×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
30 Mayo 2017 04:00:00
Menos Política, más carácter; Un voto razonado
¿Qué esperamos los ciudadanos de la política?, ¿Cómo queremos los coahuilenses ver reflejados nuestros intereses? 

Hoy, tenemos una oportunidad histórica para validar nuestro voto, nuestras ideas y nuestros intereses. Mi voto razonado por Miguel Ángel Riquelme Solís más allá de mis intereses ideológicos y partidistas se fundaron en un conjunto de hechos que me permiten valorar; seguramente con un sesgo ideológico de partido, pero con la objetividad que me permite apreciar los resultados de su trayectoria. 

Lo que encuentro y no veo en otros candidatos en esta contienda electoral pasada son las siguientes cualidades:  

Primero. En política no puede haber improvisación. Miguel Riquelme cuenta con una trayectoria como funcionario público que le permite reflexionar y actuar con conocimiento del medio, esto le brinda la capacidad de tomar opciones y decisiones con un alto grado de aceptabilidad en sus logros. Una visión así, sólo se logra desde la experiencia adquirida en la tarea diaria de la función pública. 

Segundo. El sentido de la direccionalidad política. Un buen funcionario público con la experiencia es y será un excelente administrador público, con una mayor sensibilidad social. Como Alcalde de Torreón, Riquelme definió un sentido social que propuso un proyecto de sociedad más inclusivo y justo, rebasando la mera sensibilidad para convertirse en un proyecto político con la visión de sumar las demandas de la mayoría de la gente y sustentando en este eje el propósito del deber ser de su partido. 

Tercero. Un político sin resultados no es útil a la sociedad. En su actividad como funcionario público desde distintas trincheras en el poder ejecutivo y en el legislativo, Miguel Riquelme pudo superar la visión reduccionista y localista de la figura del legislador como gestor y como legislador para su procedencia. Un legislador debe de estar comprometido a dar lo mejor de sus capacidades prácticas y de sus habilidades políticas para proponer reformas legislativas y crear nuevas leyes que contribuyan a mejorar el sistema judicial, los temas tan importantes como la seguridad, que también siendo alcalde de Torreón demostró grandes avances en el tema de la reducción de la violencia, el ámbito de la gestión y la administración pública que garantizó logros en las condiciones y la calidad de vida de la población. Miguel Riquelme como secretario de Desarrollo Social en el estado tuvo importantes logros y éxitos traducidos en políticas públicas para todos, pero sobre todo dando prioridad a los que menos tienen, siempre siendo afable, abierto al debate y respetando cuestiones como los derechos humanos y los Compromisos del Milenio de la cuales México forma parte. 

Cuarto. La política es la circunstancia. A Miguel Riquelme se le pueden endilgar al calor del debate público los defectos y calificativos que los oponentes consideren, pero criticar su trayectoria y desempeño a partir de argumentos sin fondo dentro de una guerra sucia que sólo debilita nuestra democracia, son las vías más débiles y pueriles de adversarios que no tuvieron otras armas para el debate. La vocación política no se hereda, la trayectoria desarrollada y sus logros son producto de una actividad de muchos años de preparación y de trabajo como he señalado antes. La oportunidad y el momento político son una circunstancia para una figura política que por sí solas NO VALEN si no se acompañan de trabajo y resultados de visión y de tesón; por el contrario, cuando se asumen como cuotas políticas por “abolengo” u herencia política no dejan de ser sino presencias vanas que no rinden frutos, por su falta de vocación y compromiso social. 

Quinto. No encontré en los otros candidatos a gobernar nuestro estado una experiencia para abonar un voto a su favor. Los mensajes y propuestas de campaña de los demás candidatos fueron siempre atrás y en muchos casos copias de propuestas y ataques entre ellos mismos. Los demás contendientes u participantes a la Gubernatura muestran un gran desconocimiento de los problemas del estado, de las necesidades de los municipios, de las carencias y reclamos en las colonias y en las comunidades rurales. Miguel Riquelme pudo llegar a estos lugares, percibir y ofrecer soluciones concretas y tangibles con conocimiento de causa, pudiendo establecer compromisos para ser cumplidos una vez que el voto le favorezca. 

Podemos dilucidar en un contexto de razón y de confianza que Miguel Riquelme gobernará para la sociedad, más trabajo y más carácter para un mejor Coahuila. Imprescindible es recordar siempre que su compromiso es incorporar los intereses de la gente, para decir que somos partícipes todos de este proyecto.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2