×
Rodolfo Villarreal Ríos
Rodolfo Villarreal Ríos
ver +
Tras de servir por más de dos décadas al Estado Mexicano, en el rango de auxiliar de programación a director general en funciones, retornó a las aulas para obtener la maestría en historia (2008) y posteriormente convertirse, con la disertación “Independent Internationalism in Practice: Diplomatic Relations between The United States and Mexico from 1919 to 1929,” en el primer doctor en historia egresado de la Universidad de Montana-Missoula (2010). En esta institución ha impartido cursos sobre las relaciones México-Estados Unidos de América. Estudió la licenciatura en economía en la Universidad Autónoma de Guadalajara (1977); el diplomado en economía e inglés en The Economics Institute, Universidad de Colorado-Boulder (1981) y la maestría en economía en la Universidad de Colorado-Boulder (1983). Es autor del libro “El Senado estadunidense enjuicia a México y al Presidente Carranza,” editado por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) (2017). Como editorialista ha escrito más de 700 artículos sobre los tópicos de historia, economía, deportes, política y relaciones internacionales, los cuales han sido publicados en el Suplemento de Política Económica de la Revista Tiempo, en los diarios El Nacional de la Ciudad de México; Zócalo producido en el estado de Coahuila; Nuevo Día de Nogales Sonora, al igual que en la paginas electrónicas eldiariodetaxco.com y guerrerohabla.com originadas en Taxco, Guerrero; y todotexcoco.com generada en Texcoco, Estado de México. Asimismo, es coautor del artículo científico, “Living close to heavy traffic roads, air pollution, and dementia.” (The Lancet. 4 de enero de 2017)

" Comentar Imprimir
16 Diciembre 2017 04:00:00
Los tres precandidatos
A este escribidor, economista de origen quien encontró su verdadera vocación, tardíamente, como historiador, de vez en vez le da por dar por incursionar en el presente y emitir sus opiniones respecto a lo que acontece en el ámbito político de nuestro país. A estas alturas, en nuestra calidad de autoexiliados, los comentarios que realizamos están alejados de apegos a uno u otro de los partidos políticos o contendientes en las lides políticas. O como se diría comúnmente, “no tenemos gallo en este palenque.” Nuestra divisa ideológica está sustentada en el Juarismo-Elíascallismo, la cual consolidamos, paradójicamente, gracias a las enseñanzas que recibimos en la escuelita parroquial a la que acudimos para aprender economía. En ese contexto, en esta ocasión ofreceremos nuestra perspectiva, sobre quienes están involucrados en la contienda por la presidencia de la República que habrá de celebrarse el año próximo bajo el principio de que estamos conscientes de lo que parece no necesariamente es lo real, algo similar a lo que sucede en otro espectáculo en donde predominan los vuelos, piquetes de ojos, costalazos y llaves. Pero vayamos a la lucha política y sus actores.

Daremos inicio con el primer combatiente que fue ungido como precandidato bajo la denominación de simpatizante priísta, José Antonio Meade Kuribreña. El proceso de proclamación, por la forma en que se dio, dejó más lastimados de lo que parece a simple vista. Dícese que es quien menos negativos tiene de entre los que más se mencionaban. Si bien el ritual fue cumplido al pie de la letra, hasta se desempolvaron las matracas, algo hay en el ambiente que no acaba de proyectar la imagen de que, a quienes les pidió “háganme suyo,” hayan aceptado proceder en consecuencia. Claro que alguno podrá decirnos que de entrada hizo el primer milagro, logró que el líder de la CTM, Carlos Aceves Del Olmo, dejara su silla de ruedas y se pusiera de pie, pero eso no creemos que vaya abonar en la recolecta de votos tricolores. A quienes tratan de presentarlo con una imagen fresca, les cuesta trabajo justificar la presencia cercana que tienen con él algunos personajes como Augusto Gómez Villanueva, de memoria infausta para el campo mexicana; Beatriz Paredes Rangel, cuyo par de fracasos en el DF no son su mejor carta de presentación; y José Ramón Martel, quien a toda costa busca ocultar su pasado y hasta el apellido materno esconde simplemente porque es López Portillo.

Eso sí, quienes lo saben comentan que Meade Kuribreña es de los que honran la amistad y ponen como ejemplo que es de los poquísimos que cada año no falta a la misa que se celebra en memoria de Carlos María Abascal Carranza, aquel personaje quien fuera secretario del trabajo y de gobernación durante el (des)gobierno del ignaro con botas. Y en eso de los terrenos religiosos, se ha enfatizado que es un católico ferviente y cada domingo acude a cumplir con el ritual que le dicta su, muy personal y respetable, forma de interpretar la relación que tiene con el Gran Arquitecto. En ese contexto es que quienes lo seleccionaron ven que por ahí habrá de atraer una gran cantidad del voto duro del panismo, al cual está además ligado por su linaje familiar. Aquí cabe mencionar que, hasta este momento, no ha recurrido a colgarse de cruz alguna para hacerse publicidad. Esto no impide comentarios de que la curia católica no lo ve con malos ojos especialmente ahora que el ciudadano Carlos Aguiar Retes llega a remplazar en el cargo a Norberto Cardenal Rivera Carrera. Sin embargo, aquí debemos preguntarnos si ya le perdonaron haber enviado aquella nota diplomática protestando por el insulto que nos endilgó, hace casi tres años, el ciudadano Bergoglio Sívori, mismo que algunos insisten en minimizar. Pero volvamos a los temas mundanos.

Meade tiene aún un camino muy cuesta arriba por recorrer, lograr que el voto duro priísta se motive y lo apoye en las urnas. Todos sabemos que el hecho de que los priístas salgan entusiasmadísimos en la coreografía no necesariamente se refleja en los votos. Sería pecar de ingenuos creer que las bases del PRI aceptaron con regocijo el nombramiento de Meade Kuribreña como un candidato al que, como dicen por ahí, “le falta chispa.”. Solamente pongámonos a pensar que mensaje se les envía a quienes sudan realmente la camiseta tratando de hacer méritos partidistas cuando se les anuncia que su candidato a la presidencia no pertenece al partido y ni se afiliara. Respecto a la trayectoria en el sector público del candidato priísta adoptado, desde nuestra perspectiva su mejor desempeño lo tuvo al frente de la Secretaria de Relaciones Exteriores, en las demás cumplió y no generó negativos lo cual le alcanzó para el ungimiento como candidato. Con relación a los apoyos de los liderazgos dentro del partido de alquiler que lo acogió en su seno, todos nos parecen escenográficos. Las fotos con quienes le compitieron lucen tan reales como una moneda de tres pesos. Claro, sabemos que tras bambalinas es donde se amarran los compromisos y los acuerdos. En ese entorno se mueven dos de los mas prominentes priístas ya que ellos, como el anuncio antiguo de los sombreros Tardán, andan entre Sonora y Yucatán buscando les aseguren que sus retoños habrán de ocupar, ahora o en un futuro no muy lejano, la gubernatura de dichas entidades, al tiempo que negocian su propia supervivencia. En donde creemos que esta el mayor apoyo de Meade Kuribreña es en el sector de hombres de negocios, ya que cumple con todos los requisitos que demandan los miembros de ese sector para quien aspire a un cargo público.

Asimismo, estimamos que en esta ocasión el más visible de los dueños del dinero no va a destinar recursos a otra candidatura cuando un miembro de la gran familia libanesa en México está en posibilidad de alcanzar el cargo mas alto en la política mexicana. Sabemos que los apoyos financieros no necesariamente son los más importante, pero si se carece de ellos es muy difícil alcanzar el triunfo en una contienda como esta. Aun cuando ahora ya nos enteramos de que está dispuesto a todo, inclusive vestirse de chamula, pero pasemos al segundo combatiente.

En una de esas mescolanzas extrañas en donde la derecha y la izquierda se amanceban, nació el llamado Frente Ciudadano por México. Al principio todo indicaba que la lucha habría de darse entre Ricardo Anaya Cortés y Miguel Mancera Espinosa. Sin embargo, pronto dieron inicio las puñaladas traperas y, entre Alejandra Barrales Magdaleno y Dante Delgado Ranauro, sacaron la candidatura de Anaya y dejaban al jefe de gobierno de la ciudad de México fuera de la contienda. De esta manera, quien hace seis años era simplemente un diputado, se transformó del chico maravilla admirado por la clase gobernante para convertirse en el abanderado presidencial de un frente que de ciudadano no tiene nada. Antes de eso, el ciudadano Anaya fue dejando en el camino un tiradero que dejan mucho que desear respecto a que sea cumplidor de los compromisos que dice adquirir.

Recordemos que en sus inicios políticos era quien se encargaba de hacer el trabajo sucio del gobernador de Querétaro (2003-2009) Francisco Garrido Patrón. Dicen sus malquerientes que Anaya resultó bueno para el “business” y gracias a ello, tanto a él como su familia política, les “empezó a pegar el sol de frente” y de ahí a la fama hasta convencer a los actuales de que era el chico maravilla. Y muchos se lo creyeron. Su mentor Madero Muñoz terminarían sufriéndolo. Margarita la esposa de quien le otorgó el primer cargo en el gobierno federal, vería como Anaya le destrozaba el proyecto de reelección, por interpósita persona, de su marido. Mancera, quien ideó eso del Frente, se quedó abanicando la majagua. Moreno Valle no supo ni a que hora lo dejaron con la carabina al hombro. Al Presidente Peña Nieto ni siquiera lo voltea a ver, ¿ya para qué? Ante eso, no podemos negar la” habilidad” política de Anaya para hacerse de lo que quiere. Ya es suya la candidatura, del PAN, los despojos del PRD y lo que represente Movimiento Ciudadano (MC). Asimismo, cuando todos decían que los gobernadores panistas no lo apuntalarían ahí estaban 10 de 11.

Al observar aquella imagen, sin embargo, no pudimos sustraernos al recuerdo de Roberto Madrazo Pintado allá por 2005-2006. Todos los apoyaban hasta que llegó el día decisorio y entonces sí las ausencias se hicieron notar. Anaya aparentemente tiene todo, pero habría que preguntarnos si cuenta con las voluntades del voto duro panista quienes podrían voltear hacia la parte superior derecha de la boleta y optar por cruzar el emblema tricolor. Recordemos que lo siguen viendo como un arribista. Además de que cometió el error de atacar al ignaro con botas y al portador de chamarras con las mangas largas quienes entre los blanquiazules representan una buena cantidad de votos. Por lo que respecta a los sufragios que supuestamente le aportara el PRD, primero habría que ver cuantos quedan por ahí pues una buena cantidad ya emigró a otras latitudes y, después de esos, cuantos de los seguidores de Mancera van a ir a sufragar por quien se chamaqueo a su líder. Pero recursos verbales no le faltan al ciudadano Anaya, de tiempo atrás ha dado muestras de que es bueno para pronunciar discursos.

Para que vean que se preocupa por el bienestar de todos, salió con que habrá de proporcionar salario universal para todos los mexicanos. No especificó como va a generar los recursos para que ello sea una realidad, pero seguramente él sabe cómo hacerlo, o algún miembro de su familia política lo asesorará, pues ya vimos que eso de multiplicar los panes es algo que se les da. Anaya no ha recurrido a recalcar su condición de católico practicante y tal vez por eso no hemos visto, en estos días cuando el voto celestial está muy peleado, si es que la curia católica y/o alguna otra agrupación religiosa lo habrá de apoyar. Sobre sus fuentes de financiamiento poco se conoce, pero ya iremos sabiendo quien lo refacciona. Vayamos al tercer combatiente.

Tras tres sexenios de campaña, dos elecciones presidenciales incluidas, se nos aparece nuevamente el ciudadano Manuel Andrés López Obrador quien pareciera busca presentarse, como el morenito del Tepeyac, lo cual para los católicos practicantes es una afrenta. Solamente él para perdonar a los pecadores y únicamente los que acepten cubrirse con su manto habrán de alcanzar la gloria eterna. Sobre su actuación publica todos sabemos que es especialista en violar la ley, pauperizar ciudades, encriptar la información, comprar conciencias y votos a base de billetes, poco le importa destrozar negocios, mientras cierra las calles para protesta, cuando alguien ya no le es útil simplemente lo desecha y a lo que sigue. Cuando el PRD no le sirvió más, creo su propio partido y ahí se ha convertido en el gran gurú que determina quien esta libre o no de pecado.

Por tercera ocasión va por la presidencia de la República tras dos derrotas previas, nadie le pude negar que es empeñoso, ni mucho menos su habilidad para atraer simpatizantes que le creen cuanto sale de su boca, de vez en vez se acuerda de lo que abrevó a la vera del poeta del trópico, Carlos Pellicer Cámara y suelta ocurrencias ingeniosas. Se presenta como un líder mesiánico y por el muégano ideológico que ha formado a su alrededor logra que se ericen los cabellos solamente con recordar que la más infamante y famosa de esas promiscuidades es aquella que surgió en la Alemania de los 1930s. Entre sus apoyadores hoy aparecen algunos hombres de negocios, políticos de variopinta, intele?cuales?, líderes religiosos y por supuesto sus seguidores cegados por la verborrea que les vende. Cuando parecía, dado su condición de candidato de la izquierda, que era el único que no habría de montarse en una cruzada religiosa, de pronto es el único que lo hace. Si bien en el pasado tenía el respaldo de Norberto Cardenal Rivera Carrera, por supuesto ese no fue de a gratis, hoy que este ya ha dejado de tener un cargo, pues el ciudadano López fue literalmente a treparse al cerro del Tepeyac y se declaró guadalupano. Sin embargo, dado que seguramente calculó que ni los nuevos dirigentes máximos de la curia católica, ni los creyentes fervientes le creerían, corrió en busca del amancebamiento con el Partido de Encuentro Social (PES) integrado en su gran mayoría por evangélicos. Pero no todo podía ir por la derecha, así que tratando de presentarse como Liberal dijo ser juarista, seguramente porque gusta de la canción de aquel que vivía en Ciudad Juárez, no por el Benemérito Estadista quien se avergonzaría de tener entre sus seguidores a un fulano como este. Hasta este momento todo pareciera indicar que ahora si nadie le impedirá llegar a la presidencia de la república. Pero, algunas cosas muestran que él no está tan seguro de ello.

Contrario a las dos ocasiones anteriores, en esta no creemos que vaya a contar con el apoyo financiero que le dieron antes, recordemos que el paisanaje de ancestros si vale entre ellos, por eso es por lo que para nosotros no resultó una sorpresa que en Guerrero fuera a ofrecer el indulto a criminales, en realidad fue solicitar que lo financiaran y les iría muy bien en sus negocios, hasta los convertiría en gente decente llevando el aval del morenito del Tepeyac. En una muestra de que desconoce lo que implica descentralizar avisa que todo se ira a provincia. Quienes conocemos lo que eso implica y los recursos que se requieren para hacerlo, vemos eso como una ocurrencia más para engañar incautos. Y como hay que asegurar el voto de los que ni estudian ni trabajan pues a ofrecerles 3600 pesotes para que se mantengan mientras aprenden a hacer otra cosa, pues para lo que estudiaron no sirven.

Asimismo, en un acto de lo mas irresponsable saco a jugar la carta sobre la pigmentación de la piel y la condición social de sus contrincantes a quienes llamó “güeritos y pirruris.” Con ello busca crear enfrentamientos sociales que a nadie ayuda, además de exhibir nuevamente su incongruencia. Atrás, a su izquierda, estaba una ciudadana con el pelo teñido de rubio, ¿a esa persona también la considera indeseable? O ¿Cómo calificara a una tercia de jóvenes que viven al amparo del nombre y recursos pecuniarios de su padre? En igual forma, hay un elemento que tendemos a olvidar, pero que no podemos dejar de recordar, ¿Qué tan bien está la salud del ciudadano López? No puede dejarse de lado que sufrió un infarto cardiaco y cuando menos lleva dentro un par de “stents.” Pero, en fin, esas son consideraciones que habrán de valorar los electores y determinar si quieren vivir en el paraíso de lo regalado generado a partir de recursos que vaya usted a saber de dónde saldrán. Por lo pronto, todo indica que la mayoría lo apoya.

Todo pinta que entre estos tres personajes habrá de decidirse quien gobernará México a partir de 2018. Sin embargo, lo que a nosotros nos interesa escuchar de ellos es su programa de gobierno en el cual considere, con propuestas reales no ocurrencias mercadotécnicas, ni arrebatos patrioteros, como habrá de enfrentar la relación en todos los sentidos con los EUA, con o sin tratado; que medidas implantara para reactivar la economía interna; como va a romper el circulo vicioso de la pobreza; que hará para terminar con tanta sanguijuela disfrazado de salvador de la patria; como instrumentara una política para que la división estado-iglesia vuelva a prevalecer, etc. Eso es lo que nos interesa conocer. Porque no basta con que se le quiera comparar o se asuma como la versión moderna de los únicos dos estadistas que ha tenido esta nación. Recordemos que uno la formó echando fuera al intruso y eliminando cacicazgos, mientras que el otro estructuró el único sistema político-económico que ha sido exitoso en los más de doscientos años que tenemos de vida independiente. No olvidemos que la levita negra de Don Benito y el calzado de Don Plutarco son de una talla que no cualquiera puede hacer que al portarse luzcan con elegancia.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Añadido (1): Los propios integrantes del partido, aquel que otrora agrupaba a la gente decente, han agregado otras dos características necesarias para pertenecer al mismo, ser “pend…. y cabr….” Para que no se vaya a quejar nadie de sus agremiados de que no lo consideran.

Añadido (2) Dado que la comunidad libanesa ya tiene candidato presidencial, que tal si la comunidad judía presenta el suyo para el gobierno de la Ciudad de México pensando en que dentro de seis años puede ser su proyecto.
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2