×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
23 Febrero 2020 04:01:00
Medicamentos, más allá de las nubes
Escuchar Nota
Los precios de los medicamentos de patente en México se pagan a costo internacional y un presunto oligopolio de distribución vinculado de manera directa a los laboratorios dictan el valor de cada medicina que usted o yo necesitamos.

En el país, la Secretaría de Economía y la de Salud, con base en un promedio ponderado de un medicamento en el mercado internacional establece el precio máximo para los de patente en México.

Los distribuidores que son dos o tres al mayoreo no los rige la libre competencia, porque existe uno que tiene más del 60% del mercado, al poseer canales de distribución, una logística de ventas y experiencia.

Esos mayoristas se rigen por sus intereses, y siempre bajo el supuesto de que tratándose de medicinas innovadoras o de patente hay un precio máximo y a partir de ahí su política de precios es libre.

En medicamentos de patente no rige el mercado porque hay un monopolio lícito, así que el costo al que el laboratorio vende su medicina depende de a qué cadena de farmacias se lo trasfiere, es decir, grandes cadenas, medianas o pequeñas.

Es complejo conocer la banda de diferencia a la que traspasan la medicina de patente e innovadora o de última generación porque hay una concentración en la distribución y ellos comercializan a costos muy diferentes dependiendo de a quién venden.

De ahí que usted y yo podamos ver variaciones de precios en las medicinas, porque hay uno de monto máximo al público, el que se obtiene a un menor costo si presenta una tarjeta de fidelidad y aquel que nos vende un conocido a un precio menor.

Así que la pregunta es: ¿de qué nivel es el margen de ganancia de una medicina que pueden tener variaciones de valor a la baja?

Bajo este esquema de comercialización que se tiene en México, cada persona que se enferma desembolsará miles de pesos, para aliviar, curarse o tener cuidados médicos paliativos.

Este modelo de negocio de fijar el precio de los medicamentos es como una sentencia de muerte para los jubilados y personas de alcance económico medio, porque medicamentos de última generación que son precisos, eficaces y con pocos efectos secundarios tienen estos importes para enfermedades como la hipertensión: 1,001.00 pesos; para los mareos: 990.39 pesos; para el colestero: 1,741.01 pesos; para la diabete;s 1,399.00 pesos; un suplemento alimenticio: 711.10 pesos.

Estos son los precios máximos a los que se pude vender, pero si tiene monedero es otro monto y si es amigo es otro valor, total que son tres importes diferentes.

Y uno se pregunta cuál será el coste real, porque ya no se consiguen medicinas de menos de 500 pesos, entonces cómo le harán los jubilados o una persona de limitados ingresos para comprarlas cuando son necesarias para ayudar a sanar o aliviarse de una enfermedad.





Imprimir
COMENTARIOS