×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
30 Julio 2017 03:10:00
Mafiocracia
Y SIGUE LA TELENOVELA DE LAS elecciones en la que todos opinan, se dicen de todo y no se ve para cuándo sea el desenlace. Entre leyes confusas, argumentos legaloides y un montón de verdades a medias y mentiras, lo único claro es que no está claro y que eso de que vivimos en una democracia, es puro rollo.

EL DESASEO DE LAS ELECCIONES de Coahuila vienen a confirmar que nuestro país está lejos de una gobernabilidad democrática, que está desgastado por un sistema político electoral mafioso y una clase política corrompida que incluye a todos los partidos, sin excepción. Para el investigador Edgardo Buscaglia –director del International Law and Economic Development y catedrático de la Universidad de Columbia en Nueva York- México es una mafiocracia; no hay partido que se salve, todos están en el mismo saco porque dependen de un sistema electoral mafioso.

EN ENTREVISTA CON EL PORTAL Sin Embargo, Buscaglia afirma que México está sufriendo una crisis económica cada vez más grave, agravada aún más debido a la corrupción de los gobiernos federal y estatales. Esta crisis económica se suma a la de crímenes de lesa humanidad y seguridad que vive el país desde hace una década, sin que ninguno de los partidos haya aportado una solución para salir del infierno ya que están ocupados en competir entre sí, bajo esas reglas electorales mafiosas, mediante las cuales solamente mafiosos llegan al poder o títeres de los mafiosos.

PARA BUSCAGLIA ESTE ES EL momento de que las organizaciones civiles mexicanas se articulen y luchen por dos reformas principales: la electoral y un verdadero sistema anticorrupción en donde las organizaciones civiles tengan las mismas facultades que la Auditoría Superior de la Federación para revisar a los gobiernos federal, estatal y municipal. Es prioritario llevar a cabo una reforma electoral que sería la madre de todas las reformas; hacer una modificación judicial antes que la reforma electoral es como poner la carreta delante del caballo y por ello no hay resultados en cuanto al mejoramiento de la efectividad del sistema.

LO PRIMERO QUE TIENE QUE hacer una sociedad civil –sostiene Buscaglia- es lo que han hecho Colombia, Italia y demás países que han salido del infierno: es desde las calles. No se trata de bloquear carreteras, quemar gasolineras ni generar violencia, sino que la gente que ha salido del infierno han hecho movimientos de redes de asociaciones civiles, con millones de personas, que rodearon a las casas de gobierno y a los congresos con una sola propuestas de reforma al marco electoral, con reglas del juego que permitan a la gente limpia y honesta de México poder llegar al poder, no como hoy donde solo mafiosos y títeres de mafiosos llegan al poder, sin excepción.

SIEMPRE QUE UN PAÍS ENFRENTA una crisis como la que hoy vivimos, hay una esperanza. Sin embargo –siguiendo a Buscaglia- no es fácil, pues se requiere de una sociedad unida a través de un movimiento nacional de miles de organizaciones. Sin eso, México seguirá transitando a ese abismo en el cual siempre está a punto de caer.

ESA REFORMA ELECTORA, QUE DEBE ser la madre del resto de las reformas, debe ser una reforma clave, que permita que el proceso electoral realmente responda al voto electoral, desde la confección de las listas de las candidaturas hasta la elección general. No pueden ser negociables la mentada 3de3 o la reformas anticorrupción con corruptos. Nunca negocias reformas anticorrupción con corruptos. Y eso es precisamente lo que ha intentado hacer la sociedad civil mexicana.

RESULTA INCREÍBLE QUE EL NUEVO Sistema Nacional Anticorrupción no aborda el área de corrupción electoral, que es la madre de todas las corrupciones en México. En el ámbito de control social de la corrupción, faltan auditorías ciudadanas de las elecciones, del presupuesto y de la licitaciones públicas. Por ejemplo, estos mecanismos operan de manera diaria en Brasil y en Colombia. En Estados Unidos y Brasil, a diferencia de México, las redes de corrupción no son tipificadas como delincuencia organizada.

EN ESTOS MOMENTOS NO SE ve por dónde pueda haber una verdadera reforma electoral y un sistema efectivo de anticorrupción. Por el contrario, la opacidad, el contubernio y la tranza descarada continúan desbocadas. Basta ver la opacidad de los partidos políticos que no revelan sueldos, ni trayectorias, ni sus gastos. En un reportaje publicado esta semana por el portal Animal Político se muestra el incumplimiento de dichas anomalías, obviamente encabezadas por el Partido Verde y el PT.

SIN EMBARGO, POCO A POCO van surgiendo intentos de organización; por ejemplo a nivel nacional el colectivo Vamos por Más, lo padres de los 43; a nivel estatal, las marchas por la dignidad, y en Monclova, la protesta a principio de año, contra el aumento de la gasolina convocada a través de las redes por el sitio local Alza la Voz. Por algo se empieza.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2