×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
18 Abril 2017 03:05:00
Luto en la Tierra y en Macondo
La palabra mestizaje significa mezclar las lágrimas con la sangre que corre.
¿Qué se puede esperar de semejante brebaje?
Gabriel García Márquez.

Gabriel García Márquez murió a las dos con treinta y cinco del jueves 17 de abril del año de 2014 en su residencia en México D.F. Al Gabo le diagnosticaron cáncer linfático en el año de 1996. Después de años de tratamiento, en una entrevista que concedió en el año 2000 relato lo siguiente:

“Hace más de un año fui sometido a un tratamiento contra un linfoma, y hoy me sorprendo de la lotería que ha sido ese tropiezo en mi vida(…) reduje al mínimo las relaciones con mis amigos, desconecté el teléfono, cancelé los viajes, y me encerré a escribir todos los días sin interrupción desde las ocho de mañana hasta las dos de la tarde (…) regresé al periodismo, volví a mi vicio favorito de la música y me puse al día con mis lecturas atrasadas.”

Con esto quedaba claro la batalla que había vencido el colombiano. Pese a los rumores sobre su salud y todas las especulaciones, García Márquez iba bien; pero no fue sino hasta el año 2014 que el cáncer volvía, volvía más agresivo y para no dejarlo ir. Se le había extendido a pulmones, ganglios e hígado. El escritor colombiano murió rodeado de su familia. Faltan espacios y letras para hablar sobre el legado de García Márquez a todos nosotros, pero si me preguntan que fue lo que dejo, lo puedo sintetizar en dos palabras: Realismo Mágico.

Pero ¿Qué es el realismo mágico?. El realismo mágico es una corriente literaria de mediados del siglo XX que se caracteriza por la narración de hechos insólitos, fantásticos e irracionales en un contexto realista. El término fue acuñado en 1925 por el crítico de arte e historiador alemán Franz Roh. Más adelante, se usó el término para referirse a una nueva tendencia en la literatura hispanoamericana en la que la realidad coexiste con la fantasía. Surgió entre 1930 y 1940, y llegó a su auge en las décadas de 1960 y 1970. En las novelas y cuentos mágico-realistas, el narrador presenta hechos improbables, oníricos e ilógicos de manera natural, sin asombrarse por ellos ni darle al lector una explicación como si pertenecieran a la realidad.

A pesar de que el Gabo no acuño su término y no fue el que inició esta corriente, el realismo mágico alcanzo su cenit con él. En realidad no fu él, fueron los 100 años de soledad. Así que como hispano parlantes debemos de sentir orgullo el legado que nos deja un Latinoamericano y que debemos de seguir fomentando. A mi mente viene cuando me entere de la triste noticia y de lo que leí en la prensa. Pienso que ha de ver sido mágico el estar en la despedida de García Márquez, sobretodo cuando lo despidieron por medio de aplausos y mariposas amarillas de papel. La delgada línea entre imaginación y realidad se difumino en ese evento _imagino_.

Nos quedamos con el buen sabor de boca, la sonrisa y la riqueza de su lenguaje que nos dejaron novelas como El amor en los tiempos de cólera, del amor y otros demonios, la aventura de Miguel Littin clandestino en Chile y por supuesto Cien Años de Soledad. Gracias y Hasta siempre Gabo.

Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2