligatorias. Este artículo transitorio sólo aplica en el caso de que exista financiamiento.

“¿De qué se queda pendiente? No es suficiente a la reforma, claro que no, ¿Por qué? Porque no le entramos al tema del financiamiento. Tenemos que repensar el esquema de financiamiento a la educación básica en nuestro país en donde rompamos la fórmula inercial e introduzcamos criterios de financiamiento a partir del desempeño y de compensar, por supuesto, aquellas zonas con mayor rezago.

“La educación nacional sigue siendo una empresa inacabada que reclama esfuerzos mayores, significativos de todos, y si aspiramos, como nos lo dijo Vasconcelos, a superar nuestros rezagos tenemos que seguir trabajando en la misma”.

“De vuelta a tribuna Juan Carlos Romero Hicks, senador del PAN, quien dijo: “Ni todo lo educativo se resuelve con el pacto, ni todo lo que contiene el pacto se resuelve con esta iniciativa. Voy a argumentar por qué Acción Nacional está a favor de esto, y trazando algunos pendientes muy importantes.

“Texto y contexto. El pacto incluye la educación de calidad con equidad, un sistema de información y gestión educativa, consolidar el Sistema Nacional de Evaluación Educativa, la autonomía de gestión de las escuelas, sin quitar la responsabilidad del Estado de proveer lo necesario, escuelas de tiempo completo, computadoras portátiles con conectividad, el servicio profesional docente, fortalecer la educación inicial de los maestros, incrementar la cobertura de educación media superior y el Programa Nacional de Becas.

“Hace un rato me preguntaban si los que firman el pacto pueden estar contentos con lo que se va a votar el día de hoy, y mi respuesta es que lo que hoy estamos haciendo es parte de una continuidad hacia una consolidación y que va a requerir de muchas otras cosas. El pacto no es un piso, y tenemos que buscar nuevos horizontes, y el Poder Legislativo va a seguir conservando sus atribuciones”.

Y después, la votación aprobatoria de una reforma educativa que hoy escuece como el primer día.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2