×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
04 Julio 2016 04:09:29
Mamá y papá, iguales ante la ley
En días pasados, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió un caso muy particular. Se trata de una madre que tenía acceso al servicio de guarderías del IMSS, sin embargo, perdió su empleo y al ser contratada nuevamente como trabajadora doméstica sus patrones ya no le otorgaron seguridad social.

Al principio, aunque le pareció injusto, no se preocupó porque su esposo también contaba con seguro social y decidió que fuera él quien hiciera uso de este servicio. Al acudir su esposo a la guardería, le negaron el acceso porque no se trataba de un hombre divorciado o viudo.

Actualmente, la Constitución prohíbe todo tipo de discriminación que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos. Las leyes que en México regulan este derecho, permiten que se regulen tratos diferenciados entre hombres y mujeres cuando están debidamente justificados o cuando se trata de normas que pretenden superar una condición de desigualdad que culturalmente ha pasado inadvertida.

Así, podemos encontrar normas que obligan a la paridad de género, instituciones especializadas en la atención de la violencia contra las mujeres o dedicadas a su empoderamiento, y otros mecanismos que encuentran justificación en la necesidad de brindar mayor protección a quienes durante siglos han vivido bajo condiciones de desigualdad o violencia.

El caso resuelto por la Suprema Corte fue particular porque las normas del Instituto Mexicano del Seguro Social regulan un trato diferenciado que afecta a los papás, es decir, a los hombres. Parte de la justificación de este trato diferenciado se basa en el costo o impacto negativo que la ampliación de este derecho produciría en las finanzas del IMSS. No obstante, este argumento fue insuficiente.

Los ministros concluyeron y decidieron que prohibir a los papás que tengan acceso al servicio de guarderías, constituye una distinción injustificada porque el hombre y la mujer deben ser iguales ante la ley. En consecuencia, ordenaron al Departamento de Guarderías del IMSS, que otorgue el servicio de guardería al papá que solicitó el amparo, bajo los mismos términos y condiciones que se otorga este servicio a las madres aseguradas.

Esta resolución sólo se aplicará al papá que solicitó la protección contra esta negativa, sin embargo, abrió la puerta para que otros papás también promuevan amparos que tengan el objetivo de que el IMSS les reconozca su derecho.

Esta resolución exigirá que, en breve, los legisladores analicemos estas y otras normas que generan discriminación, para abonar a la construcción de una sociedad donde hombres y mujeres seamos iguales ante la ley.

Además, el presidente Enrique Peña Nieto, recientemente lanzó la consulta México Sin Discriminación, que derivó de los trabajos realizados en los foros Diálogos por la Justicia Cotidiana, y el propósito de esta consulta es invitar a mexicanas y mexicanos a participar e identificar las normas discriminatorias de nuestro país, para proponer las reformas necesarias que las hagan más igualitarias.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add