×
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
ver +
Rubén Aguilar Valenzuela. Licenciado en Filosofía, Maestro en Sociología y Doctor en Ciencias Sociales. Presidente Ejecutivo de Afan y Asociados, S.C. Es profesor de Ciencias Políticas y de Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Fue Coordinador de Comunicación Social y portavoz de la Presidencia de la República (2004 al 2006) y también de la Secretaría Particular del Presidente (2002 al 2004). Ha sido consultor de UNICEF, UNESCO, OEA, PNUD, BID, BM, UE y agencias de cooperación de Holanda, Alemania y Estados Unidos. En México del IMSS, DIF-Nacional, INI, la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de la Ciudad de México y de la Coordinación Presidencial para la Alianza Ciudadana. Fue editor de la revista Cuadernos del Tercer Mundo. Editorialista de El Universal (México), El Financiero (México) y articulista de las revistas Estrategia y Proceso. Actualmente su columna se publica dos veces por semana en El Economista (México) y una veintena de periódicos de los estados. Escribe mensualmente en la revista Etcétera temas de comunicación política. Es autor de quince libros. Los más recientes: La comunicación presidencial en México 1988-2012 en colaboración con Yolanda Meyenberg Leycegui (2015), Los saldos del narco: el fracaso de una guerra, en colaboración con Jorge Castañeda (2012), y La Sociedad Civil en México (2012).

" Comentar Imprimir
30 Julio 2018 04:00:00
Los jesuitas
El 31 de julio se conmemora el 462 aniversario de la muerte de San Ignacio de Loyola (1491-1556), el fundador de la Compañía de Jesús que en 1540 el papa Paulo III la aprueba oficialmente. En este septiembre, la Orden cumple 478 años de existencia. En 1965 llegó a tener 36 mil miembros, el mayor número de su historia, y en la actualidad son 16 mil.

En octubre de 2016 los jesuitas, en la Congregación General 36, eligen al venezolano Arturo Sosa Abascal (69) como el 30 superior general que ha tenido esa institución a lo largo de su historia. De ellos Paulo VI dijo: “Donde quiera que, en la Iglesia, incluso en los campos más difíciles o de primera línea, ha habido o hay confrontaciones: en los cruces de ideologías y en las trincheras sociales, entre las exigencias del hombre y mensaje cristiano, allí han estado y están los jesuitas”.

Los jesuitas, a pesar de su reducción numérica, siguen siendo la institución religiosa masculina más grande de la Iglesia católica. La Orden, una de las cinco que existen, está presente en 127 países organizada en 90 provincias y en 10 asistencias: África; América Latina Meridional; América Latina Septentrional; Asia Meridional; Asia Oriental; Europa Central; Europa Meridional; Europa Occidental; Europa Oriental, y Estados Unidos.

La Compañía de Jesús cuenta con el mayor conjunto universitario del mundo formado por 231 universidades en 69 países. A estas se añaden más de 3 mil instituciones educativas de todos los niveles, que atienden a poco más de 3 millones de alumnos. En Roma los jesuitas dirigen la Universidad Gregoriana, el Instituto Bíblico y el Instituto Oriental. Ahora en estos tres centros de formación de las élites de la Iglesia se atiende a 3 mil 500 estudiantes de 120 países.

Para dar una idea de la influencia de estos centros sólo decir que graduados de estas tres instituciones conforman una cuarta parte de los obispos del mundo y son la mitad de los cardenales que votaron en el cónclave que eligió al más reciente papa, a Francisco, que por primera vez en la historia es un miembro de la Compañía de Jesús.

Los jesuitas cuentan con 30 editoriales en otros tantos países y también 66 emisoras de radio y 27 televisoras. Dirigen el periódico, la radio y la televisión del Vaticano. Publican decenas de revistas en muy diversos campos, pero sobre todo en filosofía y teología. Entre ellas La Civiltá Cattolica (Italia), América (Estados Unidos), Études (Francia), Razón y Fe (España).

La Compañía de Jesús, en sus ya cerca de 500 años de existencia, los cumple en 2040, ha vivido épocas difíciles. En 1773 el papa Clemente XIV la suprime, para que en 1814 la restaure el papa Pío VII. En los años del largo papado de Juan Pablo II las relaciones entre el Vaticano y los generales de la Orden fueron tensas. El Papa no estaba de acuerdo con su compromiso social y manera de pensar de los jesuitas. Eso se lo reclamó de manera pública en más de una ocasión.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2