×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
09 Junio 2017 04:00:00
Los subsidios a las gasolinas
Los incrementos a las gasolinas y el diésel que se dieron en México en enero de este año fueron insuficientes, según las finanzas del propio Gobierno, por lo que tenía planeado un par de aumentos más en fechas próximas a la primera escalada de precios; sin embargo, reculó por las protestas que encendieron a la población ante la carestía de los combustibles: el costo social y político fue mucho mayor al económico.

Pero el problema estructural deficitario persiste, y más temprano que tarde se tendrán que hacer ajustes a los precios de los hidrocarburos, pues la situación se vuelve insostenible para las finanzas públicas. El subsidio federal -que algunos economistas puristas matizan como incentivos fiscales a las gasolinas-, según el secretario de Hacienda ascendió a 25 mil millones de pesos en abril pasado, y lo más grave es que, según los cálculos de analistas de Hacienda, la recaudación estimada del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que se cobra al cargar el tanque de gasolina, resultó por debajo de lo esperado.

Hacienda, quizá políticamente, sigue “apostando” a que el fondeo al “boquete” fiscal se subsane con ingresos excedentes provenientes de otros rubros, para alcanzar la meta en consolidación fiscal. Pero no dejan de ser “parapetos de oropel” que no remedian la situación tan delicada de las finanzas gubernamentales. Aunque el secretario de Hacienda fue específico y acotó que el subsidio a las gasolinas seguirá durante 2017, y muy probablemente en 2018, un año político.

El mercado nacional de combustibles. México ocupa el quinto lugar mundial en consumo de gasolina, a pesar de ser un país en desarrollo; sus ventas son tan elevadas porque carece de sistemas de transporte público alternativos al automóvil, particularmente trenes eléctricos, que cubran radios de hasta 120 kilómetros. Pero de cualquier manera es un mercado muy atractivo para las transnacionales petroleras, que ya hacen planes para participar en el corto plazo en la venta de hidrocarburos.

Según información que da a conocer la Comisión Reguladora de Energía (CRE), el mercado de los combustibles aún no está saturado y se pueden invertir 12 mil millones de dólares adicionales; se calcula que la demanda de gasolina crezca 40% en los próximos 25 años. En Estados Unidos hay un punto de venta de gasolina por cada 2 mil 677 habitantes, mientras en Brasil la relación sube a 5 mil 461 residentes por gasolinera; en cambio, en México asciende a 10 mil 560 personas por cada establecimiento (Fuente: CRE), de ahí el margen en ventas que se estima, principalmente por el crecimiento de la economía, de la población y del parque vehicular.

Perspectivas de crecimiento. Para las multinacionales petroleras el retorno de la inversión que realicen en México no será largo ni tardado, pues los márgenes de ganancia entre el barril de petróleo crudo y la refinación de las gasolinas son bastante amplios.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2