×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
06 Mayo 2017 04:00:00
Los niños reclaman
He escuchado el discurso pronunciado ante diputados, maestros, alumnos y padres de familia por un pequeño; alumno de una escuela primaria del municipio de José María Morelos en Quintana Roo.

De tiempo atrás, me he dado cuenta que los niños nos están reclamando por el México que les estamos dejando. El reclamo es por la falta de honestidad y exceso de corrupción en las diferentes dependencias.

Corrupción que ha dañado profundamente a las instituciones y a nuestro país. El pequeño representaba a su escuela, a sus compañeros de clase.: seguramente ganador de un concurso con motivo del Día del Niño.

El tema con el que participó: ”Transparencia y medidas contra actos de corrupción” fue directo; así piensan los niños de hoy, así se expresan. Ese mensaje deja ver su preocupación por lo que está ocurriendo en nuestro México y señala los actos de corrupción en su estado.

La preocupación que a muchos nos invade, ha llegado ya a los niños. Nuestros niños, a quienes les ha tocado vivir en un país donde ha ido ganando espacios la criminalidad.
Por eso el reclamo muy justificado de un estudiante de primaria, sin duda perteneciente a una familia de campesinos.

“Eran tiempos en que mandábamos nosotros; eran tiempos de la masa campesina. No luchábamos por bastardos intereses, no nos guiaba la vanidad ni el odio. Nos guiaban los anhelos de justicia y libertad”
La Historia nos marca que las luchas armadas en nuestro país han sido buscando siempre la justicia para todos, para el oprimido, esclavizado siempre por intereses mezquinos. Lamentablemente hoy, no sólo la vanidad guía a quienes tienen la oportunidad de servir, sino la ambición desmedida se ha apoderado de quienes se consideran intocables.

Intocables, sí, aunque no lo queramos. De sobra sabemos que solo va a la cárcel quien realmente se quiere enviar…. más si son tiempos electorales. Casualmente encuentran a quienes protegieron en su huida. ¿De qué nos sirve? ¿Dónde está el dinero robado? ¿Les darán cadena perpetua a esos malos mexicanos, traidores a la patria?

¡Claro que no! Por eso la sonrisa perversa y maquiavélica cuando son “detenidos” en otros países gracias a los cuerpos de inteligencia extranjeros porque desafortunadamente en México casi nunca hay denuncias en contra de los bandidos más grandes de nuestra historia.

No se entiende que tantísimos millones robados de las arcas del gobierno, dinero sagrado del pueblo no sea rastreado.

Si alguien cree que a los niños no les preocupa lo que ocurre en su país, están equivocados. El pequeño orador ofreció una buena exhibición de cómo piensan algunos niños.

Al referirse a la corrupción en su estado, Quintana Roo, a la violencia que se ha generado debido a malas administraciones, a la impunidad al no haber castigo a los culpables, al robo descarado y cínico de autoridades que se cubren entre ellas, estaba dibujando el mapa de nuestra República.

Bien decía que ha sido la ausencia de valores. “Estamos pasando por una gran falta de ciudadanía y patriotismo.

Y tiene razón porque todos de alguna manera hemos contribuido a forjar el México actual. El que a través de la mordida, corrompe. El que calla ante la injusticia, el que mira hacia otro lado cuando le conviene hacerlo, porque está cuidando sus propios intereses.

Recuperar nuestros valores, es lo que hace falta y de manera urgente. Hay que empezar desde el hogar; practicarlos en casa, en la escuela y en la comunidad. Tal y como nos enseñaron a nosotros.
Los niños empiezan a reclamar. Tenemos que escucharlos.

La violencia no se desató de la noche a la mañana, se ha ido incrementando porque no hubo una aplicación correcta de las leyes. Porque hubo complicidad de gobernantes a quienes nada importó el país. Ahí tenemos las consecuencias.

Niños creciendo temerosos unos, en medio de agresividad, donde la vida de un ser humano vale nada para un delincuente, hoy dispuesto a todo porque sabe que no recibirá un castigo ejemplar.
Diputados, pónganse las pilas, legislen para que haya leyes que castiguen al delincuente, asaltante, ladrón, pero también a quienes nos han defraudado, al servirse del cargo. No se sirvan ustedes con la cuchara grande olvidando a los ciudadanos que fueron quienes los eligieron.

El cargo se lo deben al pueblo que les dio su confianza. Dejen de una vez por todas de ser tapadera de sus amigos delincuentes.

No basta con decir que se quitará el fuero a diputados. Queremos que se legislen leyes que lleven ante la justicia y como vil traidores a la patria a quienes han abusado del poder.

Entiendan que el país es de todos, no solo de una clase política que se considera privilegiada. Y que si México vive una gran ola de violencia es porque hubo complicidades en el pasado. Mientras los ciudadanos hemos vivido aterrados, los dueños del poder saqueaban al país.

Nuestros niños son nuestro presente ¿Qué futuro les espera?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2