×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
12 Febrero 2017 04:00:00
¿Marchar o no marchar?
El día de hoy, en la Ciudad de México, está convocada en punto de las 12 del mediodía en el Ángel de la Independencia una marcha “apartidista, pacífica y respetuosa para defender los derechos de todos, exigir un buen gobierno y celebrar el orgullo de ser mexicano”, al menos eso se dice en los promocionales difundidos a través de medios y redes sociales. Y lo que sí, podemos aplaudir a los organizadores la identidad que se dio a esta iniciativa #VibraMexico.

De acuerdo a lo reportado, a manera de noticia, la convocatoria (no suscrita por ningún actor en particular) fue lanzada por al menos 12 organizaciones civiles y cuatro universidades, entre las que destaca el Instituto Mexicano para la Competitividad, Transparencia Mexicana, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), al cierre de esta columna, son ya 90 las organizaciones que respaldan esta iniciativa.

Como indica el documento de referencia, se trata de un llamado a la unión, con el que además se busca “exigir al gobierno federal anteponer los intereses del país en toda la negociación con el gobierno estadounidense”, pues se dice “no podemos cruzar los brazos ante la situación que vivimos... hagamos que nuestra voz se escuche fuerte y claro”, ello invitando a participar en el movimiento que concluirá con la entonación del Himno Nacional en punto de las dos de la tarde, pretendiendo que esto suceda en forma sincronizada en distintas plazas del país.

No obstante y para no variar en nuestro país, hay otro importante volumen de asociaciones que han rechazado públicamente la participación en la marcha señalada, advirtiendo que ésta es organizada por organizaciones no gubernamentales afines al Presidente Enrique Peña Nieto y además es aplaudida por los “verdaderos verdugos” de los mexicanos, en franca alusión a la clase política.

Más allá de que queda claro lo difícil que es para todos los mexicanos ponernos de acuerdo en una sola idea de cómo hacer las cosas, y en este caso sería sobre cuál es la mejor manera de dejar manifiesto el desacuerdo absoluto con las políticas discriminatorias y las acciones proteccionistas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la necesidad de poner orden en casa, lo rescatable es que todos los mexicanos sentimos y expresamos esa indignación de ser maltratados por un “antipolítico” extranjero que por azares del destino ha llegado a ser el gobernante de un país con tanto liderazgo como EU.

Desde mi muy particular punto de vista, es tan respetable una como otra de las posiciones, si se decide ir a la marcha porque nos llama a nuestro interior esa convicción de defender a nuestra patria y creemos que esta vía es la adecuada, como si se decide no ir porque creemos que no cuenta con legitimidad el movimiento. Lo que no es aceptable es quedarnos al margen de tantos y tantos problemas que agobian hoy en día a nuestro país y al mundo entero.

Como los mismos organizadores lo han expresado, debemos hacer sonar fuerte nuestra voz y unidos gritarle al mundo entero la fuerza que como mexicanos representamos y que la solidaridad es el principal valor de los nacidos bajo este suelo. Debemos dejar la queja inútil y la apatía hacia lo que nos depara el futuro.

El futuro está más cerca de nosotros de lo que pensamos. Hoy es una marcha por la unidad nacional, con la finalidad de reclamar al gobierno americano las posturas adoptadas contra los intereses de nuestros connacionales en aquel país y también las de los empresarios avecindados en nuestro querido México. Pero que quede claro, no podemos aspirar a ser respetados por un extranjero cuando nosotros mismos no nos respetamos en nuestro país, empezando por los “políticos de siempre”.

Y es por eso que esta marcha además debe de ser el canal para conducir el malestar generalizado que existe en contra del gobierno federal y los locales en lo que correspondan, debemos ampliar o abordar con mayor énfasis el tema de Trump, sino exigir del gobierno un uso transparente de los recursos públicos, sobre todo en temas como la salud y la educación y conocer la disposición de todos los gobernantes para con sus electores, de acuerdo a la respuesta que logren dar.

Ojalá que todos los días tuviéramos este tipo de disyuntivas, si participamos o no lo hacemos en una marcha nacional. Participen, acudan y escuchen la información que ahí se dé a conocer, no esperemos a que la opresión nos acabe. Si no resulta lo que esperábamos, siempre habrá otra oportunidad para decidir con mayor cautela sobre nuestra participación, pero por lo pronto, emprendamos el vuelo...

Y aquí en Piedras Negras, ¿qué estamos esperando para alzar la voz? Como dije, formas y vías hay muchas, pero lo que es insustituible e incomparable es la libertad de conciencia y la libertad para decidir, ésa sólo nosotros nos la podemos regalar, hagámoslo.

Fb Diputada Lariza Montiel
@LarizaMontiel
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2