×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
23 Agosto 2018 04:00:00
Los temores del Pentágono



La semana pasada, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump propuso un presupuesto de Defensa por 717 mil millones de dólares para el ejercicio fiscal de 2019, un gasto sin parangón para un país obsesionado porque lo ataquen hasta los alienígenas.

La economía de guerra es y será siempre el mejor negocio, las grandes industrias transnacionales ganan más cuando los gobiernos anteponen como prioridad su seguridad y el marco de su defensa.

Más armas aunque haya menos escuelas… más bombas aunque no haya suficientes hospitales públicos y muchas de las carencias ciudadanas no logren ser atendidas por el brazo del sector público porque la prioridad es utilizar los impuestos de la ciudadanía en comprar escudos antimisiles o bien en levantar odiosas murallas.

Las fronteras se blindan con ladrillos, cercas, alambres de púas, la vuelta al Medioevo en la lozanía del siglo XXI aunque ahora los caballos de Troya se cuelan por Internet.

Si en los prolegómenos de la Guerra Fría y sus estertores la obsesión norteamericana pasaba por una guerra con los rusos y se les veía hasta en la sopa Campbell´s (existe la hipótesis de que, desde el Kremlin, se fraguó el asesinato de John F.Kennedy) en la actualidad la paranoia del Pentágono está en Asia Oriental y se llama China.

No es únicamente la guerra comercial, la escalada arancelaria lanzada por el inquilino de la Casa Blanca que, debemos ubicar en el contexto de una estrategia, de la que Trump es únicamente el títere más visible porque está allí puesto para defender los intereses de los lobbies y grupos que en la llamada Era Obama perdieron terreno.

China es el gran enemigo a vencer porque le disputa ya clara e indisimuladamente el poderío económico, pero también porque crece en influencia geopolítica y no va a quedarse atrás en lo militar.

De acuerdo con el reporte anual del Departamento de Defensa de Estados Unidos titulado “Military and Security Developments Involving the People´s Republic of China 2018”, el país que lidera Xi Jinping es el quinto proveedor de armas del mundo con más de 20 mil millones de dólares en ventas.

Sus clientes principales recalan en la región del Indo-Pacífico, en Medio Oriente y Norte de África, países como Pakistán que tiene la bomba atómica le ha adquirido el submarino Yuan y también son clientes el gobierno de Bangladesh, de Burma, de Irak; asimismo, Arabia Saudita, Egipto y Emiratos Árabes.

El año pasado estableció su primera base militar ultramar en Djibouti, un pequeño país ubicado en el Cuerno de África, y en vez de meterse en problemas con la política del palo y la zanahoria (símbolo de la diplomacia estadounidense) recurre a su “One Road, One Belt” conocida como la Nueva Ruta de la Seda para abrirse puertas en muchos países ávidos de infraestructura, inversiones y tecnología… desde luego que construir un puente o levantar un pozo petrolero no es gratis porque lleva implícito un alineamiento con Pekín.

Estados Unidos tira bombas, aplasta y luego reconstruye y busca una lealtad sumisa de por vida, la política internacional china no quiere lanzar bombas cree en el progreso como medio para la paz aunque desde luego no perdona la deslealtad.


@claudialunapale
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2