×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
12 Agosto 2018 04:00:00
Los próximos jefes políticos



Con el esquema político que pretende crear el presidente electo Andrés Manuel López Obrador de cambiar el esquema fiscal en donde entregaba partidas la Federación a las entidades federativas a través de delegados y subdelegados federales, en la reunión de la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago) se comentó que se creará la figura de los coordinadores estatales, uno por cada estado.

Ellos serán los encargados de recibir los recursos y programas federales, fiscalizarlos, y rendirle cuentas directamente al Presidente de la Republica, con este neoesquema político en realidad estamos en un retroceso de la historia de México.

Se eliminarían las delegaciones federales con la intención de ahorrar gasto, un gobierno austero es lo que propone AMLO, incluyendo la baja de salarios en los funcionarios públicos.

Propone descentralizar las dependencias y departamentos gubernamentales en los 32 estados, pero a la vez centralizará su gobierno unilateralmente.

En la época de Don Porfirio Díaz se contaba con “jefes políticos” en cada estado que eran personajes supeditados a la monarquía que el encabezaba, para constatar que las acciones de gobierno siempre estuvieran marcadas a su favor y deprimir al adversario político, dando fin a fomentar una dictadura que terminó con el hartazgo del pueblo mexicano estallando en una revolución.

Igualmente en la Nueva España, el rey de España contaba con jefes políticos.

Esto de inicio puede sonar bien, por los despilfarros sin medida que los gobernadores han tenido, pero puede ser la causa y el origen de acabar con un estado constituido en una República.

Estos intereses anteponen a un federalismo marcado a lo largo de los sexenios, el objetivo de AMLO es acabar con la corrupción que recae en el país.

Ya tienen nombre los 32 coordinadores estatales, y aunque en muchos de ellos no tienen oficio político, se nombró en cada estado al adversario político del gobernador en turno, por ejemplo en el Estado de México se nombró a Delfina Gómez, excandidata y que ahora será políticamente más fuerte que Alfredo del Mazo.

En la mayoría de los Estados nombró a quien no pudo ganar una elección constitucional y serán muy probablemente sus operadores políticos en el estado.

Aquí en Coahuila se designó a Reyes Flores, abogado y exdirigente estatal panista, un hombre con mucha capacidad jurista y astucia política.

Senador suplente del Ing. Armando Guadiana Tijerina, quien lleva ya tiempo de asesor del empresario taurino, y quien fue el que le dio el empujón para recibir dicho nombramiento.

Los virreyes o jefes políticos en Coahuila serán los senadores propietario y suplente Ing. Armando Guadiana Tijerina y Reyes Flores, tendrán a un gobernador Miguel Ángel Riquelme emanado del PRI que ha sido institucional desde el inicio de su mandato.

El Gobernador Riquelme tendrá que mantener una relación sana y cordial con Reyes Flores para disponer de los recursos federales para invertir en obra, salud, programas sociales, de lo contrario podría provocar una barrera, un obstáculo entre el Presidente de la República y el gobernador.

De este nuevo esquema político- fiscal saldrán los próximos candidatos en las contiendas electorales, se empoderará a los coordinadores estatales de una manera grotesca estando por encima del poder político del gobernador.

El sobrepasar un poder político sobre otro poder, no sería la manera más eficaz de combatir la corrupción, sería altercar diferencias políticas con un fin no alentador.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2