×
Guadalupe Loaeza
Guadalupe Loaeza
ver +

" Comentar Imprimir
08 Febrero 2018 04:00:00
#MeToo
El pasado diciembre del 2017, la revista Time nombró como Persona del Año a las mujeres que rompieron el silencio contra el acoso sexual. Las mismas que después desencadenaron el movimiento conocido como #MeToo. Hay que decir que este movimiento ya había sido fundado por la activista Tarana Burke en Twitter hace 10 años con el fin de crear conciencia sobre la violencia sexual, pero después de las revelaciones sobre actos de acoso sexual cometidos por Harvey Weinstein, el movimiento cobró una fuerza inimaginable, no nada más en Estados Unidos, sino en Francia, España, Alemania e Italia; sin embargo, en México no surgía, hasta hace poco, ningún tipo de manifestaciones, lo cual me parecía totalmente incomprensible de un país donde millones de mujeres padecen acoso sexual, el problema del feminicidio en muchos estados de nuestra República y el machismo, visible e invisible.

Gracias al Tercer Festival de las Letras de Tepic y a la espléndida iniciativa de su organizadora, Lorena Hernández, una de las mesas de reflexión programadas dentro de las 50 actividades, entre diálogos, visitas a escuelas públicas, conciertos, espectáculos, firmas de libros y encuentros con lectores, fue precisamente #MeToo, integrada por Lorena Hernández, como moderadora, Carmen Boullosa, Mary Salum y la que esto escribe.

Boullosa, quien está totalmente con el movimiento #MeToo, empezó a hablar del caso de Weinstein y de todas las protestas de las actrices de Hollywood que lo denunciaron. Enseguida criticó la actitud machista y racista del “patán” es decir de Trump. “Cuando el presidente de los Estados Unidos abusa de una mujer, en su cuadro moral no pasa nada...”. Con su pelo negro muy largo, con algunas canas en las sienes, denunciaba lo anterior con mucha vehemencia. Decía que los norteamericanos sabían perfectamente quién era Trump y de qué tipo de personaje se trataba, pero prefirieron votar por él antes de hacerlo por una mujer. En otro momento se refirió a dos libros pioneros en la denuncia de la violencia contra las mujeres: A Calzón Quitado, de Irma Serrano, donde describe que fue violada en su niñez, de allí que construyera su sexualidad sobre una imagen de gran violencia. Solamente así podemos entender quién ha sido La Tigresa, y por qué ha tenido esa personalidad tan arrojada y retadora. El otro libro que citó Boullosa fue el de Ethel Krauze, sobre cómo fue violada por el novelista Ricardo Garibay. Algo muy interesante de Carmen Boullosa es que logró articular este movimiento con su dimensión política. No se trata nada más de mujeres quejándose, sino de un movimiento civil que ha golpeado al hombre más poderoso de Estados Unidos: Trump.

Por su parte, Mary Salum dijo que #MeToo empezó como un movimiento muy elitista, pero que ella confía que se vaya extendiendo. Igualmente dijo que se debe de tipificar el delito del acoso sexual. “Hay que buscar una legislación, si el movimiento no llega a las leyes no tendrá éxito. El movimiento tiene que abrirse al diálogo”.

En la mesa, no se podía dejar de mencionar la denuncia que hiciera en el New York Times Salma Hayek respecto al acoso que sufrió por parte de Weinstein. Después de negarse a abrirle la puerta en cualquier hotel o locación donde se aparecía el acosador inesperadamente durante el rodaje de la película Frida, la actriz tenía clarísimo qué era a lo que no tenía que ceder: “No bañarme con él. No a dejarlo que me viera bañarme, que me diera un masaje, que me hiciera sexo oral, que me desnudara con otra mujer”. “No, no, no, no, no...” era la palabra que más odiaba Weinstein. “Para él yo no era una artista; ni siquiera era una persona. Era una cosa: una nadie, solo un cuerpo (...) Los hombres acosan sexualmente porque pueden. Y las mujeres estamos hablando porque, en esta nueva era, por fin podemos hacerlo”, escribió Salma.

Quién nos iba a decir que un acto que se comete contra las mujeres desde siempre ahora afortunadamente se ha hecho visible al grado de que pueda ser castigado legalmente. Cuántas personas no se imaginaron jamás que iban a ser exhibidas ante los medios de todo el mundo desde el médico del equipo femenil de gimnasia de los Estados Unidos hasta exjueces muy prestigiados.

Estoy segura que a partir de ahora, en los próximos Festivales de las Letras de Tepic, siempre habrá mesas dedicadas a #NosotrasTambién, que tanto tenemos que protestar.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6