×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
22 Agosto 2018 04:00:00
Merecida abundancia
Elba Esther Gordillo no tiene que llenar planas con la frase “Sí merezco abundancia” como Karime Macías, la esposa de Javier Duarte. La maestra dirigió el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación desde 1989 hasta enero de 2013. El sindicato la acostumbró a la abundancia. No en balde Arturo Alcalde ha dicho que “Ser dirigente sindical es uno de los negocios más rentables de México”.

Una Elba Esther vigorosa y agresiva, milagrosamente recuperada de las enfermedades que la mantuvieron en hospitales en lugar de cárceles, declaró dramáticamente el 20 de agosto: “Soy inocente”. Y continuó: “Lamento que quienes debieron defendernos [a los maestros] no lo hicieron”. El proceso en su contra, afirmó, fue “producto de una persecución política, de acoso e injusticia, de un expediente basado en mentiras”.

El presidente Enrique Peña negó el mismo lunes que Elba Esther haya sido una perseguida política. “Es inadmisible e inaceptable el afirmar que la maestra Elba Esther Gordillo, cuya carrera y trayectoria es conocida públicamente, haya sido víctima de una persecución”.

La expresidenta del SNTE no es la única dirigente sindical que se ha enriquecido. Carlos Romero Deschamps, actual senador por el PRI, líder del sindicato petrolero también desde 1989, ha exhibido también una riqueza que rebasa por mucho lo que el dirigente mejor pagado puede ganar en una vida de trabajo honesto. La diferencia es que Elba Esther se opuso a la reforma educativa y Romero Deschamps no objetó la energética.

El grave error de la Procuraduría General de la República fue acusar a la maestra de operaciones con recursos de procedencia ilícita, esto es, lavado de dinero. Para que este cargo fructificara era necesario que los recursos que usaba Elba Esther tuvieran un origen ilícito. La PGR documentó que la maestra utilizó 1,978 millones de pesos del sindicato para gastos personales, desde casas y operaciones estéticas hasta costosísimas joyas, ropa y accesorios. Pero el sindicato nunca presentó denuncia por desvío de los recursos. En México es normal que los líderes reciban miles de millones de pesos de sus sindicatos para gastos personales. Las acusaciones que se le hicieron por defraudación fiscal fueron pequeñas y no cumplieron con los procedimientos de ley, por lo que la maestra no sólo libró la acusación de lavado sino que no ha tenido que pagar impuesto por el dinero que recibió del sindicato para sus gastos personales.

La maestra no tiene que hacer planas para aprender a aceptar la abundancia. Ayer, de hecho, se mostró combativa. No sorprenderá que trate de recuperar el control del sindicato que la hizo multimillonaria y es muy probable que cuente con el apoyo de Andrés Manuel López Obrador, a quien apoyó en la campaña presidencial. Por lo pronto, la maestra ya festeja que la reforma educativa se ha derrumbado.

Muchos otros dirigentes sindicales se han hecho ricos con el dinero de los trabajadores. Además del caso de Romero Deschamps, también está el del dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia, próximo senador por Morena, quien tomó 55 millones de dólares que estaban en un fideicomiso para repartir entre los mineros de Cananea. Los tribunales avalaron que el sindicato tenía derecho de quedarse con ese dinero.

El viejo sindicalismo corrupto se fortalece una vez más. Ha recuperado incluso los aliados que tuvo bajo el viejo PRI. Los sindicatos, al parecer, continuarán siendo los negocios más rentables de nuestro país.

Bull market

Hoy el mercado alcista de los Estados Unidos se convertirá en el más prolongado de la historia con 3 mil 453 días sin ajustes de 20% o más. El índice S&P 500 registraba 666 unidades el 9 de marzo de 2009. Ayer cerró en 2 mil 863, un avance de 330 por ciento.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2