×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
20 Septiembre 2017 04:00:00
¿Me quejo? Actúo
Todos deseamos tener la mejor calidad de vida posible. Queremos aprovechar al máximo nuestro patrimonio; mantenerlo limpio y en buenas condiciones. En el caso particular de nuestras viviendas, de igual manera esperamos que los alrededores se encuentren en buenas condiciones. Muchos de ustedes, probablemente, ya saben hacia dónde me dirijo. Los terrenos baldíos, aledaños a nuestras casas, negocios o propiedades, normalmente representan una molestia cuando se encuentran sucios.

¿Cuántas veces no nos hemos quejado, hacia nuestros adentros o públicamente, de la suciedad de estos lugares? Pero, ¿realmente a quién le corresponde mantener limpios los terrenos baldíos, parques e inmuebles con o sin construcción? Para que estos lugares estén limpios, debemos saber con certeza de quién es la responsabilidad, y no esperar que alguien haga algo que no le corresponda.

¿Cómo saber qué hacer? La respuesta es siempre estar informados; es parte de nuestra responsabilidad ciudadana. Según el Artículo 2 del primer capítulo del Reglamento de Limpieza para el Municipio de Saltillo, “el servicio público de limpieza comprenderá el aseo de calles, plazas, avenidas, calzadas y bulevares”; además de la recolección de basura y desperdicios que se generen en el municipio. Por otro lado, es obligación del municipio el “manejo, transportación y destino final de los residuos que generen los comercios, instituciones públicas, sociales y privadas o personas particulares”.

En el capítulo cuatro se habla de la participación de la comunidad en el servicio de limpieza. El Artículo 17 de dicho capítulo establece que los propietarios del suelo ocupado o vacío deben cuidar la limpieza de la banqueta y la calle correspondiente. Por otro lado, el Artículo 18 habla de que la limpieza de los terrenos baldíos es deber de los propietarios, y que es necesario que se realice con frecuencia para evitar acumulación de basura y deshechos con la finalidad de evitar peligro.

Debido a que los desperdicios en este tipo de terrenos representan un peligro a la comunidad al generar enfermedades peligrosas, este año se propuso una reforma a la ley. Esta modificación a la Ley Estatal de Salud tiene como objetivo que las autoridades competentes soliciten al Ayuntamiento la limpia de los baldíos para evitar la proliferación de animales transmisores de enfermedades. Este cambio está fundamentado en la situación de insalubridad, pestes y plagas que se propagan gracias a construcciones abandonadas y terrenos baldíos, ya sean propiedad pública o privada.

Es sumamente importante mantener los espacios públicos y privados en buen estado, porque de esta manera nos podemos evitar diversos problemas de salud y de control de epidemias. Para lograr esto es fundamental saber a quién le toca hacer qué. No podemos, ni debemos, esperar que alguien limpie lo que no le corresponde. Lo que sí podemos hacer, es mantener nuestro espacio limpio, cuidar nuestros terrenos y nuestros hogares; depositar la basura en su lugar es sumamente importante. Así como las vías y los espacios públicos deben ser limpiados por las autoridades del Municipio, nuestras propiedades son parte de nuestros deberes como ciudadanos responsables. Además, es fundamental que respetemos nuestros espacios, no tiremos basura en lugares que pueden causar problemas. Para lograr espacios dignos y salubres cada quien debe cumplir con sus responsabilidades y siempre estar informado.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2